Jorge Briz, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), está convencido de que la crisis política que atraviesa su país (hay acusaciones y encarcelamientos por corrupción contra altos mandos del gobierno actual), “por el momento, no ha afectado la macroeconomía; el crecimiento económico es muy similar al del año pasado”.

 

Por Ángel Martí

La agenda que debe poner en marcha, “de inmediato”, el próximo presidente guatemalteco electo, para alcanzar un óptimo desarrollo económico y social debe considerar la reforma fiscal integral, vigorizar los tratados comerciales, transitar hacia la integración Centroamérica, aumentar la seguridad y abatir la corrupción, considera Jorge Briz, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF).

PUBLICIDAD

Briz está convencido de que la crisis política que atraviesa su país (hay acusaciones y encarcelamientos por corrupción contra altos mandos del gobierno actual), “por el momento, no ha afectado la macroeconomía; el crecimiento económico es muy similar al del año pasado”.

El presidente de CACIF precisa la necesidad de una reforma fiscal integral, que atraiga la inversión. “Yo sé que este término no es tan adecuado, pero que sea competitiva a nivel mundial, con tarifas bajas, accesibles y con procedimientos que lejos de excluir a la población por ser complicados, sean procesos y leyes que respondan a nuestra realidad económica y social”.

Se entusiasma al hablar de los tratados de libre comercio: “Yo creo que Guatemala debe continuar en su afán de lograr más convenios a nivel mundial, hacer un esfuerzo para estar en esos grandes bloques comerciales”. Briz puntualiza que muchas veces se firman los tratados, “pero no nos esmeramos en lograr lo mejor de lo que hemos convenido y los abandonamos, es ahí donde hay que hacer un gran esfuerzo para que realmente sean eficientes y logren ese crecimiento económico bilateral o multilateral”.

Sobre la integración centroamericana, el directivo considera que falta mucho por hacer, “llegar a ese ideal de libre tránsito de personas, de mercancías, de capitales, en donde tengamos una región que trabaje conjuntamente en temas como los sociales, de hospitales, infraestructura, energéticos, puertos, aeropuertos. En lugar de estar trabajando cada país individualmente, los pequeños países podríamos trabajar en conjunto y ya no establecer esas grandes diferencias”.

Tendremos —recomienda Briz—, que poner especial atención al tema de la inseguridad, “en encuestas que ha hecho la Cámara de Comercio de Guatemala se revela que el gasto corriente en las empresas de 8 a 15% se va en gasto de seguridad. Un país inseguro no es atractivo para la inversión”.

 

Siguientes artículos

El pacto y el poder
Por

Los problemas experimentados por el país desde la aprobación de las reformas revelan una traba mucho más profunda y tras...