Forbes México presenta su primer informe en torno de las empresas con las mejores prácticas para operar sin pasar por encima del medio ambiente. Destacan Walmart de México, Bio-Pappel, Herdez y Bimbo.

  

 

En 2010, el derrame de petróleo provocado por la Brithis Petroleum en el Golfo de México generó un fuerte impacto en el medio ambiente. Apenas hace unos meses, Grupo México fue causante de un derrame de 40,000 metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado y otros metales pesados como arsénico, aluminio, cadmio, cromo, fierro, manganeso y plomo a los ríos Bacanuchi y Sonora.

PUBLICIDAD

Ambas compañías han debido pagar un alto costo a causa de sus respectivos descuidos y omisiones. Un monto económico que, en el caso de BP, ascendió a 4,500 millones de dólares (mdd), mientras que Grupo México destinó a un fideicomiso para resarcir los daños por 154 mdd. La reputación de estas organizaciones sufrió un duro golpe y las acciones de ambas compañías registraron caídas de 54 y 10%, respectivamente.

Las empresas, en general, cada vez se preocupan más por el impacto que sus actividades generan al medio ambiente. Pero aún falta mucho trabajo por hacer. De acuerdo con el reporte de Emisiones de Dióxido de Carbono (CO2) 2013 de la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés), las emisiones de CO2 se incrementaron 32% entre los años 2000 y 2011.

En los últimos años, el tema de sustentabilidad ha cobrado mucha fuerza. Las regulaciones internacionales buscan que los gobiernos de cada país adapten sus propios procesos y principales actividades económicas a programas y compromisos de reducción de emisiones de CO2, los cuales fueron firmados bajo el Protocolo de Kioto (al que, por cierto, las economías de China y Estados Unidos aún no están 100% adheridas).

Pese a ello, organismos como el Carbon Trust que nació en Londres en el año 2001, bajo el objetivo de iniciar las mediciones de emisiones de los gobiernos y las empresas, han desarrollado herramientas para calcular la huella de carbono de las empresas.

Y aunque la voluntad y disposición de las grandes empresas llega a ser relevante, la tarea no es sencilla debido a la complejidad de las redes comerciales y económicas de hoy en día. Y para muestra un botón: del total de las empresas que conforman el Primer Informe que contempla a las firmas con alto compromiso ambiental, sólo 50% dice tener un seguimiento puntual de su huella de carbono, que consiste en la medición de todos y cada uno de los procesos que la empresa realiza dentro de su actividad primaria.

 

Cadenas sustentables

Para la fabricante de cerveza Corporación Moctezuma, su relación con los recursos hídricos es fundamental para su desarrollo en el largo plazo, menciona Nina Mayagoitia, gerente de Sustentabilidad, quien agrega que su relación de eficiencia en el uso del agua de 3.6 litros por litro de cerveza, se encuentra por debajo de los estándares globales; además, presume que la compañía aplica un estricto programa de mediciones que va desde la utilización de recursos agrícolas, hasta la distribución de su producto en el destino final.

Pero cada industria es distinta y entre más diversificada esté una empresa, más compleja será la medición de su huella de carbono, y para mitigar y medir sus emisiones, las empresas deben invertir anualmente importantes sumas de dinero. Las empresas participantes en el informe de Forbes México revelaron que durante 2013 el monto que invirtieron en programas o tecnologías para cuidado del medio ambiente asciende a 400.3 mdd, alrededor de 19% más que el año anterior (esta cifra sólo fue proporcionada por 28 empresas).

El impacto al medio ambiente es inherente a la intensidad económica de las compañías y los países; es decir, a mayor desarrollo económico, mayor demanda de recursos naturales. Estados Unidos, por ejemplo, consume 23% de la energía eléctrica y 24% del petróleo a nivel mundial, y junto con China emite 16.8% y 25.5% del CO2 que recibe el planeta, respectivamente.

En otras palabras, el tema del deterioro del medio ambiental pasa por un proceso estrictamente económico y ello ha llevado a buscar y repensar el enfoque tradicional de la economía, menciona Isabel Studer, directora del Instituto Global para la Sostenibilidad, del Tec de Monterrey. El reto, agrega, se encuentra en la premisa de desarrollar una economía verde que sustituya el concepto de economía abstracta que por más de 100 años ha caracterizado los mercados del mundo, y que para muchos ha llevado a las actuales condiciones de cambio climático que hoy se palpan en el planeta.

No obstante, la economía verde se puede entender como un proceso encaminado a incentivar medidas que busquen resarcir de alguna manera los efectos que la actividad económica ha causado en la naturaleza. Así, podemos ver que la implementación de impuestos al carbono pueden ser una medida de economía verde, señala Gabriel Quadri, director de la consultoría Sistemas Integrales de Gestión Ambiental.

La economía verde se puede interpretar de distintas maneras, pero en realidad lo que se debe modificar es la manera en cómo se están explotado los recursos naturales y el valor que estos tienen en las economías de los países, menciona Isabel Studer. De acuerdo con la especialista, existen esfuerzos por hacer medible el valor de las riquezas naturales, de tal forma que éste sea capitalizable con el objetivo de crear un PIB verde para la economía de las naciones.

Establecer un valor por todas y cada una de las riquezas naturales del planeta, se antoja complicado, ya que cuantificar cada especie y en base a qué, es tema de polémica entre diversos especialistas. Por lo pronto, en México la comisión nacional biológica es la encargada de valuar nuestro capital natural, el cual se ha deteriorado 7% en los últimos siete años, de acuerdo con el organismo.

