¿Cómo competir en una industria que vale 39,600 millones de dólares y mueve 22.2 millones de pasajeros anuales? La respuesta de Royal Caribbean, la empresa de cruceros de lujo más grande del mundo, es simple: innovación. Así lo demuestra en su más reciente nave, Quantum of the Seas. Conócela aquí.

 

Volar en un simulador de paracaidismo, tomar fotos desde una cápsula de cristal que gira sobre el mar, beber un coctel preparado por brazos robóticos, patinar sobre ruedas, hacer de trapecista en una escuela de circo, ver Mamma Mia en el teatro, asomarte al balcón virtual desde tu camarote…

Éstas son algunas de las actividades que ofrece Quantum of the Seas, el nuevo crucero de Royal Caribbean, el grupo global más poderoso en el mercado de cruceros, con 16.7% de los pasajeros y 14.2% de los ingresos de la industria a nivel mundial, según el Cruise Market Watch.

PUBLICIDAD

Competir en este sector no es nada fácil. El turismo de cruceros es uno de los que ha demostrado mayor dinamismo en las últimas décadas, con altas tasas de crecimiento: en los años setenta, según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), apenas medio millón de personas elegía un buque para pasar sus vacaciones. En 2004, el número de turistas de cruceros en todo el mundo llegó a los 13 millones, y el año pasado movió a 22.2 millones de pasajeros y generó un valor de mercado de 39,600 millones de dólares.

“La innovación es el elemento clave para competir en el mercado de cruceros”, dice en entrevista André Pousada, director general de Royal Caribbean México.

El resultado de esta estrategia es contundente: en el año fiscal 2013, Royal Caribbean Cruises Ltd., que cotiza en las bolsas de Valores de Nueva York (NYSE) y de Oslo (OSE), reportó una utilidad neta de 530.6 millones de dólares.Royal Caribbean, fundada en 1969, hoy tiene 21 naves, con capacidad para alojar a 59,882 pasajeros. Sus barcos viajan por Alaska, Asia, Australia, Nueva Zelanda, Dubai, Bahamas, Bermuda, Canadá, Nueva Inglaterra, el Caribe, Europa, Hawaii, México, el Canal de Panamá y Sudamérica.

El nuevo integrante de su familia, Quantum of the Seas, cuya construcción y diseño costó 2,000 millones de dólares, está considerado el primer barco inteligente del mundo, con conexión a Internet inalámbrica de alta velocidad las 24 horas, control del equipaje con smartphones, gestión de actividades a través de una app, check in y concierge electrónicos, además de diversas actividades futuristas de entretenimiento, con uso de tecnología de punta.

Se trata del tercer barco más grande del mundo, según Daily Mail, después de Allure of the Seas y Oasis of the Seas.

Con 24 años de carrera en la industria de cruceros, André Pousada dice que nunca había visto nada igual. “Este barco es una innovación en sí misma, es un nuevo concepto en cruceros.”

Richard D. Fain, presidente y CEO de Royal Caribbean Cruises Ltd., dice: “No es sólo la forma en que viajas, es la experiencia de principio a fin. Con Quantum estamos dando el poder a nuestros clientes de personalizar todos los aspectos de su viaje, proporcionándoles un nivel sin precedentes de libertad y flexibilidad.”

RCI_QN-NorthStarF

Ciudad sobre el mar

Puerto de Cape Liberty, Nueva Jersey. Es el mediodía del 16 de noviembre de 2014, pero el clima está muy cerca de los cero grados centígrados y obliga a todos a usar abrigos, guantes y bufandas. Periodistas de todo el mundo e invitados especiales, como artistas, empresarios y personalidades del mundo del arte y la moda, abordan el Quantum of the Seas, una ciudad flotante de 348 metros de largo y 41 de ancho, con 2,090 camarotes, 18 cubiertas, 16 elevadores para huéspedes y capacidad para 4,180 viajeros, más 1,500 miembros de la tripulación.

El check in en el barco es muy sencillo; se puede hacer por Internet días o semanas antes para evitar filas. Una vez a bordo, el concepto Dynamic Concierge te ayuda a facilitar tu estancia, pues una pulsera electrónica, que contiene toda tu información ligada a tu tarjeta de crédito, permite abrir tu camarote, hacer compras y registrarte para los eventos a bordo.

Este barco inteligente usa la innovación en beneficio del medio ambiente, dice André Pousada. Por ejemplo, utiliza sólo focos led para menor consumo de energía, y su diseño permite gastar menos combustible al navegar.

