¿Cómo se puede generar un patrimonio familiar y dejarle a nuestros hijos una mejor calidad de vida en tiempo difíciles? Con prevención.

 

 

En los años cincuenta, el divorcio resultaba algo extraño; 20 años después, la incidencia de divorcios se incrementó de 7.2 a 16 por ciento. De acuerdo con cifras del Inegi, actualmente 29% de los mexicanos mayores de 15 años son solteros, 43% casados, 15% viven en unión libre y 10% están divorciados.

Además de este drástico cambio en la estructura de los hogares, durante las últimas décadas la economía familiar ha sido golpeada por crisis económicas y falta de empleo.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2014 indican que en los primeros tres meses la desocupación en el país se ubicó en 4.8%, mientras que el empleo informal se incrementó a 28.7 millones de personas. (Para saber más.)

Bajo este nuevo esquema familiar y las condiciones económicas adversas, vale la pena reflexionar en ¿cómo se puede generar un patrimonio familiar y dejarle a nuestros hijos una mejor calidad de vida en tiempo difíciles? La respuesta es sencilla: con prevención.

La prevención es clave para lograrlo. Por ejemplo: 70% de la población tiene obesidad; 17 mil personas pierden la vida cada año por accidentes viales y miles de familias pierden su patrimonio por un siniestro meteorológico.

Estudios recientes de economía han demostrado que los seres humanos tienden a subestimar la posibilidad de padecer los efectos o daños de ciertos eventos en la vida y a preferir un bien presente sobre uno futuro, aun cuando la primera decisión sea mucho más cara.

Prevenir una enfermedad, un accidente de auto o una catástrofe natural significa contar con un instrumento financiero, como un seguro, que nos ayudará a mitigar el impacto, al menos económico, del daño.

 

Acciones concretas a tomar

Quienes aportan al gasto familiar deben estar asegurados con una póliza de vida llamada temporal, pues en caso de invalidarse o morir, la familia tendrá la sustitución de ese ingreso por un periodo de entre cinco y 10 años. Se pueden encontrar pólizas para hombres de 40 años con un costo de 10 mil pesos anuales.

Un seguro de salud, aunque sea básico, aliviará la posibilidad de sufrir un quebranto por razones de enfermedad o accidente; los autos deben contemplar la protección de daños a terceros.

Por último, si te tomó 20 años pagar tu casa, invierte algo así como tres mil pesos al año para cubrirla, y en general piensa que habrás de destinar entre 5 y 7% del ingreso familiar para estar bien protegido (para saber más).

 

 

Contacto:

Twitter: @AXAMexico

Facebook.com/AXAMexico

Correo: [email protected]

 

 

(*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.)