Hace unas semanas ofrecí una conferencia en una prestigiada universidad de la Ciudad de México a un grupo de alrededor de 100 maestros. Uno argumentaba que la nutrición de sus estudiantes era clave para su desempeño escolar y que la calidad de los alimentos que obtenían de su casa no era la óptima, por lo cual varios de ellos no podían concentrarse, no eran creativos o se dormían en su clase.

Yo le pregunté a qué hora era su clase, a lo que él me respondió que a las 3 de la tarde, con lo cual me entró la ligera sospecha de que los estudiantes en realidad no comían en sus casas antes de llegar a la clase de este maestro, sino en la misma universidad.

Así que para salir de la duda le pedí a un grupo de 10 maestros que me acompañara a hacer una “inspección” a la cafetería de la misma universidad, en la cual nos llevamos una gran y negativa sorpresa: los estudiantes estaban ingiriendo, en los menús diarios de esta cafetería, más carbohidratos, azúcares y grasas de lo recomendado, y menos de los nutrientes buenos recomendados.

Actualmente, y a pesar de la enorme información que existe, las cafeterías de las escuelas y universidades son un enemigo de la productividad y el desempeño de los estudiantes (y también de los maestros), más que un aliado.

PUBLICIDAD

Por otro lado, cada vez más personas se alimentan fuera de sus casas, ya que las distancias de éstas a sus centros de trabajo son mayores que en el pasado. Y cada vez más personas optan por comer en los comedores o cafeterías de las empresas, puesto que comer en restaurantes o taquerías de esquina todos los días resulta costoso.

Es muy común que asista a los comedores o cafeterías cada vez que visito a un cliente, y lo que me encuentro se repite una y otra vez: los menús de éstos no contribuyen con la productividad ni física ni mental.

En ocasiones la comida parece buena a simple vista, pero al entrar a las cocinas te das cuenta de otra realidad: poca higiene, uso de aceites altamente malignos para la salud, excesivo uso de azúcares, mucho contenido de harinas y gluten, demasiadas grasas y escaso balance de nutrientes.

¿Qué es lo que busca un director o socio de empresa de sus colaboradores? Busca un gran desempeño físico y mental, que incluye concentración y enfoque, capacidad de análisis, creatividad, memoria, colaboración óptima, y buenas emociones, así como bajo ausentismo por problemas relacionados con la salud.

Pues bien, se requiere alimentación en comedores, cafeterías y pasillos que provoque esto, pero hoy sólo pocas empresas cuentan con menús óptimos.

Recientemente platicaba con un nutriólogo que se desempeña como coach de varios Iron Man en México, y me decía que uno de los hábitos más positivos en el ser humano no sólo es la buena alimentación, sino la alimentación feliz.

Esto implica que una buena nutrición no sólo se hace de buenos alimentos, sino de buenas emociones alrededor del momento de las comidas.

Esto me lleva a pensar que las cafeterías y los comedores de los centros productivos, pero también de los centros educativos, tendrían que ser detonadores de buenas emociones y ofrecer gran nutrición.

Muchas empresas aseguran que la comida en sus espacios de alimentación está subsidiada, pero ojo: una cosa es que la comida ahí esté más barata porque el comedor no lleva una utilidad o paga renta por el espacio como cualquier restaurante lo haría, y otra cosa es que realmente la empresa “le ponga” un poco para fomentar la productividad y salud de sus colaboradores.

Al final, sin duda la responsabilidad de una buena alimentación es de cada persona, y cada colaborador ya es grandecito para saber lo que come; sin embargo, si la empresa puede hacer algo para aumentar los niveles de productividad, felicidad y salud de éstos, le convendría a mediano y largo plazos de una manera muy significativa.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: rperret1

Twitter: @ricardopeer

Página web: Ricardo Perret – Socio Mindcode & Brainscan

Mindcode

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Deadheads forever
Por

Ya está aquí ‘Day of The Dead’ y, lo aseguro, no es sólo para deadheads. Con 59 temas grabados por más de 50 músicos, es...