En estos últimos meses, el sector educativo ha pasado por una gran transformación a causa de la pandemia, por lo que la adopción e implementación de tecnología tuvo una aceleración considerable. En este contexto, soluciones como la nube son fundamentales para el almacenamiento de datos de las instituciones educativas,pero también para apoyar la labor educativa de los profesores, coincieron expertos de Lenovo, Google, nivelA y la UPAEP.

Si bien es cierto que estas herramientas digitales ya eran utilizadas por algunas escuelas, a raíz de la contingencia, muchas instituciones tuvieron que mudar su sistema educativo a un ecosistema completamente digital, además de capacitar a sus docentes, a su personal y a sus estudiantes para crear estos espacios de manera acelerada. 

“Este ambiente de aprendizaje lo puedes tener de manera presencial pero ahora más que nunca hace sentido que tenga mucha flexibilidad y que pueda funcionar de manera presencial y virtual”, señaló Alejandro Almazán, gerente de Google Educación para LATAM, durante la Tech Future Educación basada en cloud. 

Esta transformación digital ha llevado a que surjan nuevas necesidades para el sector educativo ya que, aunque progresivamente los estudiantes regresen a las aulas, la parte digital seguirá estando presente en las escuelas. Juan De Luca, CEO de nivelA, menciona que “los profesores necesitan metodologías activas, necesitan saber qué herramientas en la nube son confiables y cuales son escalables”. 

Dijo que la nube ofrece ventajas para la educación a distancia para fortalecer y complementar el proceso educativo, ya que permite almacenar y respaldar los diferentes contenidos que se vayan generando. 

Samir Estefan, gerente de Lenovo Educación para América Latina, explicó que el objetivo es transformar el salón de clase y garantizar que la experiencia virtual de un estudiante sea similar a la presencial; ese va a ser el reto en los próximos años en cuanto a infraestructura. Agregó que al utilizar la nube existe un respaldo, por lo que los dispositivos ya no requieren procesadores tan robustos, lo que implica un ahorro en el costo de los equipos. 

Para instituciones como la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), la transformación inició desde 2016, cuando decidieron cambiar su modelo educativo. La decisión, en ese momento, era si enseñaban o no con ayuda de la tecnología, ya que esto implicaba un cambio de mindset en la organización. 

Finalmente, decidieron apostar por ella, colocándola como una herramienta de ayuda y no como la base del aprendizaje, “la tecnología no sustituye a la pedagogía, lejos de sustituirla la impulsa”, comentó Esteban Oliva, coordinador del proyecto de Tecnología Educativa de la UPAEP.

El futuro de la educación

De todos los proyectos que se hacen a nivel mundial, las chromebooks (ordenadores portátiles que utilizan el sistema operativo Chrome OS de Google) son líderes en utilización de hardware en el sector educativo, dijo  Alejandro Almazán, gerente de Google Educación para LATAM.

En el caso de México, hay un pequeño desfase, pero el experto consideró que habrá un mayor uso de chromebooks a futuro, gracias a las ventajas que ofrecen, como un balance entre el dispositivo y la nube. “El futuro de la educación estará basado cada vez más en datos, en analíticos, que van a permitir contexttualizar aún más el proceso de aprendizaje para maximizar la experiencia de los alumnos”.

En el caso del hardware, Samir Estefan, gerente de Lenovo Educación para América Latina, dijo que actualmente están trabajando en el desarrollo de dispositivos intermedios entre la nube y los sensores. “Esos dispositivos lo que hacen es procesar la información, filtrarla y curarla para que llegue más limpia a la nube, y la analítica sea más coherente”.

También están trabajando en soluciones de realidad virtual, gracias a las ventajas que ofrecen. “El tener experiencias inmersivas permiten retener el conocimiento a un

 

Siguientes artículos

Tesla abre nuevos centros de investigación y datos en China
Por

Tesla abrió su primer centro de desarrollo de automóviles fuera de Estados Unidos y su centro de datos local, conforme a...