La corrupción, valuada hasta en 10% del producto interno bruto (PIB), y la inseguridad son los dos problemas más grandes de la economía mexicana, advierte Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“El costo de la corrupción es de 2% a 10% del producto interno bruto (PIB) de acuerdo a distintas estimaciones, y representa alrededor del 5% de las ventas anuales de las empresas”, dice el representante del organismo.

“Los mexicanos tienen una visión mayoritaria, precisa y certera de los dos más grandes problemas del país: la inseguridad y la corrupción, por encima incluso de los desafíos económicos”, revela el empresario en su mensaje semanal Es el Estado de Derecho y la Justicia.

Según el líder empresarial, esos dos problemas de la economía mexicana son hallazgos confirmados por la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental difundida la semana pasada por el INEGI.

PUBLICIDAD

“Ahí es donde hay que buscar las causas del malestar que prevalece en amplios sectores, que opacan, recurrente y justificadamente, todo tipo de avances en otras áreas”; dice el ex presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Agregó que a los ojos de los ciudadanos, la delincuencia, la corrupción y la impunidad, son los mayores obstáculos que enfrenta el desarrollo del país. “El 90% ve como frecuente a la corrupción y el 85% percibe que su ciudad es insegura”, dijo.

“Este juicio es equivalente al prevalente entre agentes económicos y el sector empresarial, nacional e internacional. En los índices y rankings internacionales, los factores más problemáticos para hacer negocios son la corrupción, ineficiencia burocrática y el crimen”, expresó.

La vulnerabilidad de la competitividad reside en las instituciones del Estado de derecho: estamos entre los países con peor evaluación en el mundo en desviación de fondos públicos o fiabilidad de las policías, concluyó Juan Pablo Castañón.

 

Siguientes artículos

Citroën retira patrocinio al equipo Celta de Vigo
Por

El equipo es propiedad de Carlos Mouriño Antanes, padre del fallecido Juan Camilo Mouriño. El empresario es propietario...