Babylon Health, una startup londinense, afirma ser capaz de hacer por el mundo de la salud lo que Google hizo por el de la información.

 

Por Parmy Olson

Con las máquinas haciendo más del trabajo realizado tradicionalmente por los seres humanos, eventualmente será inevitable que reduzcan las ineficiencias de la atención sanitaria. No obstante, probablemente no veremos ese cambio primero en los grandes hospitales o con nuestros médicos tradicionales, sino en un pequeño grupo de aplicaciones móviles que nos permitirán hablar con un médico con sólo tocar un botón.

Babylon Health es una aplicación móvil británica que cobra a sus usuarios de 5 libras (8 dólares) al mes por hablar con un médico general cuando quieran, tantas veces como lo necesiten. Los médicos pueden recetar medicamentos y referirlos a un especialista.

Babylon Health emplea a alrededor de 100 médicos a tiempo completo, pagándoles los mismos honorarios que cobrarían por trabajar para el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña. “No queremos entrar en una guerra de precios con el sistema estatal porque el Estado tiene un papel muy importante que desempeñar”, dice el fundador y CEO de Babylon Health, Ali Parsa, desde la sede de su startup en Bayswater, Londres.

Durante los últimos dos años Babylon Health ha creado una base de usuarios activos de alrededor de 250,000 personas, de las cuales la mitad utiliza el servicio como parte de una prestación laboral. Unas 60 empresas, entre ellas Citigroup, han incorporado los servicios de Babylon Health en sus planes de salud corporativos.

La gran ventaja de Babylon en este momento es el costo.

Los médicos que atienden consultas a domicilio en San Francisco cobran 40 dólares por una consulta de video de 15 minutos mientras que la competencia, Prime, el servicio médico a distancia de HealthTap, cobra 99 dólares al mes por el acceso remoto a sus médicos con una disponibilidad 24/7. American Well cobra 49 dólares videovisita al médico; Teladoc cobra 40 por una cita en video o telefónica, junto con una cuota de suscripción anual.

Babylon puede llevarse una parte de ese mercado debido a su modelo único. Mientras que HealthTap tiene 60,000 médicos enlistados atendiendo pacientes fuera de su propio horario – una especie de sistema clandestino que paga por consulta–, Babylon tiene menos médicos (alrededor de 100) que están empleados a tiempo completo. “Los usamos de manera eficiente”, dice Parsa.

Ahora, el software de inteligencia artificial (IA) también será crucial para mantener bajos los costos en el largo plazo, haciendo que el paciente haga más del trabajo de diagnóstico.

El servicio tradicional de Babylon Health ve que sus usuarios solicitan una consulta con un médico, con los que pasan por una serie de preguntas para ayudar al diagnóstico médico del paciente. Una nueva versión de la app, que será lanzada en unos pocos meses, usa una interfaz similar a Siri que aprovecha el reconocimiento de voz que realizar una serie de preguntas antes de canalizar al paciente a un médico.

Parsa demostró el servicio en su despacho lleno de plantas, sacando su iPhone, abriendo la aplicación y diciendo: “Hey Babylon, me duele la cabeza.”

En respuesta, se despliega un texto en la pantalla, acompañando una voz femenina incorpórea. “Lamento escuchar eso”, dijo. “¿Dónde te duele exactamente?”

“Toda la cabeza”, respondió Parsa. La app recorrió rápidamente una taxonomía de miles de preguntas antes de decidir qué pregunta hacer a continuación.

–Ok, ¿y cómo comenzó el dolor?

–Poco a poco –dijo Parsa.

–Ya ve. ¿Cómo calificarías el dolor del 1 al 10?

Parsa le dio un cinco.

–Una cuantas preguntas más –respondió la aplicación, antes de preguntar si Parsa ha tenido algún problema con la vista, mareos, fiebre o náuseas.

Parsa pone el teléfono a un lado por un momento. “Revisa cientos de millones de variaciones de los síntomas”, dice, citando a una gran base de datos de síntomas médicos que Babylon ha acumulado en los últimos dos años.

La app habla de nuevo. “La buena noticia es que esto puede manejarse en casa”, dice la voz femenina. “Mantente hidratado. Deja que la enfermedad siga su curso. Si te resulta difícil mirar a la luz, ve a tu médico de cabecera de inmediato. Lo digo en serio.”

El “Lo digo en serio”, del final fue otro ejemplo de cómo la IA, en la forma de asistentes digitales modernos como Siri o M de Facebook, usa cada vez más expresiones coloquiales amistosas para evitar sonar fría y robótica.

Este cálculo a la velocidad de la luz de  los síntomas y la cálida voz son, en última instancia, importantes para ayudar a Babylon  Health a reducir costos y mantener su precio de suscripción de 5 libras mensuales.

“A un médico le habría tomado 5 minutos hacer estas preguntas”, dice Parsa. Ahora él o ella sólo tendrá que invertir un minuto en ellas. “El costo de responder a una pregunta bajó de 5 libras a sólo 1.”

Parsa menciona a las aerolíneas como un ejemplo de cómo el software también ha simplificado el proceso de uso de un servicio y bajado los precios. “Ya no tienes que ir a una agencia de viajes, puedes reservar un vuelo desde tu teléfono”, dice.

Vale la pena señalar que el término inteligencia artificial es amplio en su alcance y ha sido cooptado por otras startups que buscan atraer atención usando un término de moda que describe lo que en última instancia es software inteligente.

Parsa no explicará a profundidad cómo funciona el nuevo componente de IA de Babylon Health más allá de decir que usa un “motor de revisión de síntomas” que analiza entre cientos de millones de variaciones de los síntomas. El software usa esas conexiones para recomendar un curso de acción, ya sea concertar una cita con uno de los médicos de la app, emitir una receta o enviar una ambulancia al domicilio del paciente.

El CEO añade que los dos fundadores de la firma de inteligencia artificial británica Deep Mind son inversionistas y miembros de el consejo de Babylon Health, y aunque no tenían nada que ver con el desarrollo de un nuevo software de Babylon, su implicación con la empresa la valida.

Los usuarios de Babylon Health pueden obtener recetas (que aún tienen que pagar, incluso si son para niños) y también enviar pruebas privadas de cosas como niveles de colesterol u hormonas mediante el pago de 15 libras extra o más. La versión actual de la app recibe críticas en su mayoría aceptables o buenas en Mumsnet, uno de los foros en línea para madres más populares del Reino Unido.

Parsa quiere que Babylon Health se convierta en una alternativa popular a una consulta frente a frente con un médico del sistema de salud público. Sostiene que lo que el servicio pierde el contacto personal, lo compensa con velocidad y eficiencia, ya que los usuarios del sistema de salud público a menudo tendrían que esperar dos semanas o más para conseguir una cita con su médico de cabecera.

“Nosotros estamos haciendo con la salud lo que Google hizo con la información”, dice. “Ponerla a disposición de todo el mundo con precios que la gente puede pagar.”

 

Siguientes artículos

La estrategia de Sabadell para ser un banco clave en 2016
Por

Con un estimado de colocación de  cerca de 30,000 millones de pesos en crédito en 2016, el banco español planea converti...