Por Arturo López Valerio*

La inclusión digital es definida como la expansión de la conectividad global y la adopción de internet móvil. Esta puede proporcionar amplios beneficios sociales y económicos, al ofrecer servicios de telecomunicaciones a una parte de la población que no está conectada.

A parte de los efectos para la reducción y erradicación de la pobreza, la misma busca mejorar la infraestructura, los servicios y el aumento del acceso y uso del Internet.

Según la GSMA, existe un bajo nivel de adopción de banda ancha móvil en América Latina y el Caribe, a pesar de una amplia cobertura de red. Esto, unido a la falta de aptitudes digitales y de contenido local relevante, son las mayores barreras a la inclusión digital. Se estima que la brecha de cobertura en América Latina y el Caribe es relativamente pequeña, con solo alrededor de 10% de la población, o 64 millones de personas, sin cobertura de redes 3G o 4G. Sin embargo, el 57%, o 360 millones de latinoamericanos que cuentan con cobertura, no utilizan la banda ancha móvil, lo cual representa una importante brecha en la demanda, a pesar de la disponibilidad de redes.

PUBLICIDAD

Las barreras para la inclusión digital se definen como la falta de cobertura de red, asequibilidad del servicio, alfabetización digital y contenido local relevante.

Ahora piense en su negocio, en los retos de digitalización como la Amnesia Corporativa y la Cultura Postmortem. Sus empleados que viven en zonas vulnerables se desconectan cuando salen del trabajo y regresan a sus hogares. Si se mantienen las barreras a la inclusión digital, aquellas comunidades que no están conectadas o están desatendidas corren el riesgo de quedar aún más rezagadas, haciendo que la brecha digital más profunda.

Dicha brecha digital afecta la productividad en todas las organizaciones en la región, porque reduce la oportunidad de alfabetización digital de los colaboradores actuales y futuros de una organización. Muchos se ven forzados a “digitalizarse” y asumir una cultura digital por presiones de su empleador.

América Latina y el Caribe tienen el nivel más alto en el mundo de desigualdad de ingresos como región. La asequibilidad es una de las principales barreras para la adopción de internet por parte de las personas que se encuentran en la base de la pirámide económica. Para este 40% de la población, indica la GSMA Intelligence, el costo total de propiedad del móvil es en promedio del 17% de sus ingresos, comparado con el 2% de los ingresos para el 20% de la población que se encuentra en la parte superior de la misma pirámide.

Centroamérica y el Caribe tienen una penetración de acceso al Internet entre un 61% y 48% respectivamente, mientras que en las redes sociales reflejan una penetración relativa a la población de 59% y 40%, según reporta la firma WeAreSocial. Existe un potencial interesante para satisfacer un mercado potencial, para hacer sostenibles las suscripciones de servicio de datos móviles.

Este año recomendamos a ejecutivos de medios de comunicación de todo el hemisferio, en el marco del SIP Connect 2018, organizado por la Sociedad Interamericana de Prensa, que las empresas tienen la oportunidad de canalizar el cierre de la brecha y generar inclusión digital; dentro del contexto de los cambios digitales, solo tienen que empezar con sus empleados y continuar con sus clientes.

La habilitación de la transformación digital en el sector empresarial está siendo abordado por iniciativas de empresas de telecomunicaciones a través de eventos de sensibilización, un ejemplo es el Claro Tec celebrado en República Dominicana el pasado mes de octubre.

Una colaboración eficiente entre el sector privado, gobierno y los operadores móviles es necesaria para superar las barreras a la inclusión digital, propiciando un crecimiento sostenible a nivel regional. Una oportunidad increíble para alcanzar a 207 millones de habitantes con una oferta socialmente responsable, asequible y con un contenido de valor. Un verdadero triple play.

*Emprendedor enfocado en reducir la brecha digital en las personas y organizaciones.

 

Contacto:

Twiteer: @alopezvalerio

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Replanteando el crecimiento del colaborador
Por

Replantear los esfuerzos de desarrollo para nuestra gente y centrarlos en hacer florecer sus talentos y su potencial, no...