Todo esto sucedió después de que estas tres empresas fueron portada del especial Las 30 Promesas de Negocios Forbes 2016.

Grupo Zmart, liderado por Christian Sandoval, que en 2015 facturó 868.4 millones de pesos (mdp), ha desarrollado nuevas empresas como MaxSaldo, que permite, a través de un smartphone, vender tiempo aire, seguros, pagar servicios, vender paquetes de datos, entre otros. El sistema genera una comisión por cada venta realizada.

Otro de los proyectos que desarrolló Zmart es una alianza estratégica con la empresa Gulf, quen operará por lo menos 700 estaciones de servicio de distribución de gasolina. Kiklu es otro de sus emprendimientos: una plataforma de e-commerce con más de 2,000 productos. Estos se adquieren por el 10% de su valor, y para saldar la cuenta las opciones pueden ser pagar la diferencia o invitar a otros usuarios para adquirir productos.

Christian no tuvo el camino tan sencillo y no todo fue arranque de proyectos. Después de publicada la revista, explica, la empresa fue más visible y muchos emprendedores se acercaron para compartirle ideas y proyectos: “Siempre estuvimos ahí, pero como escondidos. Eso nos generó muchas oportunidades de negocio. Eso fue bueno, y a la vez fue complicado poder darle prioridad a las cosas y ordenarlas de una manera que fuera productivo. Llegaron tantas oportunidades que a veces atender muchas nos generan distracciones, atrasos… Este año ha sido el de los atrasos en los proyectos, pero ya estamos liberando lo que nos interesa liberar”, dice.

PUBLICIDAD

Sin embargo, este joven emprendedor de 28 años, junto con su equipo continúa desarrollando una red comercial en donde todo esté disponible a través de la tecnología creando economía colectiva. Grupo Zmart, explica Christian, busca la manera de satisfacer las necesidades que tienen los proveedores de vender, y los clientes finales de adquirir y conocer los productos. En el caso de los vendedores, agrega, requieren tener una fuente de ingresos. Y aquí es donde el sistema de Zmart juega un papel importante: hacer que los vendedores ganen de los márgenes de los productos, e incrementar su fuente de ingresos.

Christian busca concretar también ZmartNetworks, que agrupará a empresas como MaxSaldo y Kiklu. “Estamos cerrando proyectos para otras áreas relacionadas con el retail pero desde un punto de vista diferente, como gasolineras y medios electrónicos. Estamos consolidando todo con una serie de herramientas para aprovechar la tecnología de la red, que las empresas puedan integrarse y crear una red de negocios”, dice.

Christian quiere incursionar en los mercados de Brasil y Colombia, y en Perú ya están desarrollando el primer piloto internacional. Estados Unidos es otra de las latitudes que desea explorar, pero para satisfacer las necesidades del mercado latino.

 

Sheló Nabel

Aparecer en la portada de la revista, explica Silvia Cázares, cofundadora de Sheló Nabel, les permitió que los familiares de sus colaboradores creyeran más en el proyecto. Éstos consideraban que trabajar en una empresa multinivel era un trabajo lejano en el que difícilmente podía existir un desarrollo: “(aparecer en la revista) Les dio mucha confianza y seguridad. Ellos, desde mi punto de vista se han sentido orgullosos y confiados de su empresa, se sienten respaldados”, dice Silvia.

De febrero del 2016 a la fecha esta empresa ha crecido 40%. “En noviembre sacamos nuevos productos y el catálogo. En febrero (2017) inauguramos nuestro primer centro de distribución en Estados Unidos, en Los Ángeles, ya tenemos todo listo”, dice. El call center que atienda a los clientes del vecino país del norte se ubicará en México.

Este fue uno de los grandes cambios. A partir de la publicación, la comunidad latina en Estados Unidos comenzó a solicitar los productos de Sheló Nabel. Esto, explica Sergio Hernández, esposo de Silvia y cofundador de la empresa, acerca a las familias latinas con sus raíces en México, para ellos, agrega, es un círculo virtuoso porque son productos mexicanos que se consumen en Estados Unidos y las ganancias apoyan a los trabajadores en México.

