Por Luiz Meza*

El imperativo de transformación digital está en la mente de todos los líderes. Cada empresa ha emprendido este viaje con la idea de descubrir cómo obtener el mayor provecho de los cambios que se dan a pasos agigantados y desafían constantemente la manera en la que hacemos negocios. Hoy, los datos que se obtienen en el proceso de digitalización son la principal riqueza y la necesidad que surge es de recolectar, administrar y proteger dicho tesoro.

Contrario a lo que sucedía en años anteriores, tanto clientes como empleados aparentemente muestran mayor confianza al momento de compartir sus datos, pero esperan que las organizaciones de cualquier tamaño estén a la altura y que demuestren con acciones la responsabilidad en el uso de esa información.

 En este sentido, tras varias investigaciones, Deloitte considera que los siguientes cuatro pilares deben estar presentes desde la elaboración de un algoritmo de programación, hasta en la presencia comercial de una marca u organización:

  • Trasparencia y accesibilidad. Todos nuestros stakeholders necesitan claridad sobre el uso de su información. La transparencia que mostremos en las prácticas de nuestro negocio, explicando con lenguaje accesible intenciones, objetivos, mejores prácticas y beneficios para los usuarios, serán el principio de una comunicación directa, sencilla y abierta con nuestros grupos de interés.
  • Ética y responsabilidad. El diseño de un sistema depende completamente de los parámetros con los que la persona programa dicha maquina o algoritmo, por lo que es indispensable que las organizaciones evalúen constantemente sus procesos de digitalización, asegurándose de no perder de vista su propósito y valores como organizaciones.
  • Privacidad y control. Esta es una inquietud conocida que puede ser resuelta a través del empoderamiento del usuario para decidir la información que desea compartir, además de establecer controles y desarrollar tecnologías en torno a la protección de datos.
  • Seguridad y confiabilidad. Es de vital importancia que las organizaciones innoven constantemente sus mecanismos de defensa, en miras de fortalecer y proteger la información del negocio y de sus usuarios. Una actitud proactiva frente a riesgos de fraude o mal uso de la información es lo mínimo que los stakeholders esperan de las empresas a las que ceden el control de sus datos. 

Te recomendamos: ¿Qué es la famosa transformación digital y por qué le debería importar a tu empresa?

La transformación digital es necesaria pues permite generar ahorros, facilitar el trabajo, gestionar mejor la organización, entender las necesidades de los clientes y colaboradores y traer beneficios a la sociedad; sin embargo, es importante no dejar a un lado las inquietudes que pueda generar el viaje de digitalización organizacional en los diferentes grupos de interés, y recordar que para resolverlos podemos apalancarnos en la misma tecnología, sin olvidar que detrás de cada algoritmo o nuevo sistema existen valores, principios y creencias que ayudarán a construir y mantener la confianza de los consumidores en la tecnología.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

 

*El autor es Socio Director Nacional de Consultoría, Deloitte México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La felicidad como norma en México
Por

¿Necesitamos, como seres humanos, normas legales para ser más felices? Seguramente ya has escuchado hablar de la NOM 035...