He escuchado a muchas personas decir que endeudarse es necesario, otras, por el contrario, les tienen pavor a las deudas, y otras más han aprendido a vivir con créditos y así se pasan tranquilamente la vida. Hay quienes incluso de mala fe se aprovechan de las reestructuras de los créditos para sacar ventaja personal.

¿Cuál es la postura correcta? Muchos dicen que sólo los ricos no necesitan endeudarse, pero tampoco es cierto: los ricos también se endeudan y la usan para cumplir objetivos. ¿Entonces? ¿Está bien o mal? ¿O cómo estaría bien?

Es cierto que existen quienes deciden privarse de varias cosas durante algunos años para comprar sus bienes de contado y evitar así pagar intereses; son los menos, casi nadie tiene la paciencia de esperar 5 a 7 años ahorrando para comprarse una casa de contado, no sólo porque no existe dicha paciencia, sino porque cuando por fin logramos ahorrar el monto objetivo, éste ya ha subido de precio y parece como si nunca lo fuéramos a alcanzar.

Entonces aceptemos que la situación más común es que hay cosas para las que la mayoría tendremos que endeudarnos, especialmente cuando comenzamos a construir nuestro patrimonio: casa, coche, muebles, aparatos, etc. Esto podríamos decir que hasta cierto punto es normal y que casi todos lo habremos hecho.

PUBLICIDAD

Siendo así, todos llegaremos a los 40s pagando deudas y podríamos asumir (correcta o incorrectamente) que esa situación será normal. Tenemos todavía varios años por delante para seguir trabajando y pagar esos créditos.

Lo realmente malo, anormal, tóxico y perjudicial, es adquirir el hábito o la adicción de endeudarnos por cualquier cosa. Ya no estamos hablando de la casa, el coche y los muebles, sino de la ropa, los adornos, los regalos, los lujos y “la joya de la corona” son las tarjetas de crédito, dentro de las cuales podrían estar: restaurantes, viajes, celulares, etc.

En muchos negocios, la pregunta ya no es: “¿En efectivo o con tarjeta?”, la pregunta ahora es: “¿A tres, a seis o a doce meses sin intereses?” Revelando que ya es “normal” endeudarse por cualquier compra. Sin embargo, yo sostengo que eso no es sano, lo veo como una droga y es muy adictiva y de lo más perjudicial, pues es como ir cayendo en un pozo del que cada vez te costará más trabajo salir.

En resumen, hay cosas para las que hay que endeudarse (probablemente) porque es la única forma (aparente) de adquirirlas: se llaman “bienes patrimoniales”. Pero seguir comprando a crédito otro tipo de bienes sólo es un hábito destructivo: es una droga financiera que se vuelve adictiva.

Conozco gente que la mayoría de su ingreso mensual lo utilizan para pagar sus deudas y en realidad, la mayor parte del pago que realizan son intereses, ni siquiera están abonando a capital. Los meses sin intereses en la mayoría de los casos son un engaño, en el sentido de que el interés está implícito o se trasladará a la institución financiera.

Hay dos formas de remediar esto. La primera es como con las drogas: mejor ni te metas, mejor ni lo hagas. Si ya lo hiciste, retírate de inmediato de ese hábito y no lo vuelvas a hacer nunca más.

La segunda es pagando en efectivo (aunque suene anticuado) y cuestionándote en cada compra si se trata de un bien patrimonial o no. Si no lo es, no deberías comprarlo a crédito. Aunque te tardes más en comprarlo, ese artículo deberías adquirirlo al contado.

Esto no lo lograrás de la noche a la mañana. Tendrás que practicar y al principio fallarás y volverás a fallar, pero la recompensa es grande si sigues practicando y lo logras. ¡Inténtalo!

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Proveedor de GM analiza sacar (también) su producción de México
Por

El pasado 17 de enero de este año, GM informó que llevará de México a Estados Unidos la producción de ejes para sus cami...