Pese a que México es percibido como un país golpeado por la violencia y el narcotráfico, el año pasado logró posicionarse en el listado de los 10 países que reciben más turistas. ¿Quién es la responsable?

 

Por Georgina Baltazar

PUBLICIDAD

En 2014, México volvió al lista­do de los 10 países que más turistas reciben en el mundo, después de una década de haber salido de ese ranking. La persona responsable de que el país recobrara la gloria perdida en materia turística es Claudia Ruiz Massieu, titular de la Secretaría de Turismo.

Aunque reconoce que el mundo laboral ha estado dominado por hombres, asegura que nunca se cuestionó que por ser mujer ten­dría que dejar sus sueños, metas y objetivos. “Ejerzo plenamente todos los días las atribuciones que tengo como secretaria y otras más que no tengo, pero que realizo para sumar y alinear esfuerzos dentro del gobierno federal. También es resultado de una acercamiento per­manente con el sector privado, los emprendedores y empresarios”.

La visión que ha tenido como secretaria es que el turismo tiene gran importancia estratégica en el desarrollo del país. En el aspecto meramente económico como la cuarta fuente generadora de divisas a nivel nacional, que representa 8.7% del PIB y el primer sector empleador de mujeres y jóvenes, donde la capacidad de generar en­cadenamientos productivos —desde lo local hasta lo global— permite que participen mujeres, hombres y jóvenes con distintas habilidades, aptitudes y formación académica.

 

Formación política

Claudia Ruiz Massieu considera que su carrera política se encuentra en el pico más alto de la curva: es secretaria de estado de una de las carteras más importantes para el país, la de turismo. Su carrera como funcionaria pública comenzó en 2003, al ser elegida diputada en el Congreso de la Unión. Entre 2006 y 2008 trabajó en la Procuraduría General de la República y en la Se­cretaría de Seguridad Pública (SSP).

Para las elecciones de 2012 con­tendió por un escaño en el Senado por su estado natal Guerrero, pero no lo obtuvo. Sin embargo, asumió el puesto de coordinadora de Dere­chos Humanos y Transparencia en el equipo de la transición presiden­cial del entonces presidente electo Enrique Peña Nieto. Y más tarde la designaron secretaria de Turismo.

Ruiz Massieu comparte que en su familia a todos desde niños se les inculcó que la superación y la trascendencia es algo personal que se construye a través del esfuerzo, del estudio, de la dedicación, del compromiso y de la responsabili­dad, independientemente de ser hombre o mujer. Esto explica su sólida for­mación académica: es abogada de formación y tiene una maestría en Políticas Públicas Comparadas por la Fa­cultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (flacso). Asimismo, es candidata a doctora en Derecho Público y Filosofía Ju­rídica por la Universidad Autóno­ma de Madrid.

Ruiz Massieu mira al sector tu­rístico de dos formas: como una herramienta de desarrollo económico, pero tam­bién de inclusión social. “Estamos enfocados a mantener nuestra com­petitividad internacional y nos llena de orgullo que hayamos podido construir estos resultados a partir de dos años y medio de trabajo. Hoy que estamos entre los 10 países más visitados del mundo, estamos centrados en generar estrategias de turismo social para que la gente que no tiene tantos medios pueda también viajar, conocer México, reencontrarse con su país, sentirse orgullosa de lo que somos y, a la vez, abrir su mente y crecer como persona”, explica.

Esta dualidad entre el enfoque económico y el enfoque social que está presente en la política pública, así como en las estrategias y en los programas de la dependencia, asegura la funcionaria, “va a marcar un antes y un después de la actual administración”.

Desde hace décadas que la fuerza estructural de México como turismo internacional está en los destinos de sol y playa, “donde cada vez más estamos viendo la necesi­dad de mantener esa competitivi­dad, pero también de incorporar nuevos atractivos y de renovar los destinos. Una de las apuestas que nosotros realizamos fue buscar crecer en otros segmentos que están teniendo un crecimiento importante y en donde México también tiene herramientas para ser competitivo, como el turismo ecológico, el cultural, el gastronó­mico o el médico”.

En los dos últimos años ha ocu­rrido un crecimiento consistente con base en una visión de inversión de recursos, construcción y políti­cas públicas junto con los gobier­nos locales y el empresariado para consolidar destinos con otro perfil, en paralelo a la promoción interna­cional en mercados específicos.

Esto “nos ha permitido lograr crecimiento en el segmento de tu­rismo cultural, turismo de aventura y turismo médico, por ejemplo, en más de 10 entidades federativas que han identificado potencial con las que estamos trabajando”, reflexiona.

La secretaria expresa: “La verdad es que la Secretaría de Turismo tiene uno de los objetivos más increíbles en el México del siglo xxi. A partir de lo que nos da orgullo, de todo lo que nos caracte­riza como mexicanos, de lo que nos da sentido de pertenencia, lo que es muy nuestro: paisajes, cultura, platillos, tradiciones, artesanías, cosmovisión. A partir de eso se puede generar desarrollo económi­co y también inclusión social”.

 

Role models

La abuela materna de Claudia Ruiz Massieu y todas sus herma­nas fueron maestras normalistas. Su madre estudió una carrera universitaria y ha trabajado desde joven. Su abuela paterna, María del Refugio Massieu, fue una escritora muy reconocida y pre­miada. La secretaria de Turismo creció en un entorno en el que las mujeres logran desarrollarse en el ámbito profesional. “No creo que mi familia haya privilegiado más a los hombres que a las mujeres. Al contrario”, subraya.

En el ámbito personal, como muchas otras mujeres profesionis­tas, Ruiz Massieu ha enfrentado el reto de equilibrar su crecimien­to laboral con el personal. “Soy madre y esto siempre representa un reto en la cotidianeidad. ¿Cómo ser al mismo tiempo una profesio­nista competitiva, comprometida, y una madre presente, cercana a sus hijos? Pero la verdad es que más que un reto en el sentido ne­gativo, es algo que enfrento todos los días con entusiasmo”.

Por ello, sugiere que para que cualquier profesionista sea exitoso y tenga mejores resultados, sea hombre o mujer, debe tener una vida personal equilibrada y que le brinde satisfacción.

“Y entonces es importante estar presente en los momentos impor­tantes, pero también lograr que los hijos aprendan a ver esta parte de la complementariedad profesional y personal como algo positivo, algo que nutre a la propia familia”, con­cluye la funcionaria.

 

Siguientes artículos

Grecia solicita nueva línea de crédito al FMI
Por

Grecia debe iniciar conversaciones con los prestamistas de la Unión Europea y el FMI sobre un nuevo paquete de rescate.