Los cambios de dirección en las dos compañías sugieren que comienza una nueva etapa de competencia en la que pelearán por comprar empresas que podrían ser benéficas para ambas firmas.

 

Por Alex Konrad

 

PUBLICIDAD

Mientras Alibaba alistaba su salida a bolsa, la más grande en la historia de Estados Unidos, dos viejos rivales realizaron enormes anuncios que sacudieron el panorama del software empresarial. Pero donde las cosas se ponen interesantes es en el ámbito tocado por las noticias relacionadas con Oracle y SAP, las que de verdad sacudirán la industria en los años venideros.

La más llamativa: Larry Ellison, fundador y CEO de Oracle desde hace mucho tiempo, emprendió la transición a la presidencia y función técnica mientras cede el timón de la compañía  a sus dos lugartenientes de mayor confianza. Por su parte, SAP causó revuelo cuando su nuevo CEO, Bill McDermott, anunció la adquisición de Concur por 8,300 millones de dólares (mdd).

Que los anuncios se hicieran casi a la par podría ser coincidencia, pero cada acción tendrá un impacto importante en la otra. En Oracle el cambio está llegando, aunque probablemente no tan rápidamente o de manera tan decisiva como ha ocurrido en otras compañías. La dimisión de Ellison es algo grande, pero el cambio real en las operaciones podría no ser tan notorio. Los coCEO entrantes, Safra Catz y Mark Hurd, han trabajado estrechamente con Ellison desde hace varios años.

El paso de Ellison a la presidencia de la compañía es, sin duda, algo llamativo, pero Oracle no está cambiando su estructura. Catz aún manejará finanzas, y Hurd, ventas y servicios. Ellison se encargará de la ingeniería. Larry ya era una figura ausente durante gran parte de las presentaciones de informes de la compañía, dado que no asistía a sus llamadas de ganancias trimestrales.

A pesar de la atención captada con el anuncio, Oracle no cumplió las estimaciones de Wall Street una vez más. Oracle aún reporta ingresos trimestrales de 8,000 mdd, pero los analistas se han acostumbrado a la explicación que ofrece la compañía sobre su dolorosa transición a productos y servicios basados ​​en la nube. En todo caso, los cambios en la dirección de la empresa podrían ayudar a señalar un golpe de timón que busca alejarse de su herencia de bases de datos.

Y eso significa grandes adquisiciones, como la compra en junio de Micros Systems por 5,300 mdd, tal como la que SAP acaba de hacer.

“Creemos que Oracle tendrá una agresiva estrategia de compras y adquisiciones durante el próximo año, ya que está claro, en nuestra opinión, que Oracle tiene que seguir una estrategia de acuerdos para hacer crecer su cartera de productos”, escribió en una nota Daniel Ives, analista de FBR Capital Markets.

Para hacer más compras de alto perfil, Oracle enfrentará una batalla a largo plazo con SAP, otro jugador de alta tecnología con presiones similares. Las dos empresas pelearon hasta el final por Responsys, una empresa de automatización de marketing que Oracle le arrebatara a SAP en el último momento por 1,500 mdd en diciembre. Cuando Concur anunció sus intenciones de venta, los analistas especularon que SAP y Oracle estarían interesadas. Las empresas que los analistas señalan que podrían estar en la mira de las dos compañías son Splunk (cuyo valor de mercado es de 6,500 mdd), Qlik (2,500 mdd), Tableau Software (5,000 mdd) y NetSuite (6,500 mdd).

Después de perder Responsys y ver a Oracle comprar a Micros (un líder en sistemas de punto de venta), SAP no esperó para adquirir Concur. La compañía, líder en informes de gastos y viajes para clientes corporativos, encaja a la perfección como una solución SaaS basada en la nube para agregar a su suite. A diferencia de Micros, no era un importante socio de Oracle y podría haber funcionado para ambas empresas.

Con esa jugada, el CEO de SAP, McDermott, demostró que está dispuesto a pagar un precio alto para mantenerse en esta carrera. Como señala Frederick Grieb, socio de Nomura Research, la prima pagada por SAP por Concur valuó la compañía en 10 veces sus ingresos, lo que Grieb denomina el múltiplo más alto en la historia de las adquisiciones de SaaS a esta escala. Y aún con esa enorme prima, a los analistas les gustó el acuerdo.

McDermott, quien desde mayo es el único CEO de SAP después de cuatro años como coCEO, demostró con este acuerdo que tiene la autoridad para hacer cambios importantes en SAP. Los nombramientos de Catz y Hurd en Oracle podrían abrir la puerta a un cambio similar hacia movimientos agresivos.

Con un nuevo liderazgo en cada empresa y una competencia directa en el terreno de las ofertas, es un buen momento para ser una empresa de SaaS en venta. Y por algún tiempo podremos sentarnos a comer palomitas de maíz y disfrutar del espectáculo.

 

Siguientes artículos

¿Cuándo es un problema que haya demasiado dinero en los mercados?
Por

Recientemente,  el mercado  de valores en República Domincana ha estado experimentado un alza en los precios de los bono...