El sistema de salud en México enfrenta múltiples retos para atender enfermedades crónicas en la población mexicana. Una de ellas es el cáncer de mama. Anualmente, se detectan más de 11,000 casos nuevos de mujeres con este padecimiento y datos recientes señalan que el fallecimiento por causa de esta enfermedad representa el 32% del total de muertes a nivel nacional.

Fundación Alma es una organización que nació de la experiencia directa de haber vivido de cerca la enfermedad. Rina Gitler, directora y fundadora de la fundación, relata que debió enfrentar el cáncer de mama cuando le realizaron una mastectomía bilateral luego de ser diagnosticada con el padecimiento.

Para su fortuna en primera instancia y posteriormente para miles de mujeres, logró recuperarse y a partir de ese momento comenzó su lucha contra el cáncer de mama. Una vez recuperada, cerró su consultorio particular para iniciar su cruzada con la bandera de “medicina social”. Rina es médico general y estudio un posgrado de medicina estética en la Universidad de Miami y una especialidad de reconstrucción en la Universidad de Tel Aviv.

Al principio comencé a recabar fondos a través del deporte mediante mis dos ascensos al Kilimanyaro y más recientemente con mi caminata por el Campo Base en el Everest. Actualmente, nuestros principales donantes son Farmacias Benavides, Atún Dolores, Monte Pio, y recientemente, Pepsico y Home Depot se sumaron con nosotros, menciona Rina Gitler.

Fundación Alma ha ayudado a cerca de 500 mujeres en la reconstrucción estética de seno cuando les ha sido extirpado a causa de la enfermedad y ha apoyado a 5,000 pacientes con la donación de prótesis a aquellas mujeres que no pueden someterse a una cirugía reconstructiva.

“Mediante nuestro banco de donación externa, hemos logrado apoyar a aquellas mujeres que por su edad no desean someterse a la cirugía de reconstrucción o no son candidatas para ella”, dice Rina Gitler.

Te puede interesar: Watson ya ayuda a hacer análisis de ADN para combatir al cáncer

Fundación Alma aporta la mano de obra compuesta de una red de 14 cirujanos certificados por la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica y los medicamentos de alta especialidad que se requieren en cada cirugía, mientras que los gobiernos de las entidades con los que trabaja la fundación aportan hospitales, quirófanos, medicamentos básicos, anestesiólogos y el personal de enfermería.

Las cirugías de reconstrucción tienen un costo individual de entre 40,000 y 50,000 pesos por cada una de las mujeres atendidas, por lo que para muchas mujeres ha sido invaluable el apoyo de la fundación y sus donantes, señala Rina Gitler.

Pero el programa estrella de Fundación Alma es la prueba genética que realiza junto con la UNAM para detectar cáncer de mama. Ambas instituciones, están aplicando la prueba únicamente a mujeres con antecedentes cancerígenos familiares.

Es un programa pionero en el que se realiza un tamiz de 143 genes de diferentes tipos de cáncer relacionados a su vez con el cáncer de mama y que se ejecuta a través de una prueba de sangre. En estos momentos es el test más avanzado en Latinoamérica para esta enfermedad. Hasta el momento, se han realizado pruebas a 300 mujeres en los estados de Guerrero, Colima y Estado de México, en esta última entidad se detectó la prevalencia de cinco genes en mujeres que fueron diagnosticadas con esta enfermedad.

Cada prueba tiene un costo aproximado de entre 5,000 y 6,000 dólares por lo que la detección de los cinco genes prevalentes en el Estado de México, ayuda a enfocar en ese grupo las pruebas y con ello disminuir en 25% el costo para realizarlas, comentó Rina Gitler.

El libro El Brasier de Mamá es otro de los programas de Fundación Alma que sea convertido en una herramienta y estandarte para la educación de las niñas de quinto grado de primaria. El objetivo es que las niñas de doce años, inicien su autoexploración a edad temprana y además promover esa cultura entre las mujeres adultas que comienzan a autoexplorarse en edad madura. Hasta el momento, se han repartido más de 400,000 copias del libro a través de campañas en las escuelas primarias del país.

Para Rina Gitler, la exploración no previene el cáncer de mama, solo permite hacer un diagnóstico oportuno, por ello exhorta a las autoridades del gobierno a reenfocar los recursos que destina para la realización de mastografías que efectúan a mujeres mayores de 40 años. La única forma de prevenir el cáncer de mama es haciendo la prueba genética que aplica junto con la UNAM, pues se sabe que el 30% de los casos, son de origen genético.

Uno de los principales obstáculos que enfrenta Fundación Alma es la recaudación de fondos para realizar el mayor número de pruebas genéticas posibles, no obstante, hasta el momento no se ha tenido suerte pese a que la organización está registrada como institución de investigación ante el Conacyt.

A partir de 2017, firmamos convenios con las empresas donantes para destinar 10% de lo recaudado para realizar pruebas genéticas y de investigación menciona Rina Gitler.

La directora de la Fundación Alma le ha ganado ya algunas batallas al cáncer de mama, pero reconoce que unos de sus principales retos es cambiar la manera en que los gobiernos están encausando los esfuerzos para atender este padecimiento y junto con ello, llegar con su libro El Brasier de Mamá a todos los rincones del país, con el objetivo de convertirlo en una lectura obligatoria a nivel primaria.

 

Siguientes artículos

¿Cuánto cuesta la paridad de género en México?
Por

Si México alcanzara los estándares de paridad de género de los países que mejoran más rápidamente en la región, se podrí...