Internet ha provocado la destrucción creativa de todos los sectores que ha tocado: las industrias musical, editorial y los medios, dijo a Forbes México en entrevista el periodista y divulgador británico Ben Hammersley. La política y los políticos, advierte, no se salvarán.

 

 

“Escribir un libro sobre el futuro es, en muchos aspectos, inútil”. Así abre Ben Hammersley su libro 64 cosas que debes saber sobre la era digital, un volumen que, más que un compendio de ensayos sobre tecnología, es una guía básica para comprender nuestros tiempos.

Hammersley es una de las figuras más respetadas en el mundo del periodismo tecnológico y la divulgación científica en lo referente a temas digitales. Su labor como editor en la revista Wired, conferencista y  colaborador de la BBC de Londres lo ha posicionado como una suerte de geek star entre el público interesado en esos temas.

En 64 cosas…, el autor afirma que “los peligros de no entender realmente una tecnología que usas todos los días para conducirte en la vida son obvios, y espero que este libro contribuya a disipar la niebla y mitigar el temor”.

Una niebla que, por cierto, se cierne sobre varios políticos en todo el mundo en momentos en los que muchos países están buscando la fórmula que regule Internet al tiempo que garantice los derechos de sus usuarios:

“Como Internet está cambiando cada aspecto de nuestras vidas a un ritmo acelerado, se vuelve un problema que no lo entiendan nuestros líderes políticos, nuestras vacas sagradas, artistas o empresarios. Hacen conjeturas erradas, aprueban leyes inviables o invierten dinero en soluciones nada factibles para los ‘problemas’ equivocados. Y quienes están moldeando la nueva realidad los consideran sin ningún contacto con ella.”

Como podemos ver, es un texto universal.

Con un lenguaje claro y amigable, el británico nos ayuda a comprender la gran mayoría de los aspectos que explican cómo funciona el mundo de hoy, no sólo desde una perspectiva tecnológica, sino también desde la sociológica, política e incluso urbanística.

Así, Ben explica conceptos como el bitcoin, los drones, la web semántica, la web oscura, el hacktivismo, la neutralidad de la red, pero también otros como el yo cuantificado, diplomacia contemporánea, tecnomadismo, ludificación o el dopaje académico.

Forbes México platicó con Ben vía correo electrónico para conocer un poco más sobre su experiencia escribiendo este libro y otros temas de tecnología. Esto es lo que nos dijo:

 

¿Cuál fue la parte más difícil de escribir este libro?

Para mí fue reducir mis revoluciones mentales lo suficiente como para conseguir plasmar cada idea. El libro consta de 64 capítulos, cada uno de ellos una idea separada, pero todas están tan interconectadas que fue muy complicado lograr que cada capítulo contuviera sólo una. Es difícil dejar de hacer conexiones.

¿Cuán profundamente involucrado estuviste en el proceso de edición?

¿Además de escribirlo? En realidad en nada en absoluto. Creo que éste es parte de la última generación de libros editados a la vieja escuela. Mi próximo título sin duda será hecho de otra manera.

Han pasado casi 2 años desde que la primera edición fue lanzada, ¿hay algo que te gustaría cambiar o añadir?

Me esforcé mucho para asegurarme de que todas las ideas en el libro se mantengan relevantes durante los próximos diez años, así que no, no cambiaría nada. Añadiría cosas, por supuesto. La tecnología wearable es una de las cosas que me vienen a la mente, también el renacimiento de la realidad virtual, pero estaría muy interesado en escuchar lo que otras personas piensan que debo incluir en una nueva edición. Tuitéenme, soy @benhammersley

¿Cuál crees que es el aspecto más infravalorado de la tecnología digital?

Los cambios que provoca en la sociedad en el largo plazo, sobre todo en la forma en que pensamos acerca de nosotros mismos. Es difícil sobreestimar el efecto de, por ejemplo, los motores de búsqueda en el mundo. Incluso si sucede lentamente. En general, se sobreestima el efecto de la tecnología en el corto plazo, y se subestima en el largo plazo.

Hay algo extraño en leer un libro impreso que habla de tecnología digital, ¿cuál es tu opinión sobre el futuro de la industria editorial impresa?

