Los mosquitos están por todas partes y sus larvas también, las cuales pasan sus primeros estadios de vida comiendo partículas y, también, plástico.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Reading, la larva es muy voraz y se alimenta de los restos que puede encontrar en su hábitat comiendo también de plástico.

“No es que los mosquitos en estado larvario se alimenten de esta sustancia, sino que en sus hábitos de consumir partículas flotando en el agua también se comen el plástico, por su olor o como parte del resto de la alimentación. Lo que comprobaron los investigadores es que estas partículas se quedaban en sus cuerpos aún después de hacer la metamorfosis”, dice el estudio publicado en el WEF.

De esta manera, según el estudio estas partículas al final terminan contaminando otras partes del ecosistema.

De hecho, los microplásticos se encuentran en los océanos, animales, el agua que bebemos y  además, prevalecen en la lluvia y en la nieve desde los Alpes hasta el Ártico, viajando en el aire y contaminando incluso partes del planeta que se creían libres de contaminación.

El medio ambiente adolece el desecho de millones de toneladas de plástico que se descomponen en mínimas partículas y fibras que, con menos de cinco milímetros, no se biodegradan, los conocidos microplásticos, que están dañando todos los rincones de la Tierra.

Especialistas del Servicio Geológico de Estados Unidos realizaron un análisis de agua de lluvia en las Montañas Rocosas, en el estado de Colorado, y encontraron micropartículas de plástico multicolor en un 90% de las muestras que recolectaron tanto de asentamientos humanos como de lugares remotos.

Te recomendamos: Lluvia, nieve y hasta en el hielo ártico, microplásticos invaden el planeta

 

Siguientes artículos

Matrimonio igualitario es una realidad en Oaxaca, Congreso lo aprueba
Por

El Artículo 143 del Registro Civil reformado quedó así "el matrimonio es el contrato civil celebrado entre dos personas,...