Por: Alejandro López de la Peña*

Ningún rol en las organizaciones durante años, ni los CIOS, ni los CFOS, habían tenido tanto éxito e influencia en la digitalización de las empresas como lo ha hecho el coronavirus en tan solo unos meses. 

Este virus, sacude y pone pies arriba a países y empresas en una situación que nos afecta y nos duele a todos, y de la cual no hay precedente en la historia. Con él hemos sufrido la dolorosa pérdida de más de 370* mil vidas; la afectación a la salud de más de seis millones quinientas mil personas en el mundo*; además, de acuerdo con diversos especialistas, el Producto Interno Bruto mundial en 2020 tendrá un decrecimiento de entre 2.3 y 4.8 por ciento; para México el decrecimiento oscila entre un 6 y 8 por ciento, donde el desempleo y la crisis económica empujarán en el mundo a entre 40 y 60 millones de personas adicionales a la extrema pobreza.

Podría elaborar por horas los impactos que se sufren en diferentes sectores, sin embargo, quisiera recalcar por otro lado, que la crisis también ha ocasionado profundos replanteamientos y generado mayores inversiones en cambiar. Por ejemplo, en los modelos de atención a clientes con aplicaciones que promueven el autoservicio; en la salud, del consultorio a la telemedicina; en las organizaciones, de las juntas y viajes a la telepresencia; en nuevos y mejores canales de venta, muy en particular, el e-commerce; la realidad virtual en la producción y el entretenimiento; en la forma de generar demanda y mercadotecnia, replanteando grandes presupuestos para eventos y ferias multitudinarias en grandes resorts, hoy abren el paso a eventos a través de medios digitales. Todo lo anterior, en un mundo digital y virtual en donde la tecnología ya habitaba, pero de la cual nadie se imaginaba, hace apenas unos meses, que se haría tan presente y se aceleraría de tal forma al ritmo de adopción e implementación.

Las Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones son pues, un elemento tan fundamental en estos cambios que se considera ya imposible la supervivencia de las organizaciones sin una agresiva estrategia, gran eficacia y mucha agilidad en la ejecución de sus proyectos de la mano de éstas.

Existirán pues, las empresas que no supieron responder ante los retos de la digitalización y fracasen en el futuro queriendo hacer lo mismo en un mundo que les cambió para siempre. O las que hacen los cambios mínimos necesarios para sobrevivir, y aunque loable, quedarán simplemente con el reconocimiento de sobrevivientes. Pero seguro habrá los que se toman en serio la crisis como una oportunidad para cambiar y saldrán ganadores en el mercado posicionándose como líderes en su respectivo sector.

No hay más, no hay mañana. No hay lugar para acciones a medias.

En conclusión, existen ejemplos de sectores que en el pasado tuvieron momentos que los llevaron a redefinir la industria. Por mencionar a algunos: Blockbuster contra Netflix, los taxistas contra Uber, los hoteles contra AirBnB. De ese tamaño veo el cambio potencial en la era post-Covid-19. Las empresas que apuesten por la digitalización y la tecnología encontrarán nuevos nichos de mercados, crecerán más que sus competidores. 

Así que lo que, para muchos, tiene un panorama desolador y gris, esperando no ahogarse en el mar revuelto, para otros sin duda, que sabrán montar la ola, verán un mundo de posibilidades digitales allá arriba.

*Dato al 31 de mayo

Contacto:

Alejandro López de la Peña es director general de T-Systems México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

tiktok-app-redes-sociales
TikTok dejará de operar en Hong Kong por inicio de nueva ley de seguridad
Por

La popular aplicación de videos cortos china anunció que próximamente dejará de operar en Hong Kong tras la entrada en v...