Los libros de papel no son intrínsecamente malos: el papel es una tecnología maravillosa. Mi única preocupación es que se necesita mucho tiempo para publicar libros impresos: puede pasar un año o más desde el momento en que termino de escribirlo hasta que lo veo en una tienda. Eso hace que sea muy difícil escribir libros verdaderamente actuales.

En mi opinión, poner el mismo precio a un libro impreso y una copia digital no tiene sentido en absoluto. ¿Qué piensas acerca de las estrategias de precios de libros electrónicos actuales?

Estoy totalmente de acuerdo. Personalmente me gustaría ver a la industria del libro hacer muchos más experimentos con los precios de los libros electrónicos. Ciertamente los libros electrónicos deberían ser más baratos que los impresos, y los libros impresos deberían ser más bellos que los electrónicos.

En un par de décadas la mayor parte de los políticos y tomadores de decisiones habrán nacido en la era digital, para ellos internet será un derecho y algo natural. ¿Eso sería una garantía de mejores políticas o decisiones acerca de la tecnología?

Espero que sí, pero me preocupa que las personas que quieren ser políticos hoy están más interesadas ​​en mantener el sistema actual que en la reinvención de la política para que refleje al mundo moderno. El peligro es que Internet realmente no ayuda a ese proyecto: lo cambia todo. Así que podríamos ver a algunos jóvenes tratando de regresar Internet en el tiempo para poder estar a cargo de una extraña versión del mundo que, en su mente, corresponde a la que existía en la época de sus padres. Eso no va a funcionar, pero la gente lo intentará de todos modos.

Últimamente ha habido un par de altibajos para el Bitcoin, ¿cuál es tu pronóstico para él?

El problema con Bitcoin, para mí, es que mientras más personas lo vean como algo en lo cual invertir, peor moneda será. Si la gente compra Bitcoins para mantenerlos como una inversión, entonces nadie va a utilizarlos como moneda, ya que sería una locura gastar algo que hoy vale 500 dólares, pero mañana podría valer 600. Creo que las monedas como Bitcoin son geniales, pero Bitcoin se hizo a sí misma un gran daño cuando se convirtió en algo en lo cual invertir.

¿Qué te parece más emocionante sobre el futuro y la tecnología?

Lo más emocionante para mí hoy es la posibilidad de los lanzamientos espaciales baratos. Mi gran proyecto este verano será construir mi propio satélite, y ahora me será posible lanzarlo de verdad, eso es muy, muy cool.

Esta pregunta no está relacionada con tu libro, pero me interesa conocer tu perspectiva. ¿Qué piensas acerca de la renuncia de Brendan Eich como CEO de Mozilla?

Creo que es muy difícil de manejar un negocio basado en miles de voluntarios cuando se piensa que el 10% de ellos no debe tener los mismos derechos humanos que el otro 90%. Eich es un hombre muy inteligente, y un buen director de tecnología, pero sus fans no pueden ser CEOs de organizaciones de voluntarios como Mozilla sin destruirlas. Y, personalmente, encuentro sus opiniones sobre la homosexualidad absolutamente horribles.

 

Colofón

En medio del debate de las leyes secundarias de la Ley de Telecomunicaciones en México, hay una cita de Ben que bien vale la pena resaltar, como un recordatorio de en realidad escribir sobre el futuro sí sirve para algo, para brindar esperanza:

“Si hay una cosa que podemos afirmar con certeza es que cuando Internet voltea a ver a cualquier industria, la destruye y reconstruye a su imagen y semejanza. Eso es lo que les ha pasado a vastas zonas del sector minorista y a la industria de la música, los viajes, los periódicos, las publicaciones y los medios. Nadie debería suponer que la política quedará exenta de esta destrucción creativa.”

64_cosasTítulo: 64 cosas que debes saber sobre la era digital
Editorial: Océano
Autor: Ben Hammersley
Año: 2013

 

Siguientes artículos

Internet sin control, peligro para los niños
Por

De acuerdo al Centro de Investigación contra Crímenes Infantiles de la Universidad de New Hampshire, 34% de los niños y ...