Plantronics es, según el listado Great Place to Work, la mejor empresa para trabajar en México. Aunque su planta de producción está en Tijuana, su historia empezó en la NASA, y ahora enfrenta el reto de crecer en la frontera y convertirse en una firma que compita con ventaja contra la electrónica china.

 

 

Tijuana suele tener un clima cálido. La brisa del mar se siente en el ambiente aunque las playas de Rosarito no estén cerca caminando; sin embargo, al interior de las maquilas de electrónica poco se sabe del clima. Los empleados están concentrados en ensamblar con precisión pequeñas piezas, y entre menos sean las incidencias de dispositivos con fallas mejor es el trabajo realizado por cada línea de producción.

Una tarde de julio de 2012, un grupo de nuevos empleados se integraron a la línea de Plantronics, en Tijuana. Empezaron como aprendices, pero de repente y sin avisar, se levantaron de los asientos y empezaron a cantar ópera.  Las líneas de producción pararon y la empresa perdió dinero a cambio de que los empleados tuvieran un rato de esparcimiento, de ahí que Plantronics haya sido reconocida como la empresa líder del listado de Great Place to Work por cuarto año consecutivo en 2014.

La historia de Plantronics se remonta a la década de los sesenta, cuando el astronauta Wally Schirra y el piloto Courtney Graham decidieron trabajar en el diseño de una diadema de comunicación que fuera más liviana que las usadas por la NASA.  Hoy es una de las líderes en la producción de headsets.  Sus principales líneas son las diademas para call center, soluciones de comunicación intraempresarial y soluciones de retail, como los auriculares manos libres que funcionan con Bluetooth (sí, como el de Saul Goodman, en Breaking Bad).

“La frase de Neil Amstrong al llegar a la Luna: ‘Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad’, se transmitió a través de una diadema de Plantronics”, dice orgulloso David Sandoval, channel manager de Plantronics, quien sin problemas enlista de memoria a los clientes más prominentes, entre los que destacan la NASA y las torres de control en aeropuertos alrededor del mundo.

 

El sueño americano en México

Cada día, cerca de 50,000 personas cruzan la frontera por Tijuana hacia Estados Unidos; el objetivo de muchos es buscar una vida mejor. Sin embargo, cuando Plantronics estableció su primera planta en 1972 hizo el proceso de la forma opuesta: la empresa cruzó la frontera a México en medio del boom de las firmas manufactureras que buscaron mejores condiciones de producción en el país.

Datos del Colegio de la Frontera Norte arrojan que entre 1974 y 1989 el número de maquiladoras pasó de menos de 100 a más de 400 en Tijuana.

maquila1

 

“Las facilidades de producción de la zona fronteriza sí se han venido reduciendo. Las empresas tenemos el reto de ser cada vez más competitivas en un mercado en que el mayor diferenciador es la relación costo-calidad. Tenemos que estar listos para competir contra China, competir incluso con ventaja”, dice Roberto García, vicepresidente de Materiales de la firma.

Hoy Tijuana alberga 570 instalaciones de manufactura certificadas con estándares de clase mundial, según la organización Tijuana EDC. Los datos indican un boom favorable para la ciudad, pero el florecimiento de una comunidad de maquiladoras de alta sofisticación habla de un reto: la atracción de talento.

En Plantronics es raro encontrar un directivo que lleve menos de 12 o 17 años trabajando para la compañía.

“Es difícil que la gente se quiera ir de Plantronics. Sufrimos de mucho robo de talento porque muchas de las plantas de electrónica quieren llevarse empleados; por eso desarrollamos una serie de 180 programas de recursos humanos para entender a los empleados en el plano físico, intelectual, familiar y de valores. Esto ayuda a que 47% de las vacantes se cubra con empleados internos”, explica Diana Alvarado, directora de Recursos Humanos de Plantronics México.

Entre los programas destaca una orquesta sinfónica para niños creada para los hijos de los trabajadores, que cada semana reciben clases de música sin costo. La orquesta toca en recitales de temporada y en las Bodas Plantronics, un evento que se realiza cada año, en el que los trabajadores pueden casarse sin costo, aunque no es requisito que los dos esposos sean trabajadores.

