Por Manuel Grajales y Uriel Naum

Después de 14 entrevistas, sí, 14, Adria­na Noreña por fin ha­bía recibido una oferta de trabajo para integrar­se a lo que entonces era el inicio de las operaciones de Google en Brasil. Corría el año 2005 y esta ejecutiva de origen colombiano pensó que finalmente lo había conseguido; sin embargo, dos días antes de hablar con el que sería su jefe para darle una respuesta definitiva y proceder a su contratación se enteró de algo: estaba embarazada.

Decidí contárselo. Él me felicitó y me preguntó ¿cuándo empiezas a trabajar? Y empecé con 11 semanas de embarazo. Así relata Adriana su propia historia, que podría ser atípica porque en muchas otras compañías su estado de gestación habría sido un obstáculo definitivo para integrarse a la empresa. Pero ella no sólo fue contratada: 11 años después es la directora general de Google Hispanoamérica.

“Ha sido un lindo viaje. Empe­zamos en Brasil cuando éramos 15 o 20 personas en una oficina muy pequeña, y actualmente ya tenemos operaciones en Argentina, México, Colombia, Perú y Chile”, dice.

Desde su actual cargo ha impul­sado iniciativas para apoyar a las mujeres, no sólo a las que trabajan en la firma californiana, sino a todas aquellas que buscan impulsar sus carreras profesionales. Esto lo hacen a través de iniciativas como Women at Google: un programa que la compañía opera a nivel mundial y que fue impulsado por Noreña en América Latina.

Dicho programa es tan exitoso que forma parte de las razones por las cuales la compañía del buscador ha sido reconocida como una de las mejores empresas para trabajar.

También puedes leer: Así es como Google quiere revolucionar el internet (otra vez) 

―¿Cómo has ayudado a fomentar esta posibilidad de que más mujeres se integren a cargos directivos dentro de la organización?

―Hay muchas cosas no solamente desde mi lado. Desde hace varios años Google hace un esfuerzo por impulsar la diversidad dentro de la compañía. Y no nos engañemos, hay casos que demuestran que la diversidad trae valor económico.

Nosotros queremos fabricar productos y servicios que todo el mundo use y la sociedad es diversa. Entonces, si hacia el interior de la organización impulsamos este factor, vamos a generar mejores productos. Esa es una filosofía básica. Pero adicionalmente la com­pañía hace esfuerzos muy claros para mantener la diversidad de todo tipo y voy a hablar específicamente respecto al género.

Tenemos una iniciativa que yo ayudé a lanzar hace seis o siete años llamada Women at Google. Lo que buscábamos era aumentar la pre­sencia de las mujeres en la empresa e impulsarlas para que fueran más agresivas al momento de impulsar su trayectoria profesional.

 

¿Quieres saber más de Google en México? Debes leer: La fábrica de soluciones a los problemas de 1,000 millones de personas

 

―¿En qué consiste este programa?

―Actualmente, esta iniciativa está conformada por más de 7,500 inte­grantes de 27 países y se guía por tres pilares: Desarrollo profesio­nal, en el que mentores, hombres y mujeres, dentro de la empresa ofrecen su tiempo y experien­cia para impartir talleres como comunicación efectiva, liderazgo, hablar en público, entre otras.

El segundo pilar lo llamamos Conexiones, en donde se invita a mujeres líderes para que tengan acercamiento con googlers por medio de pláticas, éstas abarcan temas tan diversos como el éxito profesional, las experiencias pro­fesionales, el balance entre trabajo y vida personal, etc.

Finalmente, el tercer concepto de este programa lo conocemos como Comunidad; enfocado en trabajar con mujeres que no labo­ran en la compañía para acercarlas a los temas de emprendimiento y ciencias.

Este programa es una inicia­tiva muy tangible que desarrolla­mos, pero también por medio de políticas de Recursos Humanos apoyamos a las mujeres con licen­cias de maternidad de 18 semanas, que Google tiene implementada en todos los países donde opera; licencias de paternidad; horarios flexibles para las mamás; lugares especiales para amamantar a los bebés y guarderías en algunas de nuestras oficias.

Con estos proyectos te puedo decir que, en la actualidad, a nivel global 30% de la fuerza laboral de la compañía son mujeres y alre­dedor de 22% ocupa algún cargo directivo. En este rubro, es más o menos el nivel promedio de la industria, por lo que pudiéramos hacer más.

 

―¿Qué tanto las mujeres hoy en día están participando en áreas de tecnología?

―Vemos que hay cada vez más muje­res en estas áreas llamadas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), pero todavía falta muchísimo.

Es algo que como sociedad y como empresas debemos empezar a impulsar. Por ejemplo, nosotros realizamos a nivel mundial un concurso de robótica para niños y adolescentes llamado Moonbots Challenge de Google, el cual consis­te en diseñar, crear y programar tu propio vehículo lunar. El año pasado lo ganaron un grupo de tres niñas mexicanas.

Son este tipo de casos los que deberíamos estar reportando, para que cada vez haya más personas en edades tempranas interesán­dose por los temas de ciencia y tecnología.

Mencionabas que también apo­yan a mujeres fuera de firma, ¿cómo se lleva a cabo esta labor?

Aquí nuestra labor consiste en convocar a mujeres emprendedoras y las traemos a nuestras oficinas para capacitarlas en cómo utilizar las herramientas online de Google para gestionar su negocio.

También tenemos convenios con distintas organizaciones de muje­res empresarias en donde llevamos a cabo workshops, en los cuales se tocan temas como la forma de desarrollar una tienda online, cómo gestionar la contabilidad de un nego­cio, cómo establecer métodos de co­municación con mis proveedores. Es decir, todo tipo de temáticas en torno a cómo gestionar una empresa. Esto ya lo hemos realizado en naciones como Argentina, Chile y México.

En este último país tenemos convenios con distinta instituciones educativas en las que personas de la compañía ofrecen pláticas a las estu­diantes sobre ¿qué es trabajar en una empresas de tecnología? Este tipo de acercamientos se dan sobre todo a nivel secundaria y preparatoria.

Con iniciativas como estas espe­ramos que más mujeres se inspiren y se unan a la comunidad tecno­lógica para aportar su experiencia creativa y visión inspiradora.

mujeres_google_foto1

Adria­na Noreña. 

 

Siguientes artículos

Viajes del gobierno llevan a proveedores del sector turismo a bancarrota
Por

“Ya es escandaloso el adeudo que hay por parte de las dependencias hacia los prestadores de servicios turísticos y de vi...