El gerente de PIMCO indica que la agresiva política monetaria del banco central complicaría volver a tener retornos atractivos.

 

Reuters

NUEVA YORK.- Bill Gross, gerente de PIMCO, el mayor fondo de bonos del mundo, dijo el miércoles que la agresiva política monetaria de la Fed puede haber cambiado de manera tan definitiva el panorama que inversionistas como él y Warren Buffett podrían enfrentarse a nuevos y radicales desafíos para mantener su desempeño en el mercado.

PUBLICIDAD

Gross, que supervisa el Total Return Fund de 288,000 millones de dólares (mdd) de PIMCO y que es copresidente de inversiones de su compañía matriz, Pacific Investment Management Co., dijo que las decisiones de la Fed así como otros cambios estructurales de largo plazo en materia demográfica, geopolítica y de las materias primas podrían complicar a los inversionistas.

En su carta de abril, difundida en el sitio web de PIMCO y titulada “Un hombre en el espejo”, Gross dijo que desde inicio de la década de 1970, cuando el crédito inició su “increíble (…) viaje de los retornos totales hasta hoy, un inversor que tomaba riesgos marginales, se endeuda sabiamente y estaba convenientemente protegido de las alteraciones periódicas del mercado (…) podía ser, y en muchos casos era, recompensado con la corona de la ‘grandeza'”.

“¿Qué tal si la perpetua expansión del crédito y su fertilización del precio de los activos y los retornos son sustancialmente alteradas?”, se preguntó Gross.

“¿Qué tal si las tasas de interés cero definen el final de la época de los retornos totales que comenzó en los 70 y se aceleró en 1981 y se convierte en la muerte matemática de los bonos en el 2012/2013 y, por sentido común, de otras clases de activos también?”, añadió.

Ese escenario podría potencialmente provocar que los precios de los activos bajen en lugar de subir, dijo Gross, a quien a veces se menciona como “el rey de los bonos”. Ayuda a supervisar la gestión de activos por más de 2 billones de dólares (bdd).

Gross ha dicho que las compras mensuales de la Fed de 85,000 millones de dólares (mdd) en bonos y títulos hipotecarios han motivado un alza de los activos, sobre todo acciones y bonos, que ha resultado en sobrevaloraciones.

Para mantener los buenos rendimientos, algunos gerentes de fondos han ido más allá de su zona de comodidad y experiencia, asumiendo demasiados riesgos.

“¿Qué tal si existe un futuro que demanda que un inversionista -un inversionista aparentemente grande- cambie su curso, o al menos aprenda nuevos trucos? (…) Esto sí pondría a prueba su grandeza: la habilidad para adaptarse a una nueva época”, dijo el miércoles.

“No hay un rey de los bonos, un rey de las acciones o un inversionista soberano vivo que pueda reclamar para sí ese trono”, añadió Gross.

“Todos nosotros, incluso los más viejos como Buffett, Soros, Fuss y sí, yo también, hemos forjado nuestra experiencia en el período más ventajoso, la época más atractiva, que un inversor pueda experimentar”, dijo en referencia a George Soros y Dan Fuss.

Gross admitió que el método de medición de los riesgos no funcionó bien durante algunos meses del 2011, cuando subestimó el efecto de contagio de la crisis de deuda europea y el debate sobre el techo del endeudamiento en Estados Unidos.

Ese año, Gross apostó contra los bonos del Tesoro de Estados Unidos, uno de los de instrumentos de mejor desempeño.

Gross dijo el miércoles que los inversionistas deberían ser juzgados por su habilidad para adaptarse a las diferentes épocas, no a los ciclos.

 

 

Siguientes artículos

El privilegio de evadir la realidad
Por

 La peor implicación de fenómenos como el del “precipicio fiscal” es el hecho de que los gobiernos han acabado paralizad...