Como parte de las metas, los empleados tienen la encomienda de proponer medidas de reducción de costos. En los últimos años, pequeños cambios y optimizaciones de procesos han permitido que la empresa ahorre 30 millones de dólares, equivalentes al costo del edificio que alberga la nueva planta, que en conjunto implicó una inversión de 100 millones de dólares para la compañía.

En el nuevo edificio se consolidan las operaciones que se llevaban a cabo en cuatro naves industriales distintas. Ahora, bajo un mismo techo  laboran más de 2,200 personas en 73,896 metros cuadrados. El 70% de la energía que se utiliza es solar, lo que la convierte en la instalación industrial privada más grande del país con este sistema.

 

Violencia, competitividad y la lucha con el dragón

Cada día el almacén de Plantronics despacha entre 10 y 12 trailers que deben cruzar la frontera y embarcarse a los distintos destinos de exportación, como Brasil, Japón, China, Australia y Holanda. Cada unidad debe ser sometida a un ejercicio simple de medición que permita a los encargados cerciorarse de que no llevan dobles fondos, que se utilizan para el transporte ilegal de personas o mercancías.

Aunque no se han registrado incidentes de este tipo, Diana Alvarado relata que el clima de inseguridad que se experimentó en la ciudad llevó a que Alejandro Bustamante, vicepresidente mundial de la compañía, fuera uno de los principales impulsores de Tijuana Innovadora, un evento que buscó revertir el clima de violencia y dar un escaparate a los avances tecnológicos de la región.

“En Tijuana sigue habiendo zonas peligrosas, donde la gente sabe que no debe andar en la noche. Lo bueno de las maquiladoras es que proporcionan transporte en cada horario; es una de las prestaciones más buscadas por los trabajadores”, comenta Priscila Granados, profesional de la comunicación residente en Tijuana, quien afirma que la economía local no sólo se ve perjudicada por la inseguridad, sino por el reciente ajuste de impuestos que eliminó el cobro diferenciado de IVA.

“Muchos negocios pequeños han cerrado porque la gente prefiere, más que antes, hacer todas sus compras en San Diego”, dice.

La lucha de Tijuana no es sólo contra el clima de inseguridad. La posición geográfica de la ciudad permite ahorrar costos para el establecimiento de nuevos negocios. Sin embargo, China sigue siendo el gigante a vencer.

“La ventaja que tenemos actualmente es que los salarios en China están creciendo a un ritmo de entre 15 y 20% anual, mientras que en América Latina el aumento es de entre 3 y 4%. La competitividad por costos apoyará, pero es necesario que la mayor apuesta sea por calidad. Yo siempre les digo a los distribuidores que no quiero que vendan diademas; no somos una empresa que vende diademas, vendemos soluciones”, dice Jorge Blanco, territory manager de Plantronics.

Para el ejecutivo,  es probable que México experimente un boom en materia de industria de electrónica, pues aunque actualmente 85% de los insumos son traídos de China y 10% son comprados en México, se prevé que la balanza se equilibre en el mediano plazo.

En el último año fiscal, Plantronics reportó ingresos por 814 millones de dólares, un crecimiento de más de 7%. La acción de la compañía se cotiza en Nueva York en 49 dólares, ligeramente por encima de Microsoft. El mayor reto que la empresa deberá vencer será mantener su posición preponderante en el mercado y apostar cada vez más fuerte por desarrollos de comunicación integrada.

“Yo creo que es un paso que se dará y estamos en el camino correcto. Actualmente todo mundo hace ejercicio y tenemos una solución que permite escuchar música mientras se hace ejercicio de alto impacto y tomar llamadas. En mi casa no se concibe tomar una llamada si no es desde un headset. Espero que sea cuestión de tiempo que ésa sea una realidad cotidiana, pues no sólo producimos dispositivos, producimos formas nuevas de hacer las cosas”, dice Jorge Blanco.

 

Siguientes artículos

Cómo reaccionar ante daños de huracanes en tu empresa
Por

Las contingencias naturales dejan una gran cantidad de daños a su paso. Los edificios comerciales deben tener una forma...