Su papel en una disputa comercial de 1993, cuando era ministro de Finanzas, podría ser investigado en las cortes francesas.

 

Reuters

PARIS – La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, fue interrogada el jueves por un magistrado francés sobre su papel en un procedimiento de arbitraje que resultó en un pago de 285 millones de euros (366 millones de dólares) a un aliado del ex presidente Nicolas Sarkozy.

PUBLICIDAD

Lagarde se arriesga a ser puesta bajo investigación formal por la decisión que tomó en 2007 al mando del ministerio de Finanzas de Sarkozy, cuando puso en marcha un arbitraje para poner fin a una larga batalla judicial entre el Estado y el empresario Bernard Tapie.

Bajo la ley francesa, ese paso significará que existe una “evidencia seria o consistente” que señala a una probable implicación de un sospechoso en un delito. Está un paso más cerca del juicio, aunque muchas de estas investigaciones se han retirado sin realizar un juicio.

Este paso podría poner en una situación incómoda al Fondo Monetario Internacional, cuyo ex director gerente, el francés Dominique Strauss-Kahn, renunció en 2011 por un escándalo de agresión sexual, y para una mujer que fue votada como la más influyente por la revista francesa Slate.

“Es un placer verlos”, dijo una sonriente Lagarde a periodistas a su llegada al tribunal francés para un procedimiento que podría durar hasta el viernes.

No se esperaba que salieran hasta el fin de las audiencias del día, que podrían durar hasta la noche. La decisión de colocarla bajo investigación o darle el estatus de “testigo bajo supervisión” será anunciada al fin de la audiencia.

El caso se remonta a 1993, cuando Tapie, un personaje extravagante y a menudo controvertido en el mundo empresarial y de los deportes de Francia, demandó al Estado por compensación tras vender su participación en la compañía deportiva Adidas al banco entonces de propiedad estatal Crédit Lyonnais.

Tapie dijo que el banco lo defraudó tras revender la participación para una suma mucho mayor. Crédit Lyonnais, ahora parte de Crédit Agricole, ha negado haber incurrido en irregularidades.

Lagarde no está acusada de beneficiarse económicamente del pago y ha negado cualquier comportamiento incorrecto al optar por el proceso de arbitraje que enriqueció a Tapie. Con intereses, la suma llegó a los 403 millones de euros.

Sin embargo, un tribunal especializado en casos que implican a ministros, apunta a Lagarde por complicidad en malversación de fondos debido a que ignoró a los técnicos que rechazaban ese procedimiento.

Fuentes cercanas al consejo de administración del FMI han dicho que no están preocupados y que confían en que Lagarde no se benefició del procedimiento. Pero agregaron que revisarían su postura si los procedimientos judiciales la apartaban de sus deberes.

Tapie dijo el jueves que estaba “deleitado” de que el tema se esté investigando. Aunque investigaciones previas hallaron que el arreglo era perfectamente legal, un nuevo examen mostraría cuán justificado había estado al buscar compensación, aseguró.

“Si ha habido alguna cosa inapropiada en el arbitraje, habría sido descubierta hace mucho tiempo”, dijo Tapie a la radio Europe 1. “Ninguno de estos casos legales son para ver si soy deshonesto, son para ver por cuánto me robaron”, agregó.

El actual ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, dijo a Le Monde que Lagarde seguía teniendo el apoyo del Gobierno francés, pero aseguró que apelaría contra la indemnización en el proceso de arbitraje si finalmente era imputada.

 

Siguientes artículos

Actividad fabril de China se contrae en mayo
Por

El índice anticipado de gerentes de compra (PMI) de HSBC para mayo cayó a 49.6 puntos, por primera vez desde octubre....