Cuando Dan Springer, el CEO Global de DocuSign,  y su equipo de trabajo vieron que en solo dos meses entrados en la pandemia habían alcanzado los pronósticos de infraestructura que habían hecho para todo el 2020 sabían que la empresa tenía un nuevo reto: soportar la demanda de un planeta entero que tenía la necesidad de firmar contratos, documentos o validar papeles oficiales pero sin ningún tipo contacto físico. 

“Crecimos en un 50% en ventas, a pesar de que nos hicimos más grandes en tamaño como firma, y para este año que viene esperamos alcanzar los 2,000 millones de dólares en Ingresos. Pero apenas estamos comenzando, somos empresa ya de tamaño razonable, sabemos que un crecimiento del 50%, es bastante inusual para que una empresa de nuestro tamaño y aunque sabemos que no tendremos ese porcentaje para este año, lo que es claro es que después de la pandemia, la gente no va a volver al papel”, dice Dan Springer, CEO de DocuSign en entrevista exclusiva con Forbes México.

Con casi 900,000 clientes en el mundo, de los cuales más de 300,000 llegaron en los últimos doces meses, Springer anunció la apertura oficial de la compañía en México con una operación “relativamente pequeña” (alrededor de 20 personas) en la Ciudad de México.

Sigue la información de la tecnología en nuestra sección especializada

“Estamos comenzando poco a poco porque es algo nuevo. Para darte una idea de la magnitud de la oportunidad en toda América Latina, el volumen de nuestros clientes alcanza las decenas de miles, a nivel mundial tenemos casi 900,000 clientes y más del 80% de nuestros ingresos todavía se encuentran en los Estados Unidos, así que nuestra oportunidad de crecer en Europa, América Latina y Asia Pacífico es enorme”, dice Springer.

Además de aumentar su presencia en ventas, el objetivo de iniciar operaciones en México radica en intentar comprender mejor el marco legal del país a fin de elevar la cantidad de procesos, trámites y documentos que se puedan firmar de forma digital y con total validez.

“Estamos en el comienzo de este juego. Si usamos  la analogía del béisbol, literalmente estamos en la primera o segunda entrada del juego de la firma electrónica. Somos el jugador más grande del sector (de firma digital)  por mucho e incluso con eso tenemos menos del 5% de penetración a nivel mundial”, Dan Springer

“La diferencia fundamental que debe comprender es que hay dos marcos legales sobre los que trabajamos. Uno de ellos es el derecho consuetudinario y el otro es derecho civil. El primero proviene de la antigua Commonwealth británica y aplica en todos los países que solían ser parte del imperio de la Commonwealth británica, entre ellos (Estados Unidos). Y el otro marco es el del derecho o ley civil para entender mejor fuimos a Canadá, Australia, Japón, Francia, Brasil y ahora en México, no para entender de tecnología, sino para aprender del marco legal”, asegura.

Una bola de nieve

Fundada en 2003, de componentes de software de una solución de firma electrónica conocida como DocuTouch de NetUpdate, DocuSign ha sido una de esas empresas tecnológicas que durante más de una década subsistieron sin tanto éxito, pero cuyo éxito y crecimiento han ido en aumento a medida que usuarios y organizaciones comenzaron a digitalizarse.

Sin embargo, para 2010 la firma presumía que manejan casi el 73% del mercado de firmas electrónicas procesadas por un software como servicio, algo así como 80 millones de firmas digitales ya procesadas, en 2012 cerca del 90% de las 500 empresas más grandes del mundo utilizaban el producto eSign de la compañía. Un par de años después, la empresa fue seleccionada dentro del Top 5 en varias ocasiones en la lista de Forbes 100 Cloud, un ranking que enlista a las empresas privadas de cloud computing más valiosas del planeta y del cual ya no puede ser parte desde  2019, cuando DocuSign ejecutó su Oferta Pública Inicial.

Hoy la firma, cuyo software en sus inicios eran un programa de nicho, utilizado por algunos cuantos departamentos y para ciertos procesos, se ha convertido en una firma con ventas anuales de más de 1,453 millones de dólares, más de 6,000 empleados y una capitalización de mercado por arriba de los 45,000 millones de dólares.

Parte de su éxito es la capacidad de la  solución de firma digital de integrarse con algunos de los servicios o plataformas tecnológicas laborales como ERP, CRM, Software de documentos o suites de productividad en la nube de jugadores como SalesForce, Microsoft y Google. 

“Una de las cosas que más me preocupa es que dado nuestro éxito reciente, corremos el riesgo de convertirnos en lo que yo llamo una gran empresa en tamaño y no queremos convertirnos en una gran empresa. Queremos ser una empresa pequeña, flexible, que tenga muchos clientes e ingresos, pero que en su núcleo se sienta como algo familiar”,

Dan Springer CEO de Docusign

Para el CEO global ese crecimiento, al menos en clientes y usuarios, ya no tiene marcha atrás pues incluso con el impulso en digitalización que provocó la pandemia, el uso real de la firma digital apenas comienza.

“Estamos en el comienzo de este juego. Si usamos  la analogía del béisbol, literalmente estamos en la primera o segunda entrada del juego de la firma electrónica. Somos el jugador más grande del sector (de firma digital)  por mucho e incluso con eso tenemos menos del 5% de penetración a nivel mundial. Por eso mi competencia a vencer no son otras empresas de tecnología con soluciones de e-Signature, es el papel”, apunta Springer.

Así como los cajeros automáticos terminaron por desplazar muchas de las operaciones que ejecutaban el personal de caja, es cuestión de uso para que la firma digital se convierta en el estándar para la mayoría de los trámites y contratos. 

“Sin duda el mayor reto es cambiar el comportamiento, algo que es realmente difícil. Es cierto que a veces existen barreras reales y hoy tenemos muchas personas que dirán que estas firmas no son legales. Pero la razón por la que tenemos menos de 5% de penetración es porque no se han hecho los casos de uso, a medida que más áreas de una organización comiencen a encontrar sus casos de uso se darán cuenta que no van regresar al papel y otros departamentos de esa misma empresa comenzarán a pensar en su uso”, comenta Springer.

Hoy en muchas empresas existen personas cuya labor es recibir documentos, imprimirlos y enviarlos para firmas físicamente, que al ver una solución que eficienta o elimina gran parte de esos procesos es comprensible que teman por su trabajo y se nieguen o duden del cambio, pero el cambio llegará y por eso es importante que la administración de esos empleos comience desde ahora.

Dan Springer, CEO de Docusign.
 

Siguientes artículos

Con 100 millones de jugadores, Apex Legends por fin va por el mercado más rentable: el móvil
Con 100 millones de jugadores, Apex Legends por fin va por el mercado más rentable: el móvil
Por

La franquicia de más de 1,000 millones de dólares de EA, Apex Legends, anunció la salida de su esperada versión para sma...