La empresa tiene 220,000 colaboradores y casi 300,000 afiliados. “El año pasado fue impactante. Este año abriremos diez centros de distribución en zonas como Aguascalientes, Tijuana, tres en la Ciudad de México, Zacatecas, Pachuca…”, dice Sergio.

En noviembre pasado Sheló Nabel organizó un evento en la Ciudad de México para agradecer el apoyo de sus colaboradores, y lograron reunir 11,000 personas.

Entre los planes también está arrancar una planta de 5,000 metros cuadrados que destinarán a la investigación y el desarrollo de nuevos productos en el Technology Park de Zapopan, Jalisco. Establecerán también alianzas con nuevos proveedores, médicos e investigadores. Otra de las apuestas del 2017 será hacer más eficiente la venta a través de su página en internet.

 

Grupo Mía

Esta empresa, liderada por Guillermo Jaime Calderón, logró en 2016 consolidarse como la desarrolladora rural más grande del país. El año pasado edificó un total de 5,000 viviendas para la gente que percibe menores recursos. A lo largo de su historia ha construido 35,000 hogares.

Grupo MIA, fundada en 2009, ya tiene presencia en 14 estados de la República Mexicana, y a partir de este el modelo en Guatemala. “El BID (Banco Interamericano de Desarrollo) nos acaba de dar una cooperación para fortalecer la empresa y también nos otorgó un crédito por un millón de dólares. Es la primera vez que lo hace en México con una empresa no financiera”, dice Guillermo.

Uno de los proyectos más relevantes para este empresario fue la publicación de su libro “Capital Social” en el que narra su experiencia como emprendedor social y manifiesta le necesidad de que exista mayor profesionalización en las empresas sociales para que éstas perduren en el tiempo. Y es que, explica, deben ser concebidas de la misma forma que una empresa no social, con el mismo nivel de organización, gobierno corporativo y base financiera.

“Lo que he visto con mi propia empresa es que hay manera de atender a la base de la pirámide, mantener disciplina y tu vena social, pero también crecer y mantener la empresa en el tiempo y generar un verdadero impacto social con volumen que sea sostenible en el tiempo. Entonces la teoría es el mismo capitalismo social, que es generar un modelo de atención para la base de la pirámide, como funciona el capitalismo puro, pero enfocado a la población más vulnerable”, dice.

Otro de los grandes eventos para esta empresa fue la invitación al BOP HUB en Singapur que recibió Guillermo. La organización BOP HUB inició en 2011 y tiene el objetivo de diseñar negocios para terminar con la pobreza. Este organismo realiza un evento año con año para discutir las mejores prácticas, soluciones innovadoras y teorías que ayuden a terminar con la pobreza en el mundo. Grupo MIA fue la única empresa invitada de origen mexicano.

Durante el 2016 fueron caso de estudio para el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE) y para el Harvard Business School. El proyecto se publicará este mes de febrero.

“Recientemente hemos invertido en dos iniciativas relacionadas con energía y con agua; ambos proyectos dirigidos a la base de la pirámide… También fuimos seleccionados por Deloitte, City y el ITESM como una de las mejores empresas mexicanas 2016”, comenta Guillermo.

Para estas tres empresas, 2016 fue un año de transformación y 2017 no tiene por qué ser distinto. Para Sergio y Silvia se abre un mercado potencial en Estados Unidos y no habrá muro que los frene. Para Christian es momento de oportunidades que orillará a México a salir de su zona de confort: “En México somos gente súper creativa, hay talento. Sin embargo, vemos a gente quejándose de que no quieren que les hagan exámenes, gente quejándose de que no hay oportunidades, y sí las hay, y si no, hay que fabricarlas”, dice.

Para Guillermo Jaime la llegada de Trump es la oportunidad para reflexionar y fortalecerse como país: “Es la oportunidad de cerrar filas y decidir si estamos dispuestos a mantener la misma ruta o debemos corregir el rumbo. Como emprendedor y como empresario veo una gran oportunidad de atender el mercado interno con propuestas de valor que fortalezcan nuestro país”, concluyó.

 

Siguientes artículos

Cultura organizacional, ¿solo imagen?
Por

Un mercado laboral que resiente la incertidumbre global y local obliga a adoptar sistemas de trabajo que mantengan la co...