Pese a una eventual alza de tasas, la recuperación de EU y unos buenos resultados en los reportes trimestrales de las empresas podrían ampliar aún más la racha de ganancias de los mercados accionarios.

 

 

Los mercados de Wall Street iniciaron la segunda mitad del año en máximos históricos y en la última semana Nasdaq alcanzó niveles no vistos desde febrero de 2000, el tiempo del “boom de las .com”.

En teoría, las bolsas son reflejo del comportamiento económico y, si bien suelen anticiparse a los hechos, deben de ir de la mano de la realidad de los agentes económicos.

Pero crece la preocupación de que los avances en estos mercados no tengan una base en la que estén justificados esos niveles. La economía estadounidense da muestras de mejoras, las cuales se espera sean confirmadas por los reportes del segundo trimestre del año de las empresas. ¿Será suficiente para justificar estos resultados? Al parecer, sí. Y aún hay espacio para más.

 

Niveles históricos

En lo que va del año, el promedio industrial Dow Jones acumula un rendimiento de 2.69%; el S&P de 7% y el Nasdaq de 6.60%.

En Europa la historia no es muy diferente: los principales índices accionarios también han ido repuntando.

“Estos niveles no son consistentes con las condiciones de la economía, pero sí con el exceso de liquidez que prevalece en los mercados”, explica Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base.

A la par de estos avances, la volatilidad en los mercados ha descendido para ubicarse en niveles pre-crisis. Por ejemplo, la volatilidad anualizada que registró el S&P durante la crisis llegó a ser hasta de 39%, antes de la crisis era de 10% y hoy se ubica en 8%. Todo esto en un contexto en el que las grandes masas de capital están estancadas en espera de ver los movimientos de la Reserva Federal (Fed).

 

Con espacio para seguir subiendo

Siller prevé que el movimiento de capitales a nivel mundial se dé de manera ordenada, lo que evitaría que las correcciones en los mercados financieros sean abruptas.

De esta manera, la especialista no descarta que los avances en las bolsas continúen, permitiendo que se establezcan nuevos máximos. Pero también comenta que, a diferencia del pasado, éstos se darán con movimientos mínimos y retirando ganancias de manera constante, lo que permitiría consolidar los niveles.

Pero no se pueden descartar turbulencias. Invex banco advierte en un reporte que “no hay que olvidar que estamos en medio de un fuerte experimento, cuya reversión no necesariamente debería de ser ordenada. Al menos, no sin espantar a los inversionistas”.

Y agrega que “una intensificación en la mejora de crecimiento seguirá presionando a las tasas, lo que podría ocasionar temor entre los inversionistas, poniendo fin a las actuales rachas o inclusive provoque correcciones importantes”.

En el caso del mercado mexicano, la especialista de Banco Base considera que la aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética, una mejor perspectiva de la economía para el 2015 y la entrada de capital producto de la venta de los activos de América Móvil, estaría compensando el retiro de liquidez de la Reserva Federal.

Para Europa, los expertos de Banca March consideran en un análisis que la renta variable seguirá soportada “por la liquidez provista por los bancos centrales, tasas de interés bajas y la falta de alternativas rentables para los inversionistas”.

“Las políticas monetarias laxas de los bancos centrales han hecho bajar los rendimientos, fomentando la toma de riesgo e inflando la valuación de activos”, dice, por su parte, Peter Fisher, director de Inversiones de BlackRock, en un reporte.

Y es que los rendimientos de los bonos a 10 años de España e Italia, por ejemplo, se ubican por debajo de 3%, muy debajo de los niveles que se presentaban a principios de 2012, de más de 7%.

 

¿Ganancias injustificadas?

Los altos resultados que muestran los mercados accionarios no parecen estar justificados, pues la recuperación en los países desarrollados no va al mismo ritmo, indica Nomura Securities.

“Nos equivocamos al esperar una recuperación más rápida en la periferia. Aunque todavía prevemos una rentabilidad positiva en términos absolutos y desde una perspectiva de asignación de activos, que indica que se siguen prefiriendo las acciones europeas que los bonos”, señaló Nomura en una nota la semana pasada.

Una encuesta de BofA arrojó que un 6% neto de los gestores de fondos europeos ve la renta variable de la región como sobrevaluada, evaluación más alta desde la burbuja del 2000.

La temporada de reportes corporativos correspondiente al segundo trimestre está por iniciar, la cual podría o no justificar los elevados niveles de los mercados accionarios.

En el caso específico de Wall Street, analistas encuestados por Reuters están proyectando un crecimiento en las ganancias del segundo trimestre de 6.2% y un retorno a un crecimiento de dos dígitos en el tercer y cuarto trimestres: 10.9 y 11.9%, respectivamente.

Mientras que la encuesta de Bloomberg estima que los ingresos corporativos suban 3% en el segundo trimestre.

La última vez que las empresas del S&P 500 registraron un crecimiento anual de dos dígitos fue en el tercer trimestre del 2011.

La recuperación lenta en Estados Unidos y Europa haría parecer que las ganancias mostradas por los índices no estarían justificadas. Pero la ‘fiesta’ en los mercados de renta variable puede continuar. Sobre todo si los reportes trimestrales dan motivos para que las bolsas sigan alcanzando máximos históricos.

 

Siguientes artículos

¿Cómo competir con un robot por un empleo?
Por

No teman, los robots no necesariamente nos dejarán en la calle, desempleados. Los más optimistas creen que sólo nos libe...