¿Alguna vez te has detenido a pensar si en realidad eres un(a) líder de calidad? ¿Te has preguntado qué piensa tu equipo de trabajo y cómo esto te afecta a ti y a tu organización? Adolfo Tuñón Velázquez, consultor en transformación organizacional y experto en diseñar estructuras de trabajo óptimas, explica aspectos a cuidar si tienes grupos bajo tu mando. 

Es común pensar que cuando alguien llega a un puesto en el que, en lugar de recibir indicaciones, las comienza a dar, entonces todo está resuelto y no hay más por qué preocuparse. Sin embargo, la realidad es muy distinta si se busca tener resultados y alcanzar metas y objetivos. 

De acuerdo con Adolfo Tuñón, el éxito de un(a) líder no sólo debe medirse con las ventas de la empresa, sino también con la evaluación del ambiente laboral y la construcción constante de trabajadores(as) que se sientan acompañados e impulsados. Es por esto que la responsabilidad de estar al mando se mantiene todo el tiempo en niveles verdaderamente altos. 

El primer paso para que tu trabajo como representante de un equipo sea fructífero y eficiente, es entender que continuamente te encuentras en un proceso de aprendizaje y, por lo tanto, jamás dejarás de cometer errores. Ninguna persona en el mundo está exenta de vivir estos procesos pues nadie alcanzará la perfección en ningún momento. 

El hecho de estar abierto a nuevas propuestas y correcciones, te hará consciente de la verdadera cercanía que tu equipo y tú deben sostener permanentemente. En consecuencia, estará vigente un tema de absoluta relevancia para que las relaciones entre tus compañeros(as) y tú, funcionen con fluidez y claridad: la empatía. 

Cuidar a las personas y pensar en cómo ellas viven sus propios contextos, obstáculos y logros, permitirá tratarse humanamente. Esto no quiere decir que se deje de lado el rigor y la exigencia, pero debe establecerse un equilibrio entre ambas, puesto que una depende de la otra. Para esto, Adolfo da un consejo de gran valor: siempre tener conversaciones “derechas y responsables”, entendiendo que las cosas se tienen que decir como son, pero con el tacto necesario. 

Hay que comprender y verdaderamente asimilar la importancia de generar contextos donde exista confianza y posibilidad de que cualquier persona comente inquietudes, propuestas e incluso quejas. Empero, al mismo tiempo es necesario tener una apreciación constructiva de estas y no caer en la victimización.

A cualquier grupo al que coordines le encantará saber que estás de su lado y que estás contento(a) de que crezcan como seres humanos y como profesionistas. Si se pone atención a estos detalles, seguramente el camino hacia los resultados será mucho más claro y, sobre todo, más disfrutable.

Contacto:

Gerardo Betancourt es Founder & CEO de Leaderlix. Former Ambassador, TEDx Speaker & TED Circles Host en TED Conferences.

E-mail: [email protected]

Instagram: https://www.instagram.com/ger.betancourt/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

negocios empresarios
La razón de negocios, para efectos fiscales, ¿debe preocuparme u ocuparme?
Por

La necesidad de demostrar, en caso de una auditoría, que las transacciones que generan un efecto fiscal correspondan a "...