La llegada de la Navidad ilusiona por igual a chicos y grandes, y quizás algunos de los más entusiastas son los niños, que esperan con ansias sus muñecas, carritos o peluches. Y como ellos, los encargados de fabricar juguetes se llenan de ilusión de saber que su mercado seguirá vigente.

Sin embargo, para este 2019, los productores de juguetes se mantienen escépticos ante un crecimiento muy similar al de la economía en general, aunque no pierden el optimismo.

“Ha sido un año difícil para todos en general. Nuestro pronóstico de crecimiento en general era de alrededor de 4.5 o 5 %; quizás estaremos entre 1.5 y si nos va bien llegaríamos a 2% de crecimiento”, adelantó Miguel Ángel Martín, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju).

TAMBIÉN LEE: Venta de juguetes crecerá en México, pero no lo esperado

En entrevista con Forbes México, el directivo destacó que los juguetes tradicionales se mantienen con un ritmo lento, mientras que aquellos elaborados a base de tecnología cuentan con un crecimiento a doble dígito en el mercado global.

México es el tercer país que fabrica más juguetes en el planeta, sólo detrás de China y Brasil, en un mercado que se estima alcanzó el valor de 90,000 millones de dólares en 2018. El principal consumidor es Estados Unidos, que concentra casi una tercera parte del total. Mientras que en México, este sector alcanza un valor de hasta 2,850 mdd.

“Con este crecimiento estamos pensando en llegar a los 2,850, cercano a los 2,900 mdd si cierra con mayor intensidad”, estimó para el periodo del 10 de enero de 2019 a 10 de enero de 2020.

De acuerdo con Euromonitor, el mercado mexicano es liderado por las firmas transnacionales Mattel y Hasbro con cerca del 40% del mercado, mientras el resto del mercado se reparte entre múltiples fabricantes locales, como Mi Alegría, Apache, Salver.

En su reporte del mercado para 2019, la consultora anticipó que este sector se mantendría con un desempeño plano, mientras el sector de videojuegos sería su mayor impulsor.

Sin embargo, los industriales se mantienen optimistas. Para Hasbro, la época navideña, la de mayor cantidad de ventas para esta industria con casi 60% del total anual, viene emparejada con dos detonadores de sus ventas, gracias a estrenos de películas taquilleras hacia los últimos meses de 2019.

Ello aunado a que con datos a noviembre, reportan un crecimiento interanual de 8%, por encima del 5% estimado por ellos para el promedio de la industria.

“Primero, es una buena señal que garantiza y que empieza a dar indicios de que las propiedades que tenemos nosotros son muy fuertes: las dos más importantes son Frozen 2 y Episodio 9 de Star Wars, esos se van a convertir en picos importantes para Hasbro”, explicó Luis Martínez, director de Marketing de Hasbro México.

El estreno de películas como Avengers: Endgame y Toy Story 4 a mediados de 2019, ambas propiedades de entretenimiento de la juguetera, permitieron que sus productos relacionados cobraran revuelo durante el verano y prevén que mantendrán su presencia al pie de los árboles navideños durante esta temporada.

Desaceleración no detiene a los juguetes

Aunque la economía mexicana en particular y la global en general han mostrado señales de desaceleración y estancamiento, y a pesar de que el precio de los productos se elevó alrededor de 8% en relación con 2018, el sector de juguetes no cesa su crecimiento, y ello se ve reflejado no solo el valor de las ventas sino en el número de unidades vendidas.

“Esto no ha hecho que la gente compre menos. Estamos comprando 1% más en unidades. Si lo comparamos con la economía, que estamos prácticamente en 0% y en algunos momentos estamos decreciendo, me parece que es algo bueno; sin embargo, sí vemos que la categoría ha comenzado a desacelerarse que es algo que está pasando en el país”, explicó Ismael Mata, director de desarrollo para la industria de juguetes, videojuegos y ropa deportiva de la consultora NPD.

No obstante, la categoría de juguetes ofrece ventajas para el consumidor pues maneja muchos descuentos y promociones, detalló, lo que ha impactado a cerca del 12% de los productos ofertados. El precio promedio de los juguetes en el país es de 120 pesos; sin embargo, los nuevos lanzamientos tienen un precio medio casi 60% mayor, de 190 pesos.

El estancamiento de la economía mexicana ha afectado a diversos sectores, pero el consumo de juguetes, especialmente para las fiestas de fin de año, parece que no parará.

En una encuesta elaborada por Deloitte en Estados Unidos, la consultora encontró que de cara a la temporada navideña las familias consideraban necesario reducir los gastos y ahorrar, a la par que el regalo predilecto para estas fiestas sería la ropa, seguido de las tarjetas y certificados de regalo y los juguetes.

No obstante que el escenario es similar en México, estas condiciones parece que no impactarán en los regalos que Santa Claus y los Reyes Magos entreguen este año.

“Los juguetes parece que es una categoría que no es de las primeras en ser sacrificadas cuando cambia la confianza del consumidor; los papás siempre van a hacer su mejor esfuerzo para comprar juguetes para los niños, la temporada de Navidad y Reyes Magos es muy importante”, contrastó Erick Calvillo, socio líder de la Industria del Consumo de la consultora.

Para Ismael Mata, director de desarrollo para la industria de juguetes, videojuegos y ropa deportiva de la consultora NPD, el sector juguetero mantendrá un crecimiento, aunque el entorno económico se haya estancado en el país.

Si bien los juguetes no son un producto de primera necesidad, se tratan de objetos para ocasiones especiales que muchos padres y madres obsequian a sus hijos a manera de recompensa, y es más fácil prescindir de otras compras si no son urgentes, consideró.

“La parte del juguete es muy diferente porque el mexicano le va a seguir regalando juguetes a sus niños en ciertos momentos especiales: cumpleaños, Día del Niño, Navidad o Reyes o algún momento importante o trascendental en su vida en el transcurso de un año. No creo que la categoría sufra, va a disminuir la frecuencia con que se compran los juguetes pero yo creo que va a tener un crecimiento positivo el próximo año”, vaticinó.

 

Siguientes artículos

Contaminacion
Semarnat pone a prueba el ADN verde de las empresas
Por

La Semarnat busca un nuevo mercado de emisiones para disminuir huella de CO2, pero los industriales quieren congruencia