A todos nos gustaría ganar más dinero, pero antes debemos identificar cuál será el factor que venderemos para ayudar a un negocio a alcanzar sus objetivos, y así nosotros obtener una mejor compensación.

 

En mi línea de trabajo tengo la posibilidad de mejorar la calidad de vida de la gente ofreciéndoles nuevos retos de acuerdo con sus expectativas profesionales, personales y, por supuesto, económicas, pero no deja de sorprenderme que, sin importar en qué nivel jerárquico se sitúen y su correspondiente compensación, la gran mayoría de los profesionales no está conforme con lo que gana.

Ante la cuestión del ingreso, mi respuesta y la asesoría que les doy gira en torno de tres grandes grupos:

PUBLICIDAD
  1. Efectivamente, estás mal pagado; en promedio tu posición gana más en el mercado
    Es el caso más sencillo. Nuestro trabajo girará en torno de encontrar una nueva oportunidad profesional para este ejecutivo donde su trabajo sea compensado de acuerdo con sus responsabilidades y experiencia.
  2. No, no estás mal pagado: ganas algo similar a lo que tus pares en el mercado
    Como expertos en talento y el mercado, ayudamos a la persona en cuestión a darse cuenta de que su percepción sobre la compensación que recibe no está fundada en datos reales.
    Si bien lo que desea es ganar más dinero, tendremos que encontrar los justificantes para esto en su posición actual o en una nueva.
  3. No, la realidad es que ganas más que el resto de tus pares en el mercado
    Las primeras dos respuestas tienden a resolverse por sí mismas con un movimiento de posición o empresa, pero en este caso la problemática es mayor, ya que depende de la percepción que tiene cada uno de sí mismo, sus responsabilidades y su “valía”.

México es un país colorido y muy particular, un país que se destaca por sus grandes excesos y una gran disparidad en muchos sentidos.

Durante la última semana se ha comentado mucho sobre el estudio de la OCDE que confirma a México como número uno en desigualdad de ingresos entre todos los países miembros de la organización, una distinción que no merece ningún tipo de galardón.

La remuneración en México dista mucho de ser algo definido en exclusiva de manera estratégica por los grandes grupos corporativos nacionales e internacionales. Lo anterior, debido a factores como la escasez de talento, la no institucionalización de las compañías locales, la tropicalización de procesos de las globales, entre otros.

Esto provoca que podamos encontrarnos, por un lado, con un CFO de 120,000 pesos mensuales, y en el extremo opuesto con otro de casi 1,000,000 de pesos mensuales. Podemos incluir como factores objetivos y medibles de esto el volumen de negocio de la compañía, el origen de la misma, el headcount, la complejidad de la operación, etc., mientras que entre los factores subjetivos o poco medibles encontramos el nivel de institucionalización de la compañía, la confianza que el ejecutivo ha ganado a lo largo del tiempo, su disponibilidad, contactos, entre otros.

No podemos comparar la compensación del director de una empresa mexicana, no institucional, donde se reporta al dueño (y posiblemente a algunos de sus familiares) con la del director de una empresa inglesa, institucional, donde el reporte directo es a un director regional NOLA y en línea punteada al director de Unidad de Negocio de Países Emergentes. Sencillamente no hacen lo mismo ni tienen las mismas responsabilidades. He aquí uno de los principales motivos de la percepción de estar mal compensados en la empresa en que trabajamos.

Partiendo de lo anterior podremos evaluar el ajuste de nuestra compensación al mercado real y actual.

 

¿Qué podemos hacer, entonces, para incrementar nuestro ingreso?

Buscar un incremento en ingresos dentro de la compañía en que trabajas actualmente es una tarea que requiere de justificantes claros. En general podemos solicitar un aumento en los siguientes casos:

  • Evidente incremento de responsabilidades con la misma posición.
  • Solicitando un cambio de posición a una con mayores responsabilidades.
  • Solicitando proyectos adicionales.

SIEMPRE haciendo evidente el valor agregado que otorgas al colaborar con la organización.

En ningún caso se justifica un aumento de sueldo con el argumento de “Necesito ganar más dinero porque ya no me alcanza.” En estricta teoría, tu estilo de vida va de la mano con tus ingresos reales, no los esperados…

Por otra parte, si es evidente la imposibilidad de obtener un incremento en los ingresos dentro de la organización actual, lo recomendable es buscar nuevos horizontes donde tus habilidades sean mejor valoradas o más necesitadas.

En definitiva, a todos nos gustaría ganar más dinero, pero en todo momento debemos estar muy claros sobre el lugar en que estamos parados para identificar cuál será el factor que venderemos, qué valor agregado otorgamos a través de nuestro trabajo para ayudar a un negocio a alcanzar sus objetivos, y así nosotros obtener una mejor compensación.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @GReynosoAP

Página web: Adecco Professional

Blog de la empresa: Adecco Professional

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Es hora de invertir en oro y plata?
Por

  El oro y la plata son activos que cuando se tienen en propia mano, no son pasivo de nadie más, y por ello, su val...