Según el informe elaborado por la revista británica Stern, especialista en temas de cambio climático, de mantenerse la tendencia actual de emisiones de CO2 y los impactos del cambio climático, en el largo plazo, podría erosionarse el PIB mundial entre 5% y 20%.

Resarcir los recursos naturales extraídos y trabajar para que sean perdurables en el tiempo, son parte de la tarea de Cuauhtémoc Moctezuma, menciona Nina Mayagoita, quien además señala que involucrar a todos los actores de la cadena de proveeduría llevaría a las economías a encaminarse a lo que se entiende como verde. Empresas como Walmart, P&G, Herdez y PepsiCo, entre otras, trabajan ya con sus proveedores para ayudarles a implementar procesos que les permitan disminuir sus emisiones de CO2.

Sin embargo, a decir de Quadri, las acciones de las empresas y la implementación de una economía verde a nivel global no debería de sustituir las regulaciones del Estado, y ahí hay mucha tarea por hacer en México, que deberá comenzar a implementar regulaciones e incentivos fiscales que promuevan la innovación de tecnologías sustentables.

Consolidar una economía verde requerirá de muchos cambios; entre ellos, una política pública que incentive cambios importantes en los sectores que mayor incidencia tienen en la generación de CO2. El tema recaudatorio podría ser un instrumento interesante para desaparecer los subsidios cruzados que existen en México; por ejemplo, en el suministro de energía eléctrica, refiere Isabel Studer.

Pero aunque los recursos hídricos, bosques y actividades agrícolas representan un capital natural importante dentro de la cadena de recursos naturales por resarcirse, son las energías fósiles y la generación de electricidad las que mayores emisiones de CO2 generan al medio ambiente: 45% y 19%, respectivamente, según datos de la IEA.

Ambos recursos son la columna vertebral de la economía mundial en la actualidad y aunque mucho se ha avanzado en la generación de energías renovables, aún existen países que continúan utilizando carbón en cualquiera de sus modalidades para generar electricidad o energía calorífica. Mientras que en México se da prioridad a la explotación de energías fósiles por encima de una política pública que promueva la innovación encaminada a disminuir el uso de este tipo de energéticos.

 

Panorama global

La Unión Europea encabeza nuevamente la iniciativa para la reducción de emisiones de CO2 a nivel mundial. La meta: reducir 30% las emisiones de todo el planeta para 2020 y alcanzar una disminución de por los menos 60% para 2050, con respecto a los niveles de 1990.

Para alcanzar dichas reducciones, se espera conseguir una disminución de 20% en el consumo de energía eléctrica, mediante el uso eficiente del energético y un incremento en el uso de energías renovables, que participan con 8.5% del suministro eléctrico mundial.

El objetivo es que en los siguientes 10 años el uso de este tipo de tecnologías alcance 20% del suministro en la región.

Los países de la Unión Europea, además, han implementando una serie de límites de emisiones por sectores económicos, mismos que están centrados básicamente en el uso eficiente de los recursos fósiles y la implementación de energías renovables.

Un reporte de Carbon Trust revela que únicamente 5% de las empresas a las que se les realizó una encuesta se miran como pioneras en su sector al implementar programas de sustentabilidad; mientras que 44% reveló que sus acciones han sido más reactivas que preventivas.

Las empresas a nivel global han comenzado a involucrarse en la conservación y cuidado ambiental implementando programas de mitigación de emisiones de CO2. Lo anterior es una ventaja competitiva para aquellas empresas que han comenzado a implementar medidas de mitigación de emisiones y que están en condiciones de darlas a conocer; lo que abonaría al enriquecimiento de este informe.

Forbes México tiene presente que este informe implica un gran reto debido a que es difícil establecer qué sectores son los que más emisiones de CO2 generan, debido a que la actividad de cada industria es completamente distinta a la otra. Sin embargo, el fin es resaltar el esfuerzo y compromiso que las empresas líderes en México están realizando para disminuir su impacto ambiental, modificando también sus prácticas y procesos industriales.

Estas son las 36 empresas con un alto compromiso social

  1. Bio-Pappel
  2. Grupo Bimbo
  3. Nestlé
  4. Continetal Automotive
  5. Ternium México
  6. CEMEX México
  7. Rassini Piedras Negras
  8. Coca – Cola FEMSA (KOF)
  9. Kellogg Company México
  10. General Motors de México
  11. Grupo Herdez
  12. Cuauhtémoc Moctezuma
  13. Procter & Gamble (P&G) México
  14. Novartis Farmaceútica
  15. Walmart de México
  16. Hoteles City Express
  17. Nissan Mexicana Automotriz
  18. Iberostar
  19. Alfa Holding
  20. Grupo Posadas
  21. Ford Motor Company México
  22. Tenaris Tamsa
  23. British American Tobacco México
  24. Pfizer México
  25. Daimler
  26. Grupo Elektra
  27. Hard Rock
  28. Grupo Salinas
  29. The Home Depot México
  30. PepsiCo México
  31. Schneider Electric
  32. Empresas ICA
  33. 3M México
  34. Arcos Dorados México (McDonald´s)
  35. Dow Chemical
  36. Xerox
medio_ambiente1

 

Siguientes artículos

The Walking Dead
El modelo tradicional de la TV agoniza (y eso es bueno)
Por

Levante la mano el que pague un servicio de TV por cable o satélite lleno de canales que no ve nunca. Bueno, pues cada v...