Una vez en altamar, es hora de la diversión. Quantum of the Seas tiene actividades para todos los gustos. Para quienes prefieren opciones tranquilas están el spa, el gimnasio, los jacuzzis, albercas, una pantalla gigante de 20 metros cuadrados al aire libre junto a la piscina, o puedes comer y beber en cualquiera de sus 19 restaurantes o ir de compras a sus lujosas tiendas de ropa, relojes y joyas, donde podrás encontrar productos de marcas como Cartier, Kiehl, Bvlgari y Hublot.

Para los amantes de la adrenalina y de emociones más fuertes, Quantum tiene una gran variedad de actividades: simulador de surf en la cubierta principal, una pared para escalar de 9.1 metros de alto, autos chocones, un casino, cancha de basquetbol, patinaje sobre ruedas, entre muchas más.

Aquí te damos sólo algunas de las opciones de todo lo que puedes vivir (sin aburrirte un segundo) en este crucero:

  • Experiencia DreamWorks. Puedes ver desde películas en 3D hasta espectáculos de patinaje sobre hielo y acuáticos, todos basados en personajes de las películas de DreamWorks.
  • SeaPlex. Es una sala multinivel con capacidad para 540 huéspedes, que te permite tener vistas panorámicas al mar de 270 grados, a través de vastas paredes de cristal de piso a techo que abarcan casi tres cubiertas.
  • Two70. Es un espacio activo en el interior del barco, que te ofrece experiencias como carros chocones, una escuela de circo con trapecio volador y patinaje sobre ruedas.
  • Music Hall. Es un lugar de música en vivo, donde puedes disfrutar de cantantes, DJs, bebidas y mesas de billar. Tiene capacidad para 559 personas.
  • Royal Theater. Es el teatro principal. Cuenta con tecnología de punta y asientos para 1,300 invitados. El espectáculo de temporada es el musical Mamma Mia, con decenas de actores, cantantes y bailarines en escena, acompañados de un grupo musical en vivo.
  • Ripcord por iFLY. Es una experiencia de paracaidismo en el mar. No importa si eres experimentado o novato, podrás vivir la emoción del paracaidismo en un entorno seguro y controlado.
  • North Star. Es una cápsula de vidrio con forma de joya que se eleva lentamente a más de 90 metros en el aire y te lleva a un viaje sobre el mar con vistas de 360 grados, donde podrás tomar las mejores fotos.
  • Bionic Bar. ¿Robots bartenders? Sí. En este bar, dos brazos robots gemelos mezclan y te sirven tus bebidas preferidas. Estos robots toman tu orden a través de iPads colocados en las mesas del bar y así comienza el espectáculo tecnológico.
RCI_QN-FlowRiderF1

Sin vientos ni tormentas

El Quantum of the Seas navega a 22 nudos de velocidad de crucero. Sus cuatro hélices de proa, con 4,694 caballos de fuerza cada uno, le permiten ir a cualquier lugar del mundo. El barco viajará por América y el Caribe hasta abril, y después irá a China, donde comenzará su recorrido en mayo. “China es un mercado que está en gran crecimiento para nuestra compañía”, dice Pousada.

La razón de este desplazamiento es simple: “Después de abril, cuando comience el verano, cuando todos los barcos van al Caribe, Quantum of the Seas irá a China, porque allá está la oportunidad de negocio y de crecimiento para alcanzar buenas cifras en la compañía.”

Ningún viento, ninguna tormenta parecen frenar la marcha de Royal Caribbean. La volatilidad de los mercados financieros y las diversas crisis económicas que se viven alrededor del mundo, incluyendo a México, no detendrán la inversión de la compañía en nuevos cruceros.

En abril de este año se inaugurará otro Quantum of the Seas, gemelo de este barco, cuya base de operaciones será Inglaterra. Además, según Cruise Market Watch, en junio nacerá otro barco de la empresa, Anthem of the Seas, con capacidad para 4,180 pasajeros. En agosto de 2016 zarpará Oasis III, que transportará hasta 5,400 viajeros.

Para André Pousada, director de Royal Caribbean en México, el futuro de la empresa y de la industria de cruceros está en una sola palabra: la innovación. “En cuatro años más seguramente estaremos hablando de innovación otra vez, con un nuevo barco.”

RCI_QN-BionicBarF

 

Siguientes artículos

El cigarrillo electrónico, ¿solución o problema?
Por

Hay varios tratamientos médicos y conductuales aprobados por la OMS para dejar de fumar. El cigarrillo electrónico o e-c...