Históricamente, la voraz visión de la música como un artículo más de consumo logra soterrar obras clave de la cultura sonora de diferentes antípodas del orbe, dejando en relieve la mayoría de las veces aquellos registros digeribles y de alto valor comercial. Artistas clave de la música contemporánea como la compositora y percusionista Midori Takada han pasado prácticamente desapercibidas, incluso ante los oídos más atentos.

Sin embargo, sucede de vez en cuando, que la búsqueda incesante de los férreos coleccionistas de discos logra poner obras cruciales de nuevo en el mapa. Tal es el caso del disco Through The Looking Glass (Através del espejo) de Midori Takada, llamado por algunos “el santo grial de la música japonesa”, un álbum indispensable para entender la región más profunda del new age oriental y del ambient mundial.

Por más de treinta años, Through The Looking Glass ha sido objeto del deseo de miles de coleccionistas alrededor del mundo, adeptos a las composiciones contemporáneas de corte minimalistas, alcanzando la suma de 750 dólares (poco más de 13,000 pesos mexicanos) en sitios especializados como Discogs.

Hipnótico, sosegado e incluso enigmático, este disco ha logrado salir del olvido, gracias también a herramientas como Youtube, que han puesto las cuatro grandes piezas que componen esta obra al alcance de nuevas generaciones.

PUBLICIDAD

De perfil discreto y una elegancia sin parangón, Midori Takada tuvo un reconocimiento de nicho a finales de la década de los setenta y buena parte de los ochenta y noventa, a través de una discografía mínima compuesta por cuatro registros discográficos, en donde la combinación de la experimentación, el minimalismo y el jazz encuentran puntos fascinantes de convergencia con la música del Este de Asia, en un resultado inmersivo y meditativo.

Through The Looking Glass destaca por ser un álbum que posee una narrativa sonora excepcional, yendo de los timbres más dulces a las percusiones tribales africanas más intensas, en un resultado de alto rango donde tanto lo sensorial como las percepciones sociopolíticas de la época se funden en una obra potente de grandes vuelos.

Takada ha confesado que las propuestas de reedición de este disco la han tomado por sorpresa y con cierta alegría desde hace dos años. En más de una entrevista, Takada ha declarado que hay una razón de peso por la que su obra ha detonado un creciente interés: “(…) hay temores entre la gente, mismos que han surgido del estado actual del mundo, al mismo tiempo que existe una saturación de la música que se comercializa en extremo. Cuando hice este álbum, por un lado estaba soñando de forma muy personal – en la primera canción del álbum Henri Rousseau’s Dream, por ejemplo, y por otra parte estaba imaginando un mundo que se dirigía hacia la destrucción. Esto es notorio en la cuarta y última pista, Catastrophe Σ”.

También puede interesarte: Dust to Digital: rescatando la memoria sonora del mundo

En una retrospectiva sobre su carrera de poco más de cuatro décadas a la fecha, Takada ha dicho que su período creativo favorito es su infancia. “Un tiempo en el que me encantaba pintar cuadros”, apunta. “En mi opinión, veo la música como un vehículo similar a la pintura que implica colores y ahora también el espacio”.

Gracias a la labor documental y de difusión musical razonada del sello independiente We Release Whatever The Fuck We Want con Palto Flats, Through The Looking Glass se encuentra al alcance de todo escucha que busca una música que brinde un poco de paz en tiempos de caos e incertidumbre.

 

Siguientes artículos

Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares gana Nobel de la Paz
Por

ICAN se califica como un coalición de grupos no gubernamentales presente en más de 100 países. Se formó en Australia y s...