Hacer una comparación de nuestros esfuerzos con los de la competencia nos dará una idea de nuestro desempeño y nos permitirá conocer cuál es nuestra posición con respecto a los demás.

 

Las redes sociales están en construcción constante y permanente. Esto significa que, a pesar de nuestros esfuerzos por sistematizar estrategias de comunicación y promoción, siempre estamos ante la posibilidad de que no funcionen correctamente.

Lo que hoy da buenos resultados, puede que mañana ya no. O viceversa. Nadie está exento de las sorpresas. Y es que, a pesar de los esfuerzos de académicos y profesionales del ramo, las redes sociales aún carecen de un modelo de comunicación que pueda no sólo explicar las partes que las integran, sino estandarizar los procesos que se construyen. No es que sea tierra de ciegos, es que los social media avanzan más rápido que nuestra capacidad para entenderlos.

PUBLICIDAD

Por ello siempre es necesaria la comparación, no para copiar, sino para medir y crear.

Una de las razones para utilizar el benchmarking en las redes sociales es para analizar resultados de las campañas de comunicación. Las métricas utilizadas hasta el momento son muy diferentes entre sí, por tanto,  el benchmarking  no sólo puede proporcionarnos una idea del desempeño de nuestra estrategia de comunicación a través de la creación de una serie de parámetros para medir nuestro éxito o fracaso, sino también nos permitirá conocer cuál es nuestra posición con respecto a la competencia en la esfera de las redes sociales.

La intención de compararnos con los competidores a través de un estudio planeado y sistematizado de benchmarking nos permitirá crear un valor agregado a las estrategias de comunicación que diseñemos, además de una oportuna detección de errores para evitarlos o corregirlos, si así fuera el caso.

Así, el benchmarking nos dará luz sobre los procesos que utilizamos, nos dará indicadores más confiables para medir nuestro desempeño y ayudará a mejorar los procesos que realizamos.

No obstante, hacer benchmarking no significa medir si la competencia tiene más seguidores que nosotros o si el video que postearon ya se hizo viral; más bien es necesario hacer una comparativa de los procesos. Es decir, qué hacen, cómo lo hacen y qué resultados obtienen.

La gran ventaja de hacer benchmarking en redes sociales es que muchas herramientas proporcionan la oportunidad de revisar los resultados de nuestra competencia y comprarlos con los nuestros en tiempo real.

Ahora bien, ¿en qué debemos fijarnos para realizar un buen benchmarking? Hay al menos tres datos importantes:

1. Alcance y amplitud de las marcas. De acuerdo a nuestros datos de investigación de mercados y a los resultados del market share, debemos determinar quiénes son los líderes y quiénes están en último lugar. Revisemos en qué redes sociales tienen presencia, cuántos seguidores tienen, los lugares de dónde provienen, rango de edad, a quienes siguen.

2. Forma y grado de interacción. Es importante conocer la manera en que las marcas competidoras generan contenidos, los comparten, en qué cantidad lo hacen y cómo  responden, además de saber qué reputación tienen.

3. Integración de redes. Además de conocer los temas, promociones y naturaleza de sus contenidos, es importante saber de qué manera integran a sus redes en la estrategia de comunicación, además de saber qué pretenden con sus contenidos (hacer que sus usuarios se registren, compren algo, visiten una página, etc.).

Lo importante en un benchmarking es comparar nuestros datos de investigación de mercados con los datos de la presencia de nuestros competidores en redes sociales. Lo más importante es determinar si hay relación directa entre liderazgo en redes sociales y posición en el mercado.  Debemos recordar que una marca popular no significa necesariamente una marca con ventas exitosas.

De pilón, algunas herramientas que pueden usarse para hacer benchmarking de redes sociales.

Monitor Wildfire. Herramienta nueva que permite comparar de forma inmediata los seguidores, likes y entradas de Facebook, Twitter y Google+ de hasta 3 cuentas diferentes.

TwitterCounter. Nos permite comparar cuentas de Twitter en relación a número de usuarios y post.

Foller Me. Un análisis rápido del perfil público basado en número de usuarios, cantidad de posteos y desempeño en la red.

Follower Wonk . Nos permite analizar y comparar hasta 3 cuentas simultáneas en relación a posteos, horas, seguidores y seguidores comunes.

Lyke Alyzer. Hace un análisis del desempeño de las cuentas de empresa de Facebook, mostrando su desempeño durante un mes.

Contacto:
Twitter: @sincreatividad

 

Siguientes artículos

¿Cuál es la edad perfecta para emprender?
Por

Jóvenes e impetuosos o maduros y cautos, las combinaciones relacionadas con la edad no siempre aplican igual en todos lo...