La diversidad garantiza que diferentes puntos de vista de una situación no se queden en el olvido. La diversidad ayuda a gerentes, directorios, políticos, padres, a tomar mejores decisiones porque están con acceso a información diversa y saliente sobre un tema.

 

 

 

PUBLICIDAD

Como consultora en gobierno corporativo —apoyando a juntas directivas y ejecutivos a tomar mejores decisiones para sus organizaciones y stakeholders— y en estrategia de negocios en general, me interesa mucho el tema de la diversidad. No es un tema complicado, pero como casi todo en la vida, los seres humanos lo hacemos complicado con cuotas, programas e informes. Tal vez necesitamos estos medios para asegurar que hay más diversidad en la toma de decisiones a nivel corporativo. Sin embargo, hace falta recalcar el simple “porque” de la diversidad: nos ayuda a tomar mejores decisiones y nos da acceso a más “realidades”.

Albert Einstein dijo: “La realidad es una ilusión, aunque muy persistente.”

Cada uno de nosotros filtramos información; con tantos estímulos en nuestro ambiente y decisiones pequeñas y grandes que tomamos todos los días no podemos ser omniscientes. Para sobrevivir, tenemos que filtrar lo que nos parece importante, crítico o, en una palabra, relevante. Sin embargo, muchas veces confundimos nuestra realidad con “la realidad” y lo que nos parece relevante con lo que es relevante para todos y —obviamente no es así.

Tenemos la tendencia de pasar tiempo con personas que piensan como nosotros —que tienen los mismos gustos, hacen los mismos deportes o disfruten de los mismos chistes. El ser humano siempre busca identificación con los demás y por eso que forman grupos o “tribus”, como dice Seth Godin en su excelente libro Tribes: We Need You to Lead Us (2008). Pero con este comportamiento muy humano solemos olvidar que hay diferentes maneras de observar y de procesar la información que recibimos. Pensamos que nuestro punto de vista (o el de nuestro grupo de amigos, grupo de trabajo etc.) es el único y que nuestra percepción de una situación es la realidad misma.

La diversidad, simplemente, garantiza que diferentes puntos de vista —realidades— de una situación no se queden en el olvido. La diversidad ayuda a gerentes, directorios, políticos, padres —todos— a tomar mejores decisiones porque están con acceso a información diversa y saliente sobre un tema. ¿Cuántas veces hemos oído de crisis provenientes de una decisión imparcial que beneficia solo un pequeño grupo de intereses?

Roger Martin, en su libro The Opposable Mind (2007) habla de cómo los líderes destacados contemplan ideas opuestas en su mente para poder tomar decisiones innovadores para su organización y stakeholders. En un artículo mío para Forbes México hablo del pensamiento integrante y la importancia de la colaboración dentro y fuera de organizaciones como Procter & Gamble (P&G).

Si la realidad es una ilusión, como decía Einstein, la diversidad es clave para que nuestras decisiones no sean resultados de una sola realidad, sino decisiones relevantes, sostenibles y firmes en las realidades de nuestro mundo y nuestra querida región de América Latina. Muchas veces se quejan de la falta de empatía en los negocios, pero un paso clave para construir organizaciones que reflejen lo que quieren los stakeholders es simplemente más diversidad en la toma de decisiones.

 

 

Contacto:

Twitter: @ClarkEsther

Email: [email protected]

Blog: www.hiponaconsulting.wordpress.com

 

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Entrevista completa con Bill Murphy, presidente de GATA
Por

El experto mundial afirma que el ‘Cártel del Oro’ manipula el mercado porque “el oro es visto como un...