China inunda con su acero barato al mundo y México no está a salvo, ya que es el primer importador en Latinoamérica de este metal proveniente de Asia. DeAcero nos cuenta cómo ha sobrevivido frente a la amenaza del dragón chino.

 

La inundación de acero chino a menores precios en México ya dejó los primeros damnificados. Muchos de los esfuerzos de la industria acerera local para protegerse de esta competencia atroz y desventajosa han fracasado, pero hoy, DeAcero puede presumir que logró (por el momento) frenar la embestida del dragón.

PUBLICIDAD

Empresas, asociaciones y cámaras del acero ya han advertido del peligro de las importaciones del metal proveniente de China. La amenaza de reducir montos de inversión y recortar puestos de trabajo se hizo realidad hace una semana: Altos Hornos de México (AHMSA) anunció un plan para suspender inversiones por 3,900 millones de pesos (mdp) y recortar 4,500 puestos de trabajo.

México ocupa el primer lugar como receptor de las importaciones de acero provenientes de la nación asiática en Latinoamérica. El país recibió 209,000 toneladas de acero laminado chino en enero pasado, un incremento de 325% en comparación con las cifras del mismo mes de 2014, de 49,000 toneladas. El país asiático avanza veloz y las firmas en la República Mexicana se encuentran a la defensiva.

En esta batalla, DeAcero es la primer empresa mexicana que logró el establecimiento de una cuota compensatoria definitiva a las importaciones de cable de acero proveniente de China.

“El principal daño ocasionado por las importaciones de acero chino es la distorsión que causan en el mercado.  Es bien sabido que el gobierno chino tiene una injerencia en su sector siderúrgico, otorgando innumerables subsidios y apoyos a las exportaciones de este sector que hace que lleguen a los terceros mercados con precios realmente bajos”, asegura en entrevista Juan Antonio Reboulen, director de Relaciones Institucionales de DeAcero.

Hace cinco meses, el gobierno mexicano impuso la cuota compensatoria de 2.58 dólares por kilogramo a las importaciones de cable de acero originarias del país asiático, al considerar que compiten en condiciones desleales con los productores locales.

La resolución, publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF), fija esta cuota definitiva tras una investigación solicitada por la empresa mexicana DeAcero.

Sin embargo, esta victoria podría ser efímera frente al avance de la materia prima china. La firma productora de cable de acero asegura que ha observado un incremento de hasta 800% en la importación de algunos productos elaborados con la mezcla de hierro y carbono.

Por ahora, la autoridad mexicana ha fijado cuotas compensatorias provisionales para la importación de rollos de acero laminados provenientes de China, Alemania y Francia.

Además, la Secretaría de Economía tiene en sus planes la publicación de una Norma Oficial Mexicana (NOM) de “alto impacto” sobre las especificidades que los productos de acero deben cumplir para comercializarse en México.

Forbes México conversó con DeAcero sobre los retos y necesidades de la industria nacional frente a las exportaciones del dragón chino del acero.

 

—¿Cuáles los principales daños que las importaciones de cable de acero llevaron a DeAcero a solicitar una investigación por dumping?

—El principal daño ocasionado por las importaciones de acero chino es la distorsión que causan en el mercado.  Es bien sabido que el gobierno chino tiene una injerencia en su sector siderúrgico, otorgando innumerables subsidios y apoyos a las exportaciones de este sector que hace que lleguen a los terceros mercados con precios realmente bajos.  Con frecuencia llegan importaciones de productos de acero de origen chino que están por debajo de los costos de fabricación, lo cual hacía inviable el poder colocar nuestros productos en el mercado.  Nuestra filosofía siempre ha sido que la competencia es sana, siempre y cuando ésta sea en igualdad de circunstancias y en condiciones parejas, no como es el caso de las importaciones chinas que gozan de subsidios y compiten de una manera desleal.

—¿Qué afectaciones actuales tiene su negocio en México y el mundo frente a la entrada de acero proveniente de China? ¿Han mermado la fuerza de sus operaciones? ¿Cómo pueden describir el impacto?

—Como la mayoría de las empresas del sector, estamos viendo un incremento de importaciones desleales que presionan los precios a la baja y afectan a las industrias nacionales, que incluso se ven obligadas a realizar paros técnicos para poder compensar los costos de producción.

“China tiene hoy una sobrecapacidad de 400 millones de toneladas  y sólo consume un 55% de sus 1,140 millones de capacidad de producción, por lo que en este panorama las exportaciones de este país se han intensificado. En México, el consumo aparente de acero en 2014 subió 12.2% a tasa anual; no obstante, las importaciones aumentaron 19.5%, por lo que si bien el mercado nacional de acero está creciendo, quienes captan el crecimiento son las importaciones, sobre todo de China. Esto representa una seria amenaza a la viabilidad de la industria acerera nacional.

“En condiciones de competencia normal, las empresas buscaríamos formas de innovar y adaptarnos a la existencia de competidores más competitivos. No obstante, la realidad es que los productores chinos operan incluso con pérdidas, pues son fuertemente subsidiados por su gobierno, que ejerce un capitalismo de Estado que distorsiona al mercado mundial del acero.

“Nosotros en algunos productos largos hemos registrado un incremento de importaciones de casi 800% en un año, lo cual puede dar una idea del grado de afectación que está teniendo la industria acerera. Evidentemente, han tenido que haber ajustes fuertes para elevar la productividad y compensar la pérdida en participación de mercado frente a las importaciones desleales chinas. Sin embargo, los retos que tenemos enfrente no son exclusivos del tema China, ya que hay otros competidores que están presionando fuertemente nuestros mercados, como es el caso de Turquía, cuya planta productiva goza de fuertes apoyos por parte de su gobierno. En 2013, la varilla fue la segunda mercancía más exportada de Turquía al mundo (8,046 millones de toneladas) y fue su principal exportación a México por volumen (19,523 toneladas). Además es un país contra el que, históricamente, existen diversas investigaciones antidumping por parte de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.”

—Además de la cuota compensatoria que dispuso el gobierno mexicano para las importaciones de cable de acero originario de China, ¿qué otra medida propondrían para blindar a la industria mexicana de la competencia creciente de los productores de acero chino?

—Algunos diputados locales y federales han comenzado a exigir medidas para la industria. En este sentido, tenemos conocimiento que en Coahuila, el Congreso estatal pidió considerar un arancel temporal a los productos del acero provenientes de países con los cuales no tenemos acuerdo comercial.

“Asimismo, consideramos que es importante hacer más eficientes las investigaciones antidumping, sobre todo en los tiempos. Si bien el gobierno actual ha admitido ya 24 casos en el sector, creemos que es importante darles pronta solución. No obstante, no tenemos ninguna duda de que el gobierno mexicano es sensible a estas manifestaciones de preocupación y seguirá actuando en consecuencia.”

 

Siguientes artículos

El negocio azucarero de Cultiba renace más allá de Pepsi
Por

El negocio azucarero de Cultiba había estado en un segundo plano, pero la privatización de nueve ingenios, la cogeneraci...