El sur de Texas desde hace muchos años está inundado de empresas extractoras de petróleo, pocas de ellas conocidas más allá de sus fronteras. Lo que pocos saben es que ahí se comenzó a gestar desde 2009 el derrumbe de los precios de los energéticos.

 

Petróleos Mexi­canos perdió 100,478 millones de pesos entre enero y marzo de 2015. La agencia de noticias Reuters informó que los ingresos netos de la petrolera estatal mexi­cana fueron de 279,499 millones de dólares (mdd) en los primeros tres meses del año, esto fue 31.3% me­nos que los 406,934 millones del mismo lapso de 2014. Asimismo, explicó que el precio promedio de la mezcla de exportación cayó 52% hasta 44.84 dólares por barril desde 92.41 dólares en el primer trimestre del 2014.

PUBLICIDAD

Ése es el tipo de noticias que lee­mos y escuchamos desde hace unos meses, desde México hasta Rusia, en Japón o en China, los bajos precios del petróleo hacen mucho ruido.

En este contexto resurge el nombre de varios jugadores. Los conocedores del sector energético seguro los relacionan con nombres como ApacheCor­poration, Anadarko Petroleum o Pea­body Energy. Pero muchos desconocen que éstas empresas en conjunto reportaron ac­tivos por 131,551 mdd el año pasado.

Éstas tres empresas distan mucho de ser las más grandes productoras de petróleo de Esta­dos Unidos y del mundo. Sin embargo, el incremento de su capacidad de extracción de crudo, y en algunos otros casos de gas, ge­neró una sobreoferta en el mercado mundial que derivó en el derrumbe de los precios internacionales de los energéticos.

Estados Unidos incrementó entre 2009 y 2013 su producción de petróleo 39%, mientras que la extracción de gas aumentó 18% en el mismo periodo.

Ambas, basadas en el uso de las tecnologías conocidas como frac­king, que más allá de lo contro­versiales que puedan ser, colocó a la unión americana nuevamente dentro del grupo de vanguardia de los países productores de petróleo.

El presente informe elaborado por Forbes, enlista a 30 empresas del sector energéticos de los Esta­dos Unidos que durante los últimos tres años mantuvieron los ingresos más altos. Los tres listados dividen a las 10 principales compañías según su actividad principal, ya sea extracción y producción de crudo, refinación o extracción y produc­ción de gas.

Las empresas dedicadas a la extracción de gas son las que observan los mayores márgenes de ganancias y los crecimientos de activos más altos.

Sin embargo, son las 10 empresas de refinación en donde se ubican a las grandes marcas de petróleo del mundo que cuentan activos por más de 750,000 millones de dólares (mdd), basados en el valor de sus reservas probadas.

Hay que voltear a ver necesaria­mente a Texas.

Da click para ampliar la imagen. grafico_1_empresas_petroleras

El origen de la riqueza

La zona petrolera texana conocida como Permian Basin experimentó un crecimiento en la producción de crudo desde el año 2008, con récords de extracción que no se habían alcanzado desde 1981.

A septiembre del año 2014, el estado sureño producía 2.7 millones de barriles diarios, según cifras de la Agencia Internacional de Energía (EIA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con cifras estimadas por Goldman Sachs, las indus­trias del petróleo y el gas natural contribuyeron con 1.2 billones de dólares del PIB de la economía de Estados Unidos durante 2013; sólo en el estado de Texas esta indus­tria aporta 308,000 millones de economía.

Durante el foro sobre energé­ticos organizado por la American Petroleum Institute (api) en 2014, diversos especialistas del sector hicieron notar que Estados Uni­dos había recuperado su lide­razgo global en la producción de petróleo y gas durante los últimos tres años.

Según cifras de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), las reservas probadas de energéticos en la unión americana se incrementaron 72% en los últi­mos seis años.

Da click para ampliar la imagen. grafico_2_empresas_petroleras

El papel de la tecnología

El desarrollo de nuevas tecnologías dedicadas a la exploración y extrac­ción de petróleo, ha sido fundamen­tal en el conocido boom energético en Estados Unidos.

