La mayoría de los países en el mundo no estaban preparados para atender una contingencia como el Covid-19, asegura Francesca Colombo, directora de la División de Salud de la OCDE, incluido México, al que la pandemia lo sorprendió en medio de un proceso de reorganización del sistema salud.

Al participar en Foro Forbes, comentó que el sistema de salud mexicano tiene debilidades preexistentes, las cuales han estado por mucho tiempo, vinculado con la fragmentación, un alto nivel de gasto por cuenta propia del paciente y bajos niveles de protección social, que se ven agravados por la desigualdad y la informalidad.

La mayoría de los países claramente no estaban preparados, sin duda no estaban preparados para enfrentar una crisis de esta escala e impacto, esta es la realidad para países como México, pero también para países con sistemas de salud avanzados y con muchos recursos”, aseguró la representante de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).  

Y es que, opinó, en el caso de México hay importantes factores de riesgo que han destacado por muchos años, como la tasa de obesidad de la población, diabetes; además de la gente que se encuentra en situación de pobreza o condiciones que los hace vulnerables a los impactos del Covid-19.

Para Francesca Colombo, también la informalidad del mercado laboral hace más difícil para las personas que están en este sector recibir la protección que ellos necesitan en tiempos de crisis.

“Creo que México ha estado realmente, en alguna forma, atrapado por la pandemia justo en medio del proceso de reorganización del sistema de salud, que buscaba atender algunas debilidades preexistentes, eso significa que México tendrá un gran trabajo por hace en el futuro inmediato”, indicó.

En este sentido, dijo que el gobierno tiene el reto de mantener a la pandemia bajo control y asegurarse que la gente pueda estar protegida,  además de reconstruir la confianza sobre que existe una respuesta rápida, ya que esto hace que los sistemas de salud se vuelvan más resilientes a impactos inesperados.

Pero al mismo tiempo México tiene que abordar los problemas preexistentes dentro del sistema, asegurar que está mucho mejor preparado para posibles crisis en el futuro.

“Claramente debemos de mirar en retrospectiva para abordar algunas problemáticas derivadas de esa falta de preparación, la cual hemos visto en México, pero también hemos visto en muchos países; empezando, por ejemplo, en invertir más en planificación en sistemas de salud , mecanismos de respaldo para realizar las acciones correctas cuando exista una posible pandemia o cuando haya una posible emergencia de salud”.

Además consideró necesario mejorar los sistemas de supervisión, las inversiones en prevención de enfermedades, para asegurar que tenemos poblaciones más resilientes, que puedan estar mejor preparadas para enfrentar un impacto en materia de salud.

A la par de la inversión en personal del sector salud, ya que en el mundo existe un déficit de alrededor de 18 millones de profesionistas; incluso en sistemas de información, tenerla en tiempo real y facilitar innovaciones globales.

 

Siguientes artículos

reciclaje, re
Conoce Nestlé Re: vida útil después del primer uso
Por

Repensar, reciclar, reducir, reutilizar y recrear es el mensaje que da vida al primer traductor de basura inorgánica dis...