La contracción de los flujos internacionales de capital provocó una ligera caída de la conectividad mundial en 2018, de acuerdo con el Índice de Conectividad Global de DHL.

Como muestra este informe, la conexión global —medida por los flujos de comercio, capital, información y personas— disminuyó en 2018.

“Estos datos muestran que el retroceso de las conexiones mundiales en 2018 se debió a la contracción de las corrientes internacionales de capital, en particular de la inversión extranjera directa (IED) y la inversión de cartera en acciones”, dice un comunicado de DHL.

Si bien los primeros datos sobre los flujos de capital respecto a 2019 sugieren cierta estabilización, sigue siendo difícil lograr una sólida recuperación en estos parámetros, dice el estudio.

“Sin embargo, gran parte de la reciente caída de la IED se debió a los cambios en la política fiscal de los Estados Unidos, que han impulsado a las multinacionales estadounidenses a repatriar los beneficios obtenidos en el extranjero”, dice el documento.

Las medidas alternativas que no se ven afectadas por los flujos financieros de carácter fiscal muestran un crecimiento constante de las actividades internacionales de las empresas multinacionales. Visto en este contexto, el descenso de los flujos de capital no indica un retroceso general de la globalización de las empresas.

Los flujos comerciales continuaron intensificándose durante las primeras etapas de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en 2018. Sin embargo, en el primer semestre de 2019 disminuyó la proporción de la producción mundial que se comercializa a través de las fronteras nacionales, y las previsiones actuales apuntan a una disminución anual en 2019 y 2020.

Te recomendamos: Los países ricos critican la globalización

 

Siguientes artículos

Mochomos
Mercado de ‘carne alternativa’ valdría 140,000 mdd en 10 años: Barclays
Por

Los inversores y las compañías de alimentos tradicionales parecen intrigados por el floreciente sector, dice un informe...