El principal sistema utilizado ha sido el polémico fracking; sin embargo, éste es sólo un apéndice de las herramientas que hoy día son utilizadas para explorar y extraer gas y petróleo.

El sistema conocido como “slugging” es una herramienta tecnológica que permite detectar la acumulación de residuos como gas, crudo o agua en las tuberías de extracción, lo que provoca que el proceso de extracción tenga menor flujo de succión y demande mayor potencia y energía para bombear el petróleo a la superficie.

El Centro de Tecnología Repsol en España, por ejemplo, cuenta con un laboratorio de pruebas para implementar la solución a este tipo de problemas.

Según cifras del American Pe­troleum Institute, desde principios de la década de los años 90 Estados Unidos ha invertido poco más de 284 billones de dólares en tecnolo­gía para la exploración y extracción de crudo.

Ya desde entonces con sentido de cuidado ambiental, asegura el informe del instituto.

El centro de desarrollo de Repsol, además de la tecnología mencionada, también está realizan­do pruebas para aplicar tecnolo­gías como el sistema microbiano, sísmico, petrofísica y técnicas de visualización que permiten a éstas últimas, detectar con alta precisión el tamaño de yacimientos, así como la factibilidad de explotación, con el objetivo de que las perforaciones sean totalmente rentables.

El desarrollo de nuevas tecno­logías será fundamental para que la industria mantenga la produc­tividad alcanzada hasta ahora. Lo cierto es que la Unión Americana está caminando en ese rumbo, pero la competencia es fuerte.

Algunas empresas en eu quizás no logren sobrevivir al shock del de­rrumbe de los precios y es factible que en el futuro algunas petroleras Texanas se vean absorbidas por las grandes energéticas.

Un estudio del Centro Belfer de Havard estima que las empresas que pueden llegar a estar en venta son aquellas cuyo valor de mercado se encuentra entre 10,000 y 40,000 millones de dólares (mdd), por mucho alejadas de los valores de Exxon o Chevron, por ejemplo.

Otro caso puede ser Continental Resources, cuyo valor de mercado retrocedió en el último año 22% y tiene un valor nominal de apro­ximadamente 20,000 mdd, pero cuyas reservas probadas, alcanzan los 1,350 millones de barriles a un precio de 15 dólares por barril.

Para una empresa como Exxon, escenarios como el anterior, pueden ser una atractiva oportu­nidad en el entendido de que las petroleras constantemente deben renovar sus yacimientos probados y la principal empresa de Estados Unidos cuenta por mucho con el flujo para adquirir una compañía como Continental Resources.

Da click para ampliar la imagen. grafico_3_empresas_petroleras

Beneficios al mercado

La universidad texana de San Anto­nio reveló que durante 2014 las áreas de extracción en los yacimientos de la empresa Eagle Ford y Cline superará el millón de barriles diarios de petróleo, lo que significa un aumento de algo así como 350,000 barriles más que un año antes.

Con este tipo de crecimientos de la producción de crudo, en Estados Unidos ya se nota los pri­meros resultados y, por lo pronto, la industria en ese país genera poco más de 380,000 empleos, mien­tras que los precios de gasolinas y servicios de energía tuvieron ya un retroceso de precios, provocando con ello un mayor dinamismo en la aún incierta economía de ese país.

Por lo pronto, los principales actores de la industria extractora de energéticos en Estados Unidos piensan en una nueva política energética que permita la produc­ción de gas y petróleo bajo los nuevos estándares tecnológicos mundiales, con el objetivo de convertir al país en autosuficiente en energéticos. Porque con todo y el boom petrolero, el volumen de consumo de energéticos de eu proviene todavía de los mer­cados externos en un 40%: Canadá, México, Arabia Saudita, Venezuela y Rusia, principalmente.

Sin embargo, y como muestra del impacto que ha tenido el incremento de la producción de gas y petróleo en este país, dicha cifra es la más baja registrada desde 1991.

Y aunque las texanas no son ni por mucho las más grandes produc­toras de crudo a nivel mundial, la competencia está causando bajas.

 

Siguientes artículos

Particular interpone amparo contra OHL México
Por

OHL México dijo que las pretensiones de Joel Reyes Delgadillo son infundadas al no existir elemento alguno que justifiqu...