Por Liz Basañez*

Todos hemos escuchado algún chisme, pero también todos hemos dicho alguno.  

¿Por qué solemos encontrar al chisme irresistible? Porque es un sistema de comunicación elemental y cumple con varias funciones en la conducta humana, en la parte social.

¿Para qué sirve contar chismes?

  • Para adaptarnos a un grupo específico.

    • Generar redes y fortalecer vínculos dentro de dicho grupo; desde la familia, la oficina, el salón de clases o los amigos. 
  • Aunque parezca paradójico, sirve para establecer acuerdos, porque por lo menos las personas que “chismean” sobre alguien más están de acuerdo en algo, y eso genera integración y sensación de pertenencia
  • Pretende generar alianzas y en algunos casos influir a los demás
  • Para transmitir información que no nos atrevemos a comunicar de forma simple, llana y directa. El chisme ayuda a circular información difícil de trasmitir por escrito, aunque el chisme no sea destructivo.

    • El jefe está de mal humor, mejor no le pidas tu aumento ahorita, su esposa vino y le gritó.

Es prácticamente imposible en el ser humano mantenerse al margen de los chismes, ya sea contándolos o escuchándolos, para muchos es literalmente una tentación. Para algunas personas es más difícil que para otras. Estudios realizados por David Sloan Wilson, en la Estate University en Nueva York, demuestran que tanto hombres como mujeres, dedican aproximadamente entre el 50% al 60% de sus conversaciones del día en contenido “chismoso”.

Lee también: Del chisme como una necesidad contemporánea

 ¿Todo el chisme es negativo?

 NO. Por ejemplo, hoy por hoy circulan muchos mensajes sobre tipos de asaltos y cómo prevenirlos. O sobre recomendaciones de restaurantes o lugares de interés con hechos interesantes que generan curiosidad. Chismes que sirven para alertarnos para evitar malos ratos o bien, para fomentar momentos agradables.

La empresa de seguridad Akonix Systems presentó una investigación en Inglaterra en mayo del 2005 con 2000 usuarios de computadora que usan el chat. Akonix Systems estaba interesado en conocer el tipo de información que se suele enviar a través de este medio. Los resultados son muy interesantes, encontraron que una de cada 5 personas usa el chat en el trabajo y si no hay control en su uso, los empleados suelen utilizarlos para fines personales y chismes o información confidencial de la misma; el 25% de quienes lo usan lo hacen para comunicar chismes de la oficina.

¿Qué nos despierta la necesidad de contar chismes?

  • Costumbre
  • Celos
  • Envidia
  • Enojo
  • Venganza
  • Interés

¿De quiénes se suelen contar chismes?

De quienes conocemos, queremos, nos interesa o convivimos. ¿Te interesaría saber que Brian embarazó a su vecina sino tienes idea de quién es?  NO, porque contar o escuchar chismes de un desconocido genera poco interés.  Pero al igual que con la mentira, los chismes apelan a la ignorancia, la desmemoria de quienes los escuchan y a la repetición para que tomen cada vez mayor fuerza y credibilidad entre quienes los cuentan y los escuchan. 

El chisme se categoriza en baja negatividad y alta negatividad, genera endorfinas, ataca el estrés y por ende, fortalece el sistema inmunológico.  Todos hemos estado en los dos lados de la moneda, y aunque no nos guste que cuenten chismes de nosotros, si hemos disfrutado junto a un buen amigo pasando un rato de relajación contando algunos. No es nada más un pasatiempo trivial sino una función social con efectos saludables, cuando no llevan la negativa consigna de dañar a un tercero.  

“El chisme es como el dinero, hay que contarlo.”  -Dicho popular

 

Contacto:

Correo[email protected]

Instagram: Psic. Liz Basanez

Facebook: Psic. Liz Basanez

Página weblizbasanez.com

 

*La autora es Psicóloga Cognitivo Conductual.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Capacitación presencial o virtual?
Por

Actualmente, debemos buscar esquemas de capacitación, acordes al contexto que estamos viviendo, a nuestro tipo de negoci...