Warren Buffet suele decir que encontrar a un buen CEO es casi imposible… Aquí está una decena de alto perfil que perdió el empleo en el año.

 

Por Susan Adams

PUBLICIDAD

Dos multimillonarios renunciaron a sus puestos como directores de grandes empresas este año, uno en la industria de los medios, y el otro, en la de la moda. Un CEO del sector aéreo dejó su cargo en medio de un escándalo que aún amenaza con derrocar a un candidato presidencial republicano. En un escándalo más global, el jefe de la mayor automotriz del mundo renunció tras caer en desgracia. Una de las pocas CEO de Estados Unidos se vio obligada a dejar la compañía gracias a la labor de un inversionista activista, mientras que un importante minorista de ropa despidió a su jefe máximo en favor de una mujer. También hubo un reacomodo importante en la cúpula de una red social dominante. Nuestra lista de las mayores salidas de CEOs en 2015 ofrece una ventana a cambios importantes en algunas de las empresas más visibles del mundo.

Entre las filas de multimillonarios, la decisión anunciada en junio por Rupert Murdoch, de ascender a dos de sus hijos a los puestos principales en el gigante de los medios y el entretenimiento 21th Century Fox, se esperaba desde hace mucho pero aún así, resulta trascendental.

Murdoch, de 84 años, había sido presidente y CEO de la empresa, que controla el imperio televisivo y cinematográfico de Fox.

Su hijo James, de 42 años, asumió el puesto de CEO, mientras que su hijo mayor, Lachlan, de 44 años, se convertirá en co presidente ejecutivo. Rupert permanecerá como presidente ejecutivo. Él había servido previamente como director general y presidente de la compañía dueña del Wall Street Journal, News Corporation, antes que la compañía se dividiera en dos empresas públicas distintas en 2013. A pesar de que ha renunciado al puesto de CEO y ha asegurado que sus hijos controlen Fox si él llegase a enfermar, se espera que el anciano Murdoch conserve el máximo control de la empresa, ofreciendo una amplia supervisión estratégica. Él no está enfermo y sigue siendo una fuerza vigorosa. Forbes calcula el patrimonio de la familia Murdoch en 12,600 millones de dólares (mdd).

Ralph Lauren, otro multimillonario que renunció a un puesto de CEO,  sorprendió al mundo de la moda en septiembre, cuando anunció que se haría a un lado como jefe de la compañía que fundó hace casi medio siglo. Para reforzar la deprimida cotización de las acciones de su compañía, contrató a un ejecutivo de marcas asociada con ropa sport. Stefan Larsson, de 41 años, ex ejecutivo de H&M y presidente de Old Navy, el proveedor de jeans y camisetas de bajo costo asumió el puesto. Mientras que Gap ha luchado con el bajo crecimiento, Old Navy se ha expandido. Al igual que Murdoch, Lauren ha dicho que planea permanecer activo en la empresa como presidente ejecutivo y director creativo. Larssen reportará a Lauren, cuya fortuna ronda los 6,600 mdd.

En Estados Unidos, el mayor escándalo corporativo de este año resultó en el derrocamiento de un presidente ejecutivo estaba en United Airlines, donde Jeff Smisek, de 61 años, ex jefe de Continental Airlines, había ganado en su apuesta por fusionar y dirigir a las dos compañías en 2010. Pero a United le ha ido mal desde el acuerdo, con retrasos y el colapso de su sistema de reservaciones.

La razón directa de la renuncia de Smisek fue una investigación federal sobre si había negociado apoyo electoral con David Samson, el ex presidente de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, que fue nombrado por el buen amigo de Samson, gobernador de Nueva Jersey y el candidato republicano a la presidencia Chris Christie. Samson dejó su trabajo en la Autoridad Portuaria en la estela del escándalo “Bridgegate”, donde los asistentes de alto nivel a una reunión organizada por Christie con funcionarios de la Autoridad Portuaria y que fueron responsables de los atascos de tráfico masivos después de que cerraron los carriles que conducen al puente de George Washington para castigar a al alcalde de Nueva Jersey por no apoyabar la reelección de Christie. En febrero, los fiscales federales probaron que Samson había convencido a Smisek de restablecer una carretera entre Newark y Columbia, Carolina del Sur que había caído en desuso. Samson tiene una casa de vacaciones cerca.

Él supuestamente prometió a Smisek que iba a hacer mejoras en el aeropuerto de Newark, donde United es la compañía más grande. Oscar Muñoz, miembro de la junta directiva de United que anteriormente dirigía la compañía ferroviaria CSX, reemplazará a Smisek. Hasta ahora el Bridgegate no ha salido a la conversación de la campaña electoral, pero las denuncias de corrupción del viejo amigo de Christie podría enturbiar sus posibilidades presidenciales.

Un escándalo corporativo aún más grande estalló en septiembre, cuando la EPA denunció que Volkswagen había instalado software en sus coches diesel en Estados Unidos que engañaba a las máquinas que analizan la contaminación emitida por ellos. Volkswagen reconoció haber instalado el programa y escándalo se extendió rápidamente a millones de autos fuera de EU. Sólo tomó unos cuantos días para que el CEO Martin Winterkorn, de 68 años, renunciara a la compañía de automóviles con sede en Frankfurt, el mayor fabricante de automóviles del mundo, productor de autos Audi, Porsche, Bentley, Bugatti y Lamborghini. Aunque el comité ejecutivo de VW concluyó que Winterkorn no sabía sobre el software, Volkswagen tiene una estructura gerencial vertical. Si Winterkorn no estaba al tanto del software, debió haberlo estado, era la idea. Volkswagen nombró rápidamente al jefe de Porsche Matthias Müller, de 62 años, al puesto más alto.

El mundo corporativo estadounidense perdió a una de sus pocas mujeres en el puesto de CEO en una gran compañía este año. En octubre, Ellen Kullman, de 59 años,quien dirigió DuPont durante casi siete años, fracasó en sus meses de larga batalla con el inversor activista Nelson Peltz y su firma, Trian Fund Management, que impulsó el cambio debido a que el fabricante de productos químicos de 213 años de edad, y fabricante de teflón y Kevlar había incumplido varias veces con las expectativas financieras y necesitaba reducir costos. Edward D. Breen, de 59 años, un ex ejecutivo de Tyco que se había unido a DuPont en febrero bajo la presión de Peltz, se desempeñó como CEO interino antes de recibir oficialmente el trabajo en noviembre. En mayo, la revista Forbes ubicó a Kullman en el sitio 26 entre las 100 mujeres más poderosas de 2015.

Otra importante minorista despidió a un hombre sólo para nombrar a una mujer. La marca de ropa casual Land’s End anunció en febrero que le mostraría la puerta a Edgar Huber. Huber tuvo el puesto de CEO durante tres años. Fue sustituido por Federica Marchionni, quien fuera durante tres años presidente de Dolce & Gabbana. El cambio se produjo tres meses después de que Sears Holding Corporation anunció que escindiría Lands’ End.

En Twitter, Dick Costolo, de 52 años, dejó su puesto como CEO en junio después de sustituir a la mayor parte de los altos ejecutivos de la red social. Dijo en una junta que estaba cansado de la presión proveniente de Wall Street, que se sentía frustrado por el lento crecimiento de usuarios y sus repetidos fracasos en sus intentos por hacer de Twitter un sitio más atractivo. Al principio el consejo obligó a Costolo a reemplazar a su equipo directivo y formar un equipo de respuesta. Pero la crítica continuó y el principal accionista y animador de Twitter, Chris Sacca, pidió la destitución de Costolo. Costolo había recibido el puesto más alto en 2010, durante un golpe de Estado al co fundador Evan Williams. Otro co fundador de Twitter, y CEO de Square, Jack Dorsey, de 39 años, intervino como CEO interino tras la salida de Costolo, y luego aceptó el puesto como de forma permanente en octubre.

El siguiente en la lista fue CEO de McDonald’s, Don Thompson, de 52 años, quien dejó el puesto en enero, poco después de que la cadena de comida rápida anunciara una fuerte caída en ventas y ganancias derivada del creciente gusto de los comensales para los denominados restaurantes de comida rápida casual como Chipotle. Steve Easterbrook, el jefe de marca de la compañía, será su reemplazo. Thompson, uno de los pocos afroamericanos en dirigir una gran empresa, trabajó en McDonald’s por más de 20 años y se desempeñó como CEO desde 2012. McDonalds opera o franquicia más de 36,000 restaurantes en todo el mundo.

La competencia cobró otra víctima en julio, cuando la librería Barnes & Noble despidió a Mark Useby como CEO. Él sólo había estado en el puesto más alto desde enero de 2014. La cadena de librerías más grande de Estados Unidos lo ha pasado mal contra Amazon en libros electrónicos y dispositivos como el lector electrónico Nook, mientras que mantiene una inestable posición en el mercado de libros impresos. Ronald Boire, CEO de Sears Canada, será el nuevo jefe de B&N.

Finalmente, después de una desastrosa temporada navideña en 2014 y una caída de 59% en sus ganancias del cuarto trimestre, Bryan Stockton dejó abruptamente su puesto de CEO de tres años al frente Mattel. Christopher Sinclair, un miembro del consejo directivo que se desempeñó como CEO interino tras la salida de Stockton, consiguió el puesto permanente en abril. Curiosamente, en The Wall Street Journal se informó que Mattel anunciaba inicialmente la renuncia de Stockton, pero un segundo más tarde se dijo que había sido terminado sin causa. En cualquier caso, Stockton consiguió un gran acuerdo sólo tres meses después de salir. Regresó a la compañía como consultor, ganando 125,000 dólares por mes hasta el próximo año. Esto resulta en 1.5 mdd, un salto de 30% por encima de su salario 1.15 mdd, de de 2014.

Pero no derramen lágrimas por los CEOs que no lo son más, incluyendo a aquellos que se vieron obligados a abandonar sus puestos. De acuerdo con una presentación de la SEC, Ellen Kullman recibirá un paquete de indemnización de 2.8 mdd. Eso se sumará a los 37.5 mdd en acciones de DuPont que vendió el año pasado. Ya que renunció en lugar de ser despedido, Jeff Smisek recibirá un paquete de indemnización completo. Eso incluye casi 5 mdd en efectivo más otra compensación que el diario Los Angeles Times calcula podría superar los 20 mdd.

Éstos son los 10 CEOs de más alto perfil que dejaron el puesto en 2015:

  1. Rupert Murdoch – 21st Century Fox
  2. Ralph Lauren
  3. Jeff Smisek – United Airlines
  4. Martin Winterkorn – Volkswagen
  5. Ellen Kullman – DuPont
  6. Edgar Huber – Lands’ End
  7. Dick Costolo – Twitter
  8. Don Thompson – McDonald’s
  9. Mike Huseby – Barnes & Noble
  10. Bryan Stockton – Mattel

 

Siguientes artículos

Emprendedores inician la nueva revolución cubana
Por

La transformación de Cuba ya arrancó. Y fue mucho antes de que se restablecieran las relaciones diplomáticas entre Cuba...