En teoría la intención del nuevo gobierno es escuchar, en una consulta, a todo el pueblo de México para tomar una decisión tan importante, sin embargo, las mesas de votación tienden a ubicarse en zonas populares, por ejemplo, en la ciudad de México se encuentran en estaciones del metro, afuera de las alcaldías y en algunos parques públicos.

En un ejercicio de transparencia, que al parecer no les gusta mucho, deberían de explicar la lógica de la ubicación de las mesas de votación. Si realmente querían escuchar a todo el pueblo y no discriminar, ¿por qué no se pusieron mesas de votación en todos los aeropuertos del país? Según datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, existen 58 aeropuertos etiquetados como internacionales y 18 nacionales. Por otra parte, ¿por qué no se desarrolló una plataforma web o una aplicación para teléfonos móviles, para que el sector de la ciudadanía que no tiene acceso a este tipo de transporte pueda votar?

De acuerdo con algunos especialistas, la consulta podría no alcanzar siquiera el 2% del total del padrón electoral, el cual para este ejercicio es solamente un referente, porque al votar pedirán la credencial de elector, una situación incorrecta por el tema de la protección de datos. Pero hagamos un ejercicio de números: al cierre del 12 de octubre de este año el padrón actual cuenta con 89 millones 698 mil ciudadanos inscritos, supongamos que vota el 2%, es decir, 1,795,980 personas, por lo que en cada mesa necesitarían votar 1,674 personas y en cada municipio 3,338 personas, sabemos que la votación no es pareja y es casi seguro que en las ciudades grandes y medianas se votará más que en otras partes. Si la votación alcanzara el 1% la cifra total sería de alrededor de 897 mil 990 votos.

En el mundo fifí, en este caso el mundo de internet está corriendo desde hace días una petición en www.change.org para que se continúe la construcción del Aeropuerto en Texcoco. Para el lunes que se redactó esta columna la petición había recabado 118 mil 222 firmas.

Ninguna de las dos encuestas, u otras más que se organicen, son legales, ni vinculantes, pero es seguro que al final de los ejercicios irremediablemente se van a comparar los números, y entonces se iniciara un gobierno con una confrontación entre el mundo popular y el mundo fifí. ¿Realmente esto es lo que queremos?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

tlcan-banderas
Acuerdo trilateral y globalización administrada
Por

Hay otros factores que tenemos que entender en el nuevo contexto de “globalización administrada”. El orden mundial estab...