cintillo_2013

 

 

La directora del servicio de streaming dedicado al mundo cinematográfico te cuenta su estrategia de negocio para vencer a sus competidores.

PUBLICIDAD

 

El lanzamiento este mes de una tarjeta de prepago que podrá ser utilizada en las salas de cine y en las pantallas de Internet para la renta de películas, marca el inicio de la segunda etapa en la estrategia de la empresa mexicana Cinépolis Klic para vencer a sus competidores.

La integración de las dos plataformas de negocio del mayor exhibidor de películas en México y América Latina se convierte así en la carta fuerte para hacer frente a jugadores como Netflix, Clarovideo de Carlos Slim, Total Movie de Ricardo Salinas y Vudu de Walmart.

Pero este no es el único elemento en la trama de esta batalla por el mercado de las películas por streaming. Elizabeth Hopkins, directora de Cinépolis Klic, se sentó a platicar con Forbes México y te da los detalles de los próximos pasos de la empresa.

 

Cine al 2X1

Después de encontrarse presente en el mercado de la exhibición de películas por más de 40 años, en 2011, por los pasillos de Cinépolis se gestó la idea de lanzar un servicio de renta de películas por Internet.

Fue precisamente en ese año, cuando Elizabeth Hopkins se integró al equipo de Alejandro Ramírez, director general de Cinépolis, para ser la directora de Klic, el nuevo proyecto de vídeo bajo demanda que arrancó con su fase de prueba a principios de este año.Foto: Alejandro Ramírez y Elizabeth Hopkins

De este modo, los 45.1 millones de usuarios por Internet en México, según las últimas cifras reportadas por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), se convirtieron en el nuevo mercado al que quiere llegar la cadena de cines.

“Vimos un crecimiento muy fuerte, tanto en suscripciones como en ventas”, dice Elizabeth Hopkins a casi tres meses de haber presentado oficialmente el servicio de Klic.

Hoy, la empresa quiere conjuntar su plataforma física y virtual para proporcionar un servicio distinto a los a los consumidores de cine, por lo que el lanzamiento este mes de la tarjeta de prepago es la pieza clave para lograrlo.

A través del plástico los usuarios podrán utilizar su crédito tanto en las salas de cine, como en las pantallas conectadas a internet, con la cual también podrán obtener promociones en la compra de sus boletos y en la renta de los títulos online. Una decisión que los coloca como el único jugador en ofrecer esta ventaja.

 

Venta de películas

Aunque no existen aún tiempos definidos para el lanzamiento de nuevos servicios, como la venta de películas por internet, ésta es una opción que le hace un guiño a Klic: “Sí estamos interesados y estamos contemplando incluirlo en el servicio, pero tiene ciertos retos, aunque pensamos que lo podemos hacer pronto”, dice Hopkins.

En este sentido, ya han recibido la propuesta de varias empresas cinematográficas a nivel mundial interesadas en que la compañía mexicana integre esta opción.

Sin embargo, por ahora se encuentran en un proceso de análisis para conocer si el modelo puede ser atractivo para los mexicanos, así como la forma en que asumirían tecnológicamente el reto de integrar este nuevo modelo en la misma plataforma de Klic.

 

La expansión por Latinoamérica

Las salas de exhibición de Cinépolis han llegado a países como Estados Unidos, Guatemala, Brasil e India, y para Klic no será la excepción traspasar las fronteras.

“Queremos primero pulir el negocio aquí antes de lanzarlo a otros países, pero sí tenemos en el radar la posibilidad de expandirnos a otros países”, asegura Hopkins.

Para este siguiente paso cree que una de las ventajas principales que tienen como empresa es la cercanía con los distribuidores de cine, así como la compra de los derechos de las películas a nivel regional, por lo que Latinoamérica sería la opción indicada para expandirse, en donde Brasil sería la punta de lanza por la alta penetración de Internet entres sus habitantes.

“Tampoco esperaríamos tanto… el reto es moverse rápido”, dice la directora de Cinépolis Klic al cuestionarle sobre el inicio de su expansión.

Por el momento, la empresa se ha fijado alcanzar una meta de  5,000 suscriptores en dos años, los cuales no sólo se espera provengan de las películas comerciales que se exhiben en internet, sino también del cine de autor, en donde un equipo de siete especialistas de cine se encuentran explorando nuevas opciones.

Además, el equipo de Klic asegura que vienen más sorpresas y la firma de alianzas que robustecerán la oferta para los clientes.

Elizabeth Hopkins sabe que su reciente integración al mercado de video por streaming le impone un reto nada sencillo junto a competidores ya consolidados, pero sabe cuál es el factor diferencial que puede llevar a Klic a un final feliz: “Nosotros queremos ser los mejores en cine y no tratar de hacer todo y hacerlo mal”.

 

Siguientes artículos

Los banqueros mejor pagados (y menos queridos) de EU
Por

  Cinco años después de que la crisis económica detonara en el sistema financiero estadounidense, los CEO de los seis ba...