3D Systems, una de las empresas líderes de impresión tridimensional a nivel global, afirma que revolucionará el mundo con su tecnología, pero The Big Bang Theory tiene un argumento en contra…

 

Por Samantha Sharf

 

PUBLICIDAD

En un episodio de 2013 de la exitosa serie The Big Bang Theory, Howard –un diminuto ingeniero obsesionado con los superhéroes– le lleva a su esposa Bernadette una sorpresa. Él ha hecho figuras a escala de ellos dos. “¡Son tan lindos! No creí que pudiera haber una versión más pequeña de ti”, exclamó Bernadette. Pero su entusiasmo se desvanece momentos más tarde, cuando se entera de que Howard creó las figuras con una impresora 3D que compró por 5,000 dólares. “5,000 dólares por un par de muñecos? ¿Estás loco?”

[youtube id=”tsz9GUZv1IA” width=”620″ height=”360″]

Esa escena resume el enfoque bajista para el barómetro de la industria de la impresión en 3D, especialmente el de 3D Systems. Sin embargo, los inversionistas siguen comprando, elevando el precio de las acciones por encima de los 60 dólares. Hace unos días el precio de las acciones alcanzó los 79.77 dólares después de que la compañía reportó ganancias en sus resultados del cuarto trimestre, en línea con las expectativas de Wall Street. Al cierre de las operaciones del 10 de marzo, los papeles de la firma cotizaban en 63.90 dólares, muy por debajo de su máximo histórico de 96.42, en el que arrancaron 2014.

3D Systems reportó 154.8 millones de dólares (mdd) en ingresos en el cuarto trimestre, un alza de 52% respecto al mismo periodo del año anterior. La utilidad neta fue de 11.2 mdd. Para el año completo, los ingresos aumentaron 45% a 513.4 millones y la utilidad neta fue de 4.1 millones.

La compañía duplicó su gasto en investigación y desarrollo de 7.8 mdd en el cuarto trimestre de 2012 a 16.6 mdd en el cuarto trimestre de 2013. “El mantenimiento de nuestro desempeño histórico no requiere este nivel de aumento en el gasto, pero el plan para duplicar nuestros ingresos en el próximo par de años sí”, dijo el presidente ejecutivo Avi Reichental. “A pesar de que en octubre redujimos nuestro pronóstico de crecimiento debido a esa inversión, nuestro crecimiento durante el último tramo del tercer trimestre superó nuestras expectativas.”

De cara al futuro, 3D Systems espera que en 2014 sus ingresos sean de entre 680 y 720 millones. “Creemos que la impresión 3D está en la cúspide de un crecimiento acelerado y que la verdadera medida de nuestro éxito será el valor sostenible que creamos con el aumento del precio de las acciones y el crecimiento de la compañía con el tiempo”, agregó Reichental.

Sin embargo, no todo el mundo está comprando la versión de la historia de Reichental.

En un informe irreverente (y muy entretenido) dio a conocer en enero, Citron Research explica por qué cree que los inversionistas alcistas están siendo engañados, y parte de ese engaño es el argumento de Reichental. Al respecto, Citron escribió: “Avi evoca imágenes sobre una revolución en la fabricación, el cuidado de la salud, la biotecnología, el entretenimiento, la alimentación e incluso la educación (y la ‘política’ a través de la ‘democratización’ de fabricación… sea lo que sea que eso signifique…).”

El informe de Citron está lleno de comentarios sarcásticos, pero en medio de su agudeza, la firma de investigación hizo un análisis de precios, comparando a 3D ​​Systems con su competidor Stratasys, que controla el 38.9% del mercado de impresión en 3D, frente al 17.5% de 3D Systems. El informe señala: “Si las acciones de 3D Systems fueran comercializadas en el mismo múltiplo de previsiones de ganancias de Strata, el precio de cada título de 3D sería de 49.00 dólares.”

“La tesis alcista de 3D está viciado más allá de toda medida”, dice el informe. “Si de verdad quieres exposición de tu inversión en el espacio de la impresión en 3D, Citron sugiere considerar a Stratasys, o tal vez incluso a HP.”

 

Siguientes artículos

El derecho a la separación de Crimea
Por

La separación de un territorio de su Estado no sólo concierne a los habitantes de dicha región. El efecto político y eco...