En el pasado juego de la selección nacional de futbol en el Estadio Azteca, al final del mismo y con unas camisetas que decían ´nos vamos al mundial’ los jugadores celebraron en una fiesta privada en el centro de la cancha un pase descafeinado y sin emoción y futbol al mundial de Rusia. Ignorantes del público que incomprensiblemente ocupó una gran parte del estadio, la imagen es una vez más la confirmación del desprecio, ya no ignorancia, que el público, el volumen de personas juntas que siguen un evento, recibe de las fuentes de información, entretenimiento, servicio, o gobierno en México.

En el mismo lapso en que la aburrida selección nacional -imposible ocultar la falta de convocatoria de los juegos de la selección- ignora en su celebración al público, el presidente afirma que ‘la sociedad no debe hablar tanto de corrupción’ de acuerdo con nota publicada por el New York Times el pasado 30 de agosto, al día siguiente un grupo de panistas identificados con Felipe Calderón y Margarita Zavala desestabilizan el Congreso al traicionar a su grupo parlamentario. El ex gobernador de Veracruz termina su farsante huelga de hambre -previsible desenlace en un evento que requiere valor y convicción para llegar a sus últimas consecuencias, principios notoriamente inexistentes en el código de vida de la clase política-. Morena anuncia que una encuesta, de la que inicialmente se niega a dar mayores detalles, da como precandidata a la gubernatura de la CDMX a Claudia Sheinbaum incomodando la presencia de Ricardo Monreal, actual delegado de la Delegación Cuauhtémoc, en el partido de AMLO. Grupo Radio Centro es castigado con el congelamiento de 32 millones de dólares por un litigio de años con José Gutiérrez Vivo -el mismo grupo radiofónico cuyo presidente ganó una licitación de canal nacional de TV que no pagó, pero que no le impidió entrar en otra licitación para ganar ahora canales de cobertura local-. El presidente entrega, sin ningún incidente informativo, al Congreso su Quinto Informe de Gobierno, se forma un Frente Amplio con los partidos PRD, PAN y MC y se descubre que el procurador general de la Repuública tiene un Ferrari registrado en un domicilio falso en Morelos, lo que en términos legales -que no debe desconocer- es un delito.

El común denominador de toda esta información, desde el futbol hasta el Ferrari, es la ausencia total de consideración, respeto, o cuando menos cuidado de la opinión pública, exhibiendo, al contrario, un desprecio a cualquier reacción u observación del ‘respetable’. Envueltos en discusiones sectarias, el establishment nacional sufre también ya de la descomposición orgánica que ha atacado al país en el frente del crimen organizado. Con el argumento de ‘se matan entre ellos’ que quiso esconder el aumento en índices de violencia y criminalidad desde el año 2012, y cuya política de aniquilación de los líderes de los carteles sólo atomizó en grupos cada vez más pequeños e incontrolables y en guerra por el control de las organizaciones delincuenciales, la violencia que ha penetrado todos los estilos de vida de la población afectando nuestras vidas cotidianas, ha llegado ya, bajo el mismo principio de ‘mátense entre ellos’ a las instituciones privadas y públicas del país incrementando el nivel de secuestro masivo que significa la total falta de atención y consideración a la población civil que más allá de ser espectadora pasiva sin voz ni voto, es arrastrada en el torbellino de decadencia limitando, con el desprecio que hemos mencionado anteriormente, su posible participación en la vida pública, a la contraprestación económica, en tiempos electorales, que significa la entrega de su voto a cambio de un futuro que no llegará nunca, y en tiempos no electorales, a la promesa de un lugar en el ejército burocrático, tierra prometida de solvencia de vida a la que aspira la gran dividida opinión pública.

La parte más preocupante de este desprecio a la opinión pública que reflejan las declaraciones presidenciales, o la falta total de cuidado de parte del procurador al registrar su coche, o las declaraciones amañadas de los congresistas calderonistas haciendo constar ‘pública e indeclinablemente’ su intención de voto en contra no del pase automático del procurador a fiscal general, sino de las propuestas al artículo décimo sexto transitorio, son los dejos de despotismo con aires de ilustración que proyectan un deslinde conceptual absoluto de las responsabilidades y obligaciones de un poder dado por la población, no heredado o designado por razones divinas o familiares. Declaraciones de presidente, congresistas, delegados, miembros de partidos políticos, empresarios, o futbolistas equivocadamente encumbrados -Cuauhtémoc Blanco diciendo que piensa en ir por la gubernatura de Morelos- dejan ver un fenómeno oligárquico de alto riesgo.

PUBLICIDAD

De abajo para arriba, recientemente ha habido una ola de asesinatos de presidentes municipales y trabajadores de poblaciones modestas en todo el país, al mismo tiempo se ha reproducido el fenómeno de linchamiento en diversas zonas de la Republica en contra de delincuentes comunes, dando cuenta, para quien lo sepa entender, del uso de la propia fuerza ante la ausencia de soluciones y compromiso de esa oligarquía y del ejemplo de ‘mátense entre ellos’ que el desbordado interés por el poder, que está destruyendo la esencia de nuestras instituciones de gobernabilidad, está dando.

La pésima calidad de selección nacional, el poco cuidado en las declaraciones presidenciales, el secuestro de posiciones clave en el Congreso en contra de las posturas partidistas, la homologación en contenidos informativos y noticiosos que impiden la creación de juicios personales alternativos, la certidumbre de un poder dado ‘por la gracia de dios’, la ausencia de responsabilidad ejecutiva y/o castigo a los abusos burocráticos, el estiramiento de la liga de desprecio por el público.

Con Gustavo Cerati en la memoria: ‘estamos al borde de la cornisa, casi a punto de caer…’

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @lgsrock101

Facebook: Rock101

Página web: Rock101online.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Es hora de que Walmart de México tenga un CEO mexicano?
Por

La matriz estadounidense siempre prefirió capitanes foráneos para conducir el barco en nuestro país. El actual, Guilherm...