Desde 1992, Montblanc reconoce y celebra anualmente a mecenas privados de todo  el mundo. En esta ocasión, el director general de Cinépolis y presidente de FICM  fue laureado por su labor en favor de las artes y la cultura.

 

Por Mercedes Martínez Cossío

 

PUBLICIDAD

Las palabras de Alejandro Ramírez al recibir el premio fueron: “Quizás imaginen que de las bellas artes el cine es la más cercana a mi corazón. El cine es el arte que combina todas las demás, pues toda buena película empieza con una buena historia (literatura), sigue con una buena actuación (drama), músi­ca, danza, vestuario, dirección de arte y la fotografía. Salvo la arquitectura, y en menor medida las artes plásticas, casi todas las bellas artes juegan un papel, mayor o menor, en una buena producción cinematográfica. Sin embargo decidí que fuera el Conservatorio de las Rosas de Morelia, fundado en 1743 y casa del coro de los Niños Cantores de Morelia, una institución muy cercana a mi corazón, la que recibiera este reconocimiento y este apoyo. Al saber que este año la edición especial de la pluma Mecenas de Montblanc está dedicada a Henry E. Steinway, fundador de la empresa que fabrica los mejores pianos del mundo, pensé que el premio debía ir a esa institución.”

La ceremonia tuvo lugar en el Museo Ta­mayo y contó con la presencia de Lutz Beth­ge, presidente de la Fundación Cultural de Montblanc, y Stephