“Alguien debería sacar un pecho si queremos muchos retuits”, propuso la actriz Jeniffer Lawrence antes de que la conductora Ellen DeGeneres subiera la selfie que logró más de 3 millones de reuits en la ceremonia de los Oscar. Ésta es la historia.

 

La escena de la ceremonia de los Premios Oscar, de hace unos días, en la que la conductora Ellen DeGeneres reunió a una docena de celebridades para capturarlas en una selfie, esconde un curioso dato. El detalle que separó una foto viral en las redes sociales a una “extremadamente viral” y polémica.

La selfie de los Oscares es ya un clásico de las redes sociales. Con sus más 3 millones 370 mil retuits al momento de realizar este texto, y más de 1 millón 930 mil Favs, la fotografía se volvió en un objeto de culto del mundo 2.0.

PUBLICIDAD

Que si Samsung pagó cierta cantidad de millones de dólares para que DeGeneres utilizara en la ceremonia su smatphone y no el Iphone que la animadora de la ceremonia acostumbra usar en su vida diaria, o que el repartidor de pizzas, de nombre Edgar, tuvo sus minutos de fama al ser invitado especial al show de DeGeneres.

Pero todo pasó tan rápido que nos olvidamos de los detalles. El momento en que Ellen comienza a organizar a los actores y actrices de Hollywood presentes en los Oscares, hasta el instante en que se toman la foto no dura más de un minuto. En esos 60 segundos el grupo de celebridades dialoga entre ellos, interactúa, luchan por destacar de entre los demás.

¿Qué se dicen entre ellos que la traducción simultánea en español no permitió apreciar? Este trabajo lo realizó hace pocos días el equipo de Yahoo Movies. Se dedicó a transcribir los diálogos, pequeñas frases, palabras sueltas que dijeron los 12 actores mientras se acomodaban frente al smartphone más famoso del universo.

El debate entre DeGeneres y Bradley Cooper por tomar el control de la cámara es interesante, ya que Cooper insiste al menos en ocho ocasiones para que él haga la foto, mismas veces en que DeGeneres lo evade con un “No” o simplemente dirige la charla hacia Meryl Streep.

Eso es lo anecdótico. Pero lo que llama la atención es el diálogo que realiza Jeniffer Lawrence en esos segundos.

De acuerdo al trabajo de Yahoo Movies, Lawrence sugiere en dos ocasiones que al momento de tomar la foto alguien (tal vez dando a entender que ella sería la voluntaria) se sacara un pecho.

“Alguien debería sacar un pecho si queremos muchos retuits”, es la primera invitación al morbo tuitero que hace la ganadora del Oscar en el 2013.

Le hace segunda el actor Channing Tatum y la actriz Julia Roberts. Hasta este momento, Lawrence ya no repite su idea.

¿Te imaginas lector qué hubiera pasado si remotamente alguien hace caso a la idea de Jeniffer Lawrence? De hecho, si te fijas bien en la escena, Lawrence toma el borde de su escote segundos antes de que se haga la toma. Tal pareciera que estuvo a punto de sacar un pecho y no solamente colapsar tuiter sino hacer tronar todo el sistema de espionaje Echelon.

Más allá de lo curioso de esta anécdota, el hecho de que la dupla DeGeneres–Samsung hubieran escrito una página muy interesante del consumo de medios electrónicos, nos deja ver que Hollywood, las televisoras, e incluso las empresas de tecnología comprendieron un poco tarde el poder de las redes sociales.

De lo que estoy seguro es de que esa incursión ex profeso de la televisión y el social media (más allá de una campaña en redes o de un hashtag pegajoso) fue un paso enorme y que seguramente pasarán algunos años para que se vuelva a presentar un fenómeno tan viral -y viralizado- en las comunicación digital.

Por cierto, la reacción de Meryl Streep después de haberse tuiteado la foto es genial: “Wow. ¡Nunca antes había tuiteado!”.

Y tú, lector, ¿Qué opinas?

 

Contacto:

Sígueme en twitter: @miguelcolunga1

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Ejecutivos de Citigroup investigan a Banamex por supuesto fraude
Por

Citigroup dijo en febrero que había descubierto al menos 400 millones de dólares en préstamos fraudulentos en su filial...