El concepto La Borra del Café, nacido en Guadalajara en junio de 2012 como resultado de un encuentro amoroso, hoy lanza su franquicia con la que quiere invadir el país y el mundo.

 

 

GUADALAJARA, Jalisco.- Todo empezó como una coincidencia. Como sucede con las grandes historias. Un encuentro inesperado de dos mexicanos en Madrid y una novela de Mario Benedetti se convirtieron en una historia de amor y en un concepto que une el buen café, los libros, el cine y las bicicletas: La Borra del Café.

PUBLICIDAD

León Reffreger estudiaba en la Universidad Complutense de Madrid cuando una amiga le presentó a Damara. Fue lo que llaman amor a primera vista. Dos mexicanos que tuvieron que cruzar el mar para conocerse. Ese amor llevó a León a dejar la Ciudad de México para ir a vivir a Guadalajara.

Al seguir al amor de su vida, León entró al ITESO a estudiar una maestría, donde pudo desarrollar un proyecto largamente anhelado: una cafetería donde los clientes pudieran aparcar sus bicis, intercambiar y comprar libros, ver cine, escribir en pizarrones sus ideas y hacer juntas de trabajo en amplias salas, siempre acompañados de una taza de café.

Ese proyecto enamoró a Juan Comparán, empresario jalisciense y compañero de maestría de León, quien decidió apoyar e invertir en la empresa.

No había que pensar mucho en el nombre del proyecto: La Borra del Café, pues es la primer novela que León recuerda de su infancia. El libro de Mario Benedetti hacía mucho sentido con su idea de negocio.

“La borra del café es lo que queda al final de la taza después de beberlo. Para nosotros, la borra es lo que queda de una experiencia, ese grato recuerdo que nos marca de por vida y nos inspira a crear grandes cosas”, dice Reffreger.

De aquel encuentro amoroso en España surgió la idea de Espacios Que Inspiran, un holding que ya abarca hoy tres marcas: Preludio (un café de autor), 100 Montaditos (restaurante bar de tapas españolas) y La Borra del Café, un concepto que combina la cosecha, tostado y degustación de café de Jalisco con el gusto por la literatura y el cine.

Además, a mediados de 2014, el Grupo EQI (Espacios Que Inspiran) lanzará una cuarta marca: POP Café, un concepto  más económico de café para llevar, al alcance de cualquier persona que guste de esta bebida a través de expendios móviles y pequeños puestos.

 

Franquiciar la inspiración

Con apenas cuatro sucursales en Jalisco, La Borra del Café hoy lanza su franquicia, con la que espera alcanzar las 100 cafeterías en 2017, con una inversión de 70 millones de pesos, de los cuales ya han desembolsado los primeros 20 millones. La inversión inicial por cada franquicia va de los 999,000 a los 1.5 millones de pesos y promete un retorno de inversión en un lapso de entre 20 y 26 meses.

“Hay que documentar los errores para que no se vuelvan a cometer”, dice Reffreger para explicar la razón de ser de la franquicia.

Esta nueva franquicia viene a competir en un mercado nacional dominado por ocho franquicias  y alrededor de 70,000 cafeterías. México es un país donde el consumo per cápita anual es de apenas 2 kilogramos de café, mientras en países como Noruega se consumen 20 kilos por persona al año.

Por eso, el mercado aún tiene mucho para dar. La promesa para los franquiciatarios es lograr una tasa de crecimiento de 20% en promedio al año. Desde su creación, La Borra del Café ha logrado crecimiento en ventas de 20% anual y proyecta un EBITDA de 27% y una Tasa Interna de Retorno de 43%.

La ambición de Reffreger y sus socios es grande, pues para 2022 quieren lanzar una oferta pública inicial (OPI) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Por eso, decidieron, a los seis meses de nacidos, transformar su empresa de Sociedad Anónima de Capital Variable a una Sociedad Anónima Promotora de Inversión (SAPI), por lo que ya su joven empresa lleva sólidos cimientos en materia de gobierno corporativo e institucionalización.

“Queremos ser una empresa global”, dice Juan Comparán, presidente honorario de Grupo EQI. Esta velocidad a la que van y las metas ambiciosas, asegura, es la única manera de hacer negocios. “Emprender es como subirse a la montaña rusa todos los días.”

Reffreger tiene claro cuál es el secreto para hacer crecer sus negocios y expandirse: “La inspiración es el motor de la conducta humana que crea lo bello y lo extraordinario”.

Para que cada cafetería que se franquicie conserve la esencia de La Borra del Café pero, al mismo tiempo, sea única y tenga un toque original, los socios de Grupo EQI prometen estar cerca de cada franquiciatario. Juan Comparán lo dice así de simple: “Nuestro negocio no es otro que franquiciar la inspiración”.

 

Siguientes artículos

Regulador alemán pone fin a investigación sobre Amazon
Por

Se decidió terminar el caso, después de que la compañía acordase cancelar la exigencia en los contratos con los minorist...