La directora general de Virgin Mobile asegura a Forbes México que viene a superar lo hecho por la empresa en Chile y Colombia, para ser referente en la región.

 

“No solamente juegues el juego, sino cambia las reglas del juego.” Ésa es la frase de bienvenida dentro de las oficinas de Virgin Mobile en el Distrito Federal. Todos los jóvenes que laboran ahí se inspiran diariamente con esas palabras, pero hay una mujer que no sólo cree en ellas como una forma de inspiración, sino que visualiza una estrategia para crecer en el mercado de la telefonía móvil, que domina actualmente Telcel. Su nombre es Cecilia Vega y es directora general de Virgin Mobile México.

La compañía de telecomunicaciones, propiedad del empresario inglés Richard Branson,  inició la semana pasada sus operaciones en México, con la meta de alcanzar en un año un millón de usuarios en la telefonía móvil de prepago y conquistar entre 3 y 5% de participación del mercado nacional.

PUBLICIDAD

El plan para seducir a los usuarios consiste en ofertar el pago por segundo en llamadas nacionales, así como a Estados Unidos y Canadá, además de ofrecer saldos ilimitados, es decir, tiempo aire que no se congela en un plazo específico.

Sin embargo, el reto no es nada fácil en un terreno dominado por gigantes. Actualmente, Telcel cuenta con 70.6% de participación de mercado, seguida por Movistar, con 18.7%, y Iusacell, con 7.1%, mientras que los porcentajes restantes se distribuyen en Nextel y Maxcom, de acuerdo con datos de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

La experiencia de Virgin Mobile en países como Chile y Colombia anima los planes de Cecilia Vega para lograr un crecimiento acelerado en el número de usuarios y el posicionamiento de marca, que pueden convertir a la empresa en México en la joya de la corona del corporativo en Latinoamérica, a pesar de la competencia que existe.

“Creo que ningún operador tiene la agilidad de moverse rápido, ya que nosotros no somos un elefante, sino una estructura muy ligera, muy comprometida y muy integrada”, asegura la directiva, quien quiere cambiar las reglas de la telefonía móvil en México.

 

El plan

A principios de marzo, Cecilia Vega recibió una llamada que cambió el rumbo de sus planes profesionales. Virgin Mobile le propuso convertirse en el capitán de la empresa en México.

Su paso por compañías como American Express, Motorola y MetLife hicieron que aceptara el reto de escribir una nueva página en su historia y de las telecomunicaciones en México.

“En este sector, particularmente, hay más áreas de oportunidad, porque claramente la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) nos ha comentado que la mayoría de las quejas vienen del sector de telecomunicaciones, y eso nos da una oportunidad inmensa”, dice Vega.

Con una inversión de 45 millones de dólares, Virgin Mobile se convirtió en la primera compañía en el país que funciona bajo un modelo de Operador Móvil Virtual, arrendando la infraestructura de telecomunicaciones de Telefónica Móvil.

La empresa ya cuenta con la experiencia operativa que ha obtenido en Chile y Colombia, países de la región en los que ofrece sus servicios desde hace más de un año y que demuestran el potencial que podría tener en México.

Colombia representa el mayor despegue que la empresa ha tenido en Latinoamérica, y en este momento se encuentra por alcanzar el millón de clientes, en que la propuesta de pagos por segundo en las llamadas se ha convertido en el eje de su éxito.

“Hoy, Colombia tiene una presencia de marca muy diferenciada frente al resto de los operadores. De eso tiene que aprender México: cómo diferenciarnos en experiencia de la marca Virgin que nos ha dado mucho y que ha logrado posicionarse entre los jugadores grandes con tan sólo un año de operación”, asegura sonriente Cecilia.

La empresa centra su atención en atraer a clientes de entre 18 y 35 años de edad, segmento de la población al que le apuesta porque en los próximos años tendrá rápido crecimiento dada su adaptación a los productos del sector de telecomunicaciones.

Cecilia asegura que en esta semana de operación del negocio en México ya suman cientos de clientes que pronto les permitirán alcanzar los primeros 1,000 usuarios.

 

Las reglas del juego

Para Cecilia, la reforma del sector telecomunicaciones es un factor que impulsa su negocio y que con su ley secundaria permitirá acrecentar las oportunidades del nuevo jugador en la República Mexicana.

“La política de desbloqueos que se ha impuesto al dominante es una cuestión fabulosa que yo creo que se irá incrementando más, porque la gente irá entendiendo que el desbloqueo es una cuestión justa y limpia”, dice Vega.

Sin embargo considera que aún hacen falta un marco regulatorio específico para los operadores móviles virtuales que detalle temas como el establecimiento de numeraciones propias, derechos a establecer cuestiones de interconexión directa, y participación en los procesos de portabilidad como cualquier otro operador, ya que actualmente se oferta a través de terceros.

“Estaremos mirando la siguiente fase para que en México se genere una competencia real, mucho mejor para el consumidor final”, dice.

Cecilia Vega confía en que el servicio que oferta y los cambios regulatorios conviertan a México en territorio Virgin, y asegura no tener prisa en lograr poner el juego de las telecomunicaciones a su favor. “Éste es un sector que históricamente ha sido complejo y no muy transparente al usuario final, y yo creo que México merece una mejor opción. Eso es lo que queremos ser aquí.”

 

Siguientes artículos

Efectivo, ‘el rey’ entre los jóvenes
Por

95% de los jóvenes entre 15 y 29 años prefiere usar efectivo como medio de pago. Nueve de cada 10 no tiene un ahorro par...