Por Oliver Smith

Cuando las luchas internas y las renuncias amenazan con destruir la startup en la que has invertido, la mayoría de los inversionistas aceptan la derrota y siguen adelante.

No es el caso de Jamie Burke.

Cuando su fondo Outlier Ventures hizo su primera inversión pública en tokens el año pasado en IOTA -una tecnología de contabilidad distribuida que permite, de forma segura, las transacciones entre dispositivos del Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés)- se posicionó como la próxima gran apuesta de las criptomonedas.

PUBLICIDAD

A finales de 2017, el interés en IOTA alcanzó su punto máximo, ya que grandes empresas como Volkswagen y Bosch firmaron para desarrollar aplicaciones basadas en la tecnología, lo que elevó el valor total de mercado de IOTA de 1,000 mdd a más de 12,000 mdd.

La ganancia inesperada de IOTA fue efímera.

Pero, después de una serie de acontecimientos , su precio se hundió: el fundador de Ethereum y el sabelotodo criptográfico, Vitalik Buterin, expuso sus inquietudes sobre el proyecto; se dio a conocer la respuesta negativa de Fundación IOTA respecto a trabajar con inverstigadores de seguridad y se ventiló la lucha interna entre los fundadores del proyecto (ahora aparentemente resuelta).  La valuación del token se redujo a 1,000 mdd a principios de 2018 en medio de una mala oleada para las criptomonedas.

Para Outlier y una nueva generación de inversionistas en cifrado, esta es la primera prueba real de su tesis: no solo las reglas de la tecnología están siendo reescritas por el Blockchain, sino también las reglas del capital de riesgo.

“Andreessen no va a ser el Andreessen de las criptomonedas”

Los inversionistas de capital de riesgo (VC) tradicionalmente usan el dinero de otras personas para comprar acciones en compañías privadas, que eventualmente cobrarán con ganancias cuando la se compre la startup o se haga pública.

Las criptomonedas como el bitcoin, el ether o cualquier otro token que aún esté en desarrollo serían inusuales y, en algunos casos, ilegales para un VC.

Pero a medida que aumentan los valores de los tokens, ha nacido una nueva generación de inversionistas de riesgo, como Metastable Capital, Blocktower Capital, Placeholder y Burke’s Outlier Ventures, abiertos a la idea de arriesgarse con tokens en el marco de los nuevos protocolos del blockchain.

Una reciente presentación regulatoria reveló que el inversionista criptográfico Polychain Capital, fundado en 2016 por el primer empleado de Coinbase, Olaf Carlson-Wee, convirtió 4 mdd en más de 1,000 mdd en tokens.

Al mismo tiempo, incluso los pesos pesados tradicionales de VC, como Andreessen Horowitz, están lanzando sus propios fondos criptográficos.

a16z Crypto anunció en junio que “invertirá en instrumentos financieros tradicionales como acciones o pagarés convertibles y nuevos instrumentos, incluida la compra directa de monedas / tokens”.

Burke no está demasiado preocupado, “No creo que Andreessen sea el Andreessen de la criptografía”, dice.

En cambio, confía en que esta nueva generación de inversionistas nativos de tokens tendrá una ventaja única frente a otros accionistas tradicionales.

¿Cuál es la ventaja de invertir en tokens?

A primera vista, poseer el token de una startup que actualmente no tiene valor alguno, en lugar de poseer una participación en una compañía, parece bastante absurdo.

Cuando Outlier respaldó a IOTA el año pasado con una “suma de siete cifras” antes de que sus tokens aparecieran en bolsa pública, Burke solo adquirió un puñado de criptomonedas sin valor, ni siquiera un asiento en la junta de la Fundación.

Pero hoy esa estrategia está lista para dar sus frutos, incluso si falla un proyecto como IOTA.

“IOTA tiene problemas, principalmente en torno a sus comunicaciones … pero creemos en la visión y creemos en la innovación”, dijo Burke a Forbes

Debido a que el protocolo de IOTA es parcialmente de código abierto, su compromiso sigue incluso si la Fundación se derrumba o no tiene éxito, la esperanza de Burke es que otro grupo siempre pueda retomar el proyecto y continuar desarrollándolo.

“Cuando inviertes en una startup con acciones tradicionales, inevitablemente el 90% falla, y todo ese know-how, la propiedad intelectual, experiencia y desarrollo se pierde para siempre”.

En el tipo de protocolo de inversión que Outlier y sus pares están haciendo, el valor de sus acciones tiene el potencial de aumentar infinitamente, mucho después de que el creador del protocolo se haya desvanecido, de la misma manera que el valor de bitcoin ha crecido exponencialmente desde que su creador Satoshi Nakamoto desapareció.

Por otro lado, la inversión en tokens difícilmente es una victoria garantizada.

¿Cuáles son los riesgos de invertir en tokens?

Con el respaldo de los nuevos protocolos de blockchain, no hay garantía de que alguna vez encuentren un ajuste exitoso entre protocolo y mercado y puedan despegar como el ethereum, Stellar o incluso IOTA.

Los inversionistas de tokens también tienen menos supervisión y control sobre el desarrollo de los protocolos que respaldan.

Mientras que un VC puede dirigir las decisiones o la dirección de su cartera de productos, Outlier queda a merced de los desarrolladores y de la comunidad de código abierto que trabaja en el proyecto.

El riesgo final al que se enfrentan los cripto inversionistas profesionales es ser eliminados por completo de la historia de blockchain.

Actualmente, el valor agregado de Outlier radica en el desarrollo de ecosistemas, ya sea con conexiones con el mundo corporativo -Burke ayudó a Bosch a invertir en IOTA- en asesoría sobre fusiones y adquisiciones o en el próximo lanzamiento de la propia conferencia de desarrolladores de protocolos de Outlier.

Sin embargo, los últimos protocolos de Blockchain ya están trabajando para replicar y superar estas ofertas.

Cuando EOS obtuvo un récord de 4,000 mdd en ventas de sus tokens a principios de este año, invirtió 1,000 mdd en efectivo específicamente para el desarrollo de ecosistemas, adquisiciones y para apoyar conferencias de desarrolladores.

La pregunta que Burke y sus colegas pronto enfrentarán es si, con tantos fondos circulando, la inversión de riesgo aún puede agregar valor para las startups de criptografía.

 

Siguientes artículos

Siemens: piloto digital del internet industrial de las cosas
Por

Digitalización, automatización y machine learning forman parte relevante de la llamada cuarta revolución industrial, cuy...