Los hombres de negocios afiliados al Consejo Coordinador Empresarial propusieron al gobierno federal retomar cinco ejes para superar la incertidumbre: seguridad, justicia, Estado de Derecho, democracia con gobernabilidad y combate a la corrupción e impunidad. La paciencia de los grupos acostumbrados a decirle que sí al poder se acaba ante el avance de la violencia y la falta de control.

 

Si la Diana Cazadora pudiera hablar, sería la única que podría describir cómo dos sujetos a bordo de una motoneta despojaron de 40,000 dólares a Fahad Hamad y Hassab Mahmaad, empleados de la Embajada de Qatar en México.

No se denunció el hecho, pero se prendieron los focos amarillos en los pasillos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE),  en marzo de 2014 el gobierno de Qatar decidió instalar una representación consular en México ante el boom petrolero y las oportunidades de negocio que se esperaban por las promesas del nuevo gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. El incidente trascendió entre los empresarios y es contado como un ejemplo más de lo que los tiene con los nervios alterados.

PUBLICIDAD

“La seguridad es el tema pendiente y la agenda más importante para potencializar todo el proceso de reformas económicas”, dice Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Los empresarios afiliados al CCE propusieron al gobierno federal retomar cinco ejes para superar la incertidumbre: seguridad, justicia, Estado de Derecho, democracia con gobernabilidad y combate a la corrupción e impunidad, dice el empresario.

El hombre que defiende los intereses de empresas en este país lamenta que el crimen organizado esté avanzando al grado de generar situaciones que trascienden fronteras, como la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en Guerrero.

Dolor y drama

“¿Es perfecto nuestro Estado de Derecho? Por supuesto que no y los hechos recientes lo ponen de manifiesto de una forma dolorosa y dramática”, acepta Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda y Crédito Público.

El funcionario justifica que muchas de las reformas fortalecen el Estado de Derecho; tal es el caso de los cambios al sector financiero que facilitan el proceso de ejecución de garantías, del cobro de un crédito y de una quiebra o concurso mercantil de una empresa.

Las ventajas son opacadas por el día a día. Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), señala que no solamente los empresarios están siendo secuestrados. “Ahora también son los colaboradores, la gente que sale a estudiar y a trabajar, así como los taxistas que manejan un automóvil y prestan un servicio”, explica.

Hay preocupación por el clima de inseguridad, porque la confianza es lo que construye una nación y fortalece las instituciones, agrega el representante patronal.

Pero Enrique Peña Nieto y su círculo íntimo parecen no darse cuenta de ello. Y eso que hoy, hasta los empresarios, ese grupo que por tradición es incondicional del poder en México, empiezan a alzar la voz.

Qué no importa

Según cálculos de analistas y economistas privados nacionales y extranjeros, el PIB crecerá 2.1% este año. La inseguridad, regresando al punto de inicio, es vista como un obstáculo para las actividades productivas.

El descenso de los precios del petróleo y el reciente aumento de los problemas de seguridad complicarán la toma de decisiones para los inversores extranjeros, que buscan comprar activos mexicanos de largo plazo, expone Credit Suisse en un análisis sobre las perspectivas globales de 2015.

Al desánimo del banco de inversión se sumó un grupo de 37 analistas y consultores en economía del sector privado nacional y extranjero consultados por el Banco de México (Banxico), que en noviembre marcaron la inseguridad como el principal factor de freno de la economía mexicana en los próximos meses.

En el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, esos economistas veían la violencia como el tercer obstáculo del PIB. A partir de enero de 2014, los problemas de seguridad en entidades como Michoacán y Guerrero desplazaron a la debilidad del mercado externo y la economía mundial.

Ya son 11 meses en los que las noticias de violencia ocupan las primeras planas de los diarios mexicanos, incluso de América Latina, Estados Unidos, Europa y Asia. Desde afuera miran a la economía mexicana bajo la sombra de la violencia y la corrupción.

“La escalada en la situación de la inseguridad en años recientes probablemente está teniendo un impacto en la inversión interna y extranjera”, asegura Carlos Capistrán, economista en jefe para México BofA Merrill Lynch. Ésta es una de las pocas casas de análisis que por dos meses consecutivos ha sostenido esa afirmación.

El analista recuerda que México ha aprobado 11 reformas estructurales en el último año y medio, las cuales significaron cambios constitucionales, nuevas leyes e instituciones.

“Esto naturalmente retrasa las inversiones, mientras las compañías esperan a que las nuevas reglas del juego estén listas para poder ver la cartera de inversiones completa. La situación de la seguridad está mejorando, si éste es el caso, las nuevas inversiones en México continuarán”, expone Capistrán.

Pero algunos diarios y noticiarios, a veces sin quererlo, dan cuenta de que la seguridad no mejora. Y la inseguridad en México ya ha provocado pérdidas por 30,000 millones de pesos (mdp) por el robo en carreteras de autos, camionetas, autobuses, camiones y establecimientos, alerta Alberto Rivera Armendáriz, presidente de la Asociación Mexicana de Seguridad Privada, Información, Rastreo e Inteligencia Aplicada (Amsiria).

“En los últimos tres años, cerca de tres millones de vehículos han resultado afectados”, dice. “Los tramos carreteros más vulnerables [o peligrosos] se ubican en el Estado de México, Puebla, Jalisco, Veracruz, Ciudad de México, Michoacán, Morelos, San Luis Potosí, Nuevo León, Coahuila y Sinaloa”. Y el empresario reitera la alerta: “Los horarios más endebles para viajar en carretera son entre las 20:00 y las 02:00 horas”.

Discursos vacíos

Parecen existir dos realidades: la de los medios que agradece el Presidente, y lo que están viviendo en las calles los empresarios y el resto de la sociedad.

“El discurso gubernamental es que en México se vive un Estado de Derecho, pero no es cierto”, señala Isaac Katz Burstin, académico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

En 2013, se cometieron 33 millones de delitos en México, de los cuales 97% no recibió ninguna pena; eso demuestra que las leyes no se cumplen y se violan, explica.

“Lo más preocupante de la corrupción es que mina las regulaciones y normas del gobierno, y erosiona [su] control sobre la recaudación y entrega de ingresos”, opina Ruth Georgina Ornelas Esquinca, consultora independiente en temas económicos y de seguridad.

La ex integrante del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) insiste en que actualmente se realizan actividades ilícitas como la intimidación, protección y extorsión monopolizadas por las bandas del crimen organizado regionales.

Los delitos le pegan a los mexicanos, pero también hay actos vandálicos que golpean directamente a la marca México.

“En medio de las marchas de apoyo a los muchachos desaparecidos (en Iguala, Guerrero) se cuelan una serie de agitadores profesionales, que están provocando una mala imagen de México”, afirma Enrique Solana Sentíes, presidente de la Confederación de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servitur).

 Enrique, ¿la crisis de inseguridad ya generó que los empresarios se quiten la corbata y hagan aspavientos?

A veces me dan ganas de una cosa así. Mal haríamos al país en ponernos en ese nivel. Pero no pueden seguir las cosas así. Solana Sentíes dice que los mexicanos deben exigir a la autoridad que se aplique la ley. “Preocupan entidades como Morelos, que no sale mucho en las noticias, pero hay una situación delicada de secuestro y extorsión, según los socios”, enfatiza el líder de la Concanaco Servitur.

Las páginas de los diarios con las malas noticias, desde principios de octubre, sólo apuntan a Guerrero; mientras que otras entidades como Tamaulipas, Estado de México, Michoacán, ya no aparecen.

Pero eso no significa que todo esté en orden. “Tenemos problemas en las principales ciudades de Tamaulipas, especialmente con delitos del fuero común como robo de casa habitación, ganado y combustibles”, señala Julio César Almanza Armas, presidente de la Federación de Cámaras, Servicios y Turismo de Tamaulipas (Fecanaco).

 ¿En los empresarios en Tamaulipas hay descontento por la inseguridad?

Pues, verás, hubo un éxodo de empresarios y se llevaron su dinero de Ciudad Victoria, Tampico, Madero, Reynosa y Matamoros a San Antonio, Texas.

El politólogo Eduardo Guerrero Gutiérrez coincide en que México está metido en un gran problema de seguridad y falta de Estado de Derecho. La crisis se disparó en sólo cuatro años, porque para 2011 la tasa era de 24 homicidios por cada 100,000 habitantes, refiere Guerrero.

“En 2007 Michoacán es el protagonista inicial de la historia de seguridad, cuando el presidente Felipe Calderón, a los diez días de asumir la Presidencia, lanzó un gran operativo con 7,000 elementos militares y policía federal”, cuenta el politólogo.

El especialista dice que Michoacán era el estado más violento del país en 2006- 2007, porque había una pelea muy fuerte entre las mafias locales.

“La intervención del gobierno fue exitosa y así bajaron súbitamente los niveles de violencia, pero hubo un gran número de decomisos de dinero, droga y narcolaboratorios”, apunta el analista.

Los efectos continúan, ahora ya explotó Guerrero, un estado muy similar en términos de desprotección de las comunidades ante el crimen organizado, pero es mucho más complejo que Michoacán, manifiesta.

“En Guerrero hay guerrilla, sindicatos radicales, autodefensas y tradición guerrillera de años atrás”, destaca. “Ojalá las cosas en Guerrero se arreglen, porque si se activa un problema fuerte, lo de Michoacán terminará pareciendo un día de picnic”. Miguel Ángel Osorio Chong, el titular de la Secretaría de Gobernación, ataja las críticas una y otra vez. Dice que el gobierno de Enrique Peña Nieto está comprometido con el cumplimiento del Estado de Derecho.

Osorio Chong aclara que el asunto rebasa a los partidos políticos. “No hemos visto colores, no hemos visto ideologías; hemos visto la seguridad de los mexicanos y este trabajo se ha hecho con toda transparencia”, asegura.

Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía, es más optimista todavía: “Somos un mosaico de 32 entidades federativas donde lamentablemente no tenemos las mismas condiciones de gobernabilidad, seguridad y desarrollo. Sin embargo, el compromiso del Presidente […] es esforzarse para que un mexicano, independientemente de dónde nazca, tenga las mismas posibilidades desarrollo en el futuro”.

Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), dice que México tiene retos que resolver: la aplicación del Estado de Derecho, la reducción de la pobreza, el combate a la informalidad y la reducción de la desigualdad en la sociedad.

“Los hechos lamentables sucedidos en Iguala y sus secuelas han hecho que algunos hayan dudado, incluso aprovechado, esa tragedia para cuestionar los logros”, dice el banquero.

Rodrigo Alpizar, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), descarta que la violencia afecte al país. “La agenda de productividad y de desarrollo de México no la marcarán los criminales”, sostiene.

Si sale a la calle, probablemente se encontrará con una marcha. Si abre los diarios encontrará noticias que contradicen el clima de paz que nos cuentan desde el gobierno. Y si habla con los empresarios, sabrá que quieren estabilidad. Tal y como plantea el CCE, se necesitan cinco ejes para superar la incertidumbre: seguridad, justicia, Estado de Derecho, democracia con gobernabilidad y combate a la corrupción e impunidad.

Por lo pronto, las alertas se encienden ante lo que los extranjeros que son afectados en este país pueden decir de México más allá de las fronteras. Tal y como los representantes de Qatar hacen en este momento en algún lugar del planeta. Lástima que la Diana Cazadora no puede hablar, pues tendría más de una historia de violencia que contarle al mundo.

segurirdad_reuters1

 

Siguientes artículos

Financiamiento, talón de Aquiles de las Pymes en 2015
Por

64% del crédito que reciben los emprendedores proviene de ahorro familiar; el financiamiento es la piedra angular entre...