Por Liz Basañez*

Los seres humanos nos movemos bajo esquemas cognitivos, esas estructuras mentales profundas, y que como algunos dijeran, inconscientes, que nos llevan a decodificar el mundo, según nuestro bagaje de aprendizajes, valores y biología nos lo permiten. Estos esquemas los destilamos a lo que otros llamarían el subconsciente a través de -reglas, -actitudes- o -suposiciones ante la vida.  Sí, estas llamadas Creencias Intermedias por los Psicólogos Cognitivos que nos guían para que, ante un mismo evento, actuemos de forma diferente.

A pesar de que es difícil y complejo que, como psicóloga, realice un análisis contundente de The Joker, pues hablamos de un personaje ficticio, no lo “conozco personalmente” y es pues, una representación cinematográfica, pero haré un análisis cognitivo conductual de lo que nos permite ver The Joker, representado por Joaquín Phoenix.   A pesar de lo anterior, es fácilmente identificable que Arthur Fleck cuenta con 2 esquemas centrales que le decodifican su mundo:

  • Esquema de privación afectiva.

    • Ante una infancia con abusos físicos y emocionales.
    • Con una madre que lo ató a un radiador y le descargó golpes hasta provocarle un traumatismo cráneo-encefálico. Aunado a los golpes sumados por sí mismo en la cabeza a lo largo de su vida. ¿Conducta aprendida?.
    • Desnutrición (alimenticia y emocional).
    • Rechazo familiar (siempre añorando y carente de un padre… y después descubre que de una madre protectora).
    • Rechazo de pares.
  • Esquema de desconfianza.

    • Ante el bullying constante que padece en su desarrollo y aún de adulto. ¿Recuerdas al inicio cómo lo golpean y le rompen su cartel fuera de una tienda?
    • Su jefe no le cree, lo sanciona.
    • Tampoco le cree tras el evento ¿real? de la pistola en el hospital infantil.
    • La agresión en el metro de tres hombres “honorables”.
    • La burla de su héroe (fantasía) de Murray Franklin tras hablar de él en su show por el stand up fallido por su risa incontrolable.

Lee también: El éxito depende 80% de nuestra psicología…

Las reglas y suposiciones que los esquemas de The Joker guían

  1. Privación afectiva:

2. Desconfianza:

No te pierdas: Adictos al celular presentan mayor índice de depresión e insomnio

¿Por qué tiene esta risa The Joker?

Porque padece de Epilepsia Gelástica que a diferencia de otras epilepsias no se pierde el contacto con la realidad, no hay convulsiones tónico-clónicas y la persona, además de tener una risa (o llanto en ocasiones) incontrolable e inmotivada, está consciente de que no puede detener sus crisis.  ¡Qué estrés y agobio vivir así! Sobre todo, si vivo en un mundo con Esquemas de Desconfianza y de Privación Emocional.

No sabemos qué medicación es la que Arthur Fleck solicita le aumenten, pero la Epilepsia Gelástica es controlada mediante anticonvulsivos o anti epilépticos.  Yo asumo que al menos era uno de los tipos de medicamentos que recibía en el Hospital Psiquiátrico Arkham State Hospital

Ante los Esquemas de Privación Emocional y Desconfianza crece un (gran) enojo reprimido que ayuda a que el estrés y dolor (y ausencia de medicación) estimulen la risa provocada por la epilepsia gelástica.  Esto genera un círculo vicioso, el estrés y dolor crecen este estrés; éste a su vez incrementa las risas gelásticas y a su vez el rechazo y agresión de los demás aumenta: se hace una profecía auto cumplida de que este mundo es hostil y que nadie en él me quiere. Hasta… hasta que descubre que puede darle salida a su GRAN ENOJO mediante la agresión, desquitando la hostilidad de un Gotham (sistema corrupto y hostil), del bullying y abandono afectivo que ha vivido a lo largo de su vida, y no sólo siente la liberación emocional reprimida, sino es reforzado positivamente.  Por primera vez se percata que se habla de él (en periódicos y mal, pero se habla de él… es alguien visto y escuchado… no es abandonado y tratado como basura (expresado por The Joker en otra escena), lo imitan mediante máscaras. Y en su fantasía (con la mujer del elevador), el payaso asesino no es tan villano.

Las escaleras son muestra del cambio de su auto confianza y auto estima porque al inicio las baja cabizbajo y sombrío.  Conforme venga su enojo, injusticias y abandonos baja las mismas escaleras de forma más alegre.  ¡¡Hasta el día en el que las baja bailando porque Murray Franklin lo verá en persona y será visto en cadena nacional… ya no será tratado como basura!!

The Joker tiene una personalidad antisocial (va en contra de las normas sociales, pasa por encima de los demás sin remordimiento y tras su ‘cumplimiento de justicia’) que podemos ver cómo mata a la mujer del elevador, mata y remata a los 3 hombres del metro, a su compañero cómico que le da la pistola, a Murray Franklin o incluso, en la última escena sus zapatos están cubiertos de sangre.  Seguirá matando.  Seguirá siendo el villano con personalidad antisocial.

 

“No tengo nada qué perder, mi vida es una comedia” -The Joker.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: lizbasanez.com

 

*El autor es Psicóloga Cognitivo Conductual, Fundadora y Directora General de México sin estrés.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: El #JokerChallenge se viraliza en redes sociales

 

Siguientes artículos

¿Eres un líder asertivo?
Por

La asertividad es el derecho que tienen los seres humanos de expresar sus ideas o sentimientos. Ser asertivo está ligado...