Con nuevos equipos y nuevo sistema operativo, la firma de telefonía celular busca recuperar la preferencia de los usuarios de smartphones. La integración es el estandarte de su estrategia pero, ¿está aún a tiempo para recuperar el terreno perdido frente a IOS y Android?

 

 

Durante el lanzamiento de su equipo Q10 en México, los ejecutivos de Blackberry afirmaron que la más reciente apuesta de la firma canadiense es al fin lo que todos los usuarios de smartphones necesitan: un dispositivo ultra funcional acorde con la hiperconectividad de los usuarios y que ya no tiene nada que pedirle a sus plataformas competidoras.

PUBLICIDAD

“En el transcurso del año fiscal que termina el último día de febrero de 2014 vamos a lanzar tres equipos más, tenemos un plan bastante bien desarrollado. Hemos hecho cosas muy innovadoras. Estamos escuchando al usuario final y al usuario corporativo”, afirmó José María Fregoso, director general para México y Centroamérica de Blackberry, en entrevista con Forbes.com.mx.

Sin embargo, horas más tarde, cuando la empresa dio a conocer su reporte del primer trimestre fiscal en Estados Unidos, los números lanzaron algunas señales de alerta.

Contra la expectativa de una ganancia de seis centavos por acción sobre ingresos de alrededor de 3,400 millones de dólares, el reporte arrojó una pérdida neta de 84 millones de dólares  16 centavos por acción sobre ingresos de 3,100 millones de dólares.

Aunque los resultados son un avance ante la pérdida de 518 millones de dólares en el mismo periodo del año pasado (99 centavos por acción), el  destino de Blackberry es una moneda que gira peligrosamente en el aire.

Por una parte, Android y Apple parecen haber alcanzado un ritmo de innovación más estable, las diferencias entre un dispositivo o  sistema operativo y su siguiente versión se acortan cada vez más por lo que seguirles el paso resulta una tarea posible.

Durante tres años Blackberry trabajó en lo que es su paso más importante desde su primer dispositivo con Internet Móvil: el sistema operativo BB10, la evolución de su plataforma OS. Sin embargo, mientras Blackberry trabajaba en el desarrollo de una plataforma  más amigable con la integración de aplicaciones, muchos de sus usuarios migraron a al iPhone o a la gama de Android.

“Hubo una visión de hacía a dónde iba el futuro y qué necesitábamos tener, había mucho ruido en los medios de cuál iba a ser el futuro de Blackberry. Nosotros sabíamos a donde íbamos porque había un objetivo y un plan, pero no teníamos la oportunidad de platicar sobre él, hasta que lanzamos BB10”, explica el ejecutivo.

El dispositivo Z10 fue el embajador de su nueva plataforma, el modelo implicaba una pantalla táctil y el adiós al teclado físico. Sin embargo, dado que el 28% de los usuarios a nivel mundial prefieren el teclado físico y 55% de los usuarios de Blackberry están dentro de esta estadística, el modelo Q10 plantea una integración entre una pantalla touch con alta definición para apreciar las aplicaciones y el teclado físico, que también ofrece nuevas funcionalidades.

 

 

Apuesta híbrida

Ante la pregunta de si la apuesta de Blackberry será  igualar el ‘factor wow’ de los teléfonos touch o evolucionar la funcionalidad laboral  característica de las Blackberry, José María Fregoso habla de que lo que se busca es una integración entre los factores que han distinguido a los equipos y las necesidades de hiperconexión.

“Nuestra plataforma anterior, si bien era muy eficiente, también tenía ciertas limitantes, incluso desarrollar aplicaciones para el sistema OS era muy difícil y lo vimos con nuestras comunidades de desarrollo. Con el nuevo sistema nos dimos cuenta de la importancia de tener también contenido local y hemos estado trabajando para ofrecer aplicaciones nuevas y versiones para Blackberry de aquellas que ya formaban parte de la vida de los usuarios”.

El sistema BB10 nació con un catálogo de 70,000 aplicaciones en enero, hasta el momento, las aplicaciones disponibles suman más de 120,000 (y contando).

“Cuando introdujimos Blackberry, el mercado no sabía lo que era el Internet móvil y ahora es algo masivo. Nuestro objetivo con esta evolución es poner Blackberry 10 en las manos de la mayor cantidad de usuarios. Sabemos que hemos perdido a un número importante de usuarios, pero también muchos de ellos me han dicho personalmente que esperan el momento de regresar”.

El 55% del  total de usuarios del modelo Z10 lanzado en enero tuvieron antes un dispositivo en una plataforma diferente a Blackberry, el resto son usuarios cautivos.

“Eventualmente habrá una migración total  desde OS. No es un sprint de 100 metros, es un maratón y estamos preparados para correr ese maratón”.

México es  clave para Blackberry, no sólo porque la mayoría de los equipos que se venden a nivel mundial son producidos aquí. También hay características de mercado favorables.

Blackberry tiene una considerable participación en el mercado corporativo en México, el 61% de las pequeñas empresas y el 59% de las grandes compañías utilizan sus dispositivos.

De ahí que como parte de la apuesta, la firma canadiense también haya lanzado su Blackberry Enterprise Server, un servicio para mayor administración y control de la tecnología empresarial y su plataforma  Secure Workspace  para Android y IOS.

De acuerdo con la consultoría Gartner, para finales  de 2011, 11% de los smartphones vendidos en el mundo y 2.9% de los teléfonos móviles en general correspondían a la plataforma Blackberry, que se posicionaba como la cuarta proveedora mundial de teléfonos y el sexto fabricante de terminales.

bb2

José María Fregoso, director de Blackberry para México y Centroamérica.

 

Siguientes artículos

La camiseta cumple 100 años
Por

¿Quién no tiene una? Es una prenda básica que vive en los clósets de miles de millones de personas en todo el mundo, muc...