Las protestas masivas en las calles de Santiago de Chile que desafían el Estado de Excepción impuesto hace una semana el gobierno de Sebastián Piñera, las manifestaciones conformadas por simpatizantes de la oposición al gobierno de Evo Morales en Bolivia luego de un cuestionado proceso electoral en el que resultó ganador, y la insurgencia ciudadana en Ecuador en contra de una serie de medidas económicas anunciadas por el gobierno podrían ser síntomas de una recesión democrática en la región.

Recesión es un término que generalmente se utiliza en el campo económico y que describe a un periodo en el que la producción, el empleo y la inversión se reducen, lo que provoca una disminución en el ingreso de las personas, las empresas y el gobierno; está siendo retomado por politólogos.

Entre las características de una “recesión democrática” están el retroceso en la participación ciudadana en ejercicios electorales, la cooptación de derechos políticos y la ausencia de transparencia y rendición de cuentas de un gobierno, detalló Enrique Andrade, Consejero del Instituto Nacional Electoral (INE).

“Hay un enojo social, el voto del enojo, el ‘ya no los queremos, queremos algo distinto’ es un enojo ciudadano que se expresa en las urnas, hay que reconocerlo es un mensaje ciudadano que se expresa en las urnas y yo creo que es lo que nos debe llevar a pensar respecto a que es lo que debemos hacer las instituciones, las instituciones principalmente que surgen en una vida democrática para enfrentar esta nueva situación, no desconocerla, sería un gran error” apuntó el especialista durante su participación en el seminario Democracias Capturadas organizado por el CIDE.

Sin embargo, esta disociación entre la sociedad y el Estado también se está manifestando a través de “irrupciones callejeras”, advierte Mauricio Merino, coordinador general de Programa Interdisciplinario de Rendición de Cuentas del CIDE.

“Hay quien le llama recesión democrática a ese proceso en el que los representantes y dirigentes políticos no logran encajar sus ideas con las necesidades más apremiantes de la gente, entonces se han abierto brechas enormes. Mira Chile, por ejemplo, un país que tenía una base democrática tan fuerte y que hoy mismo está atravesando por una rebelión callejera justamente por la distancia que se abrió entre los partidos y la sociedad”, apuntó el especialista.

Para Luis Maira, ex ministro chileno, es importante retomar una de los elementos principales de la democracia que es la atención a las necesidades de los ciudadanos y no sólo un sistema de participación ciudadana.

 

Siguientes artículos

Senado tumba aval a autos ‘chocolate’ y cobro por agua para el campo
Por

El Senado devolvió a la Cámara de Diputados la Ley de Ingresos 2020 pues le hizo cambios al corregirle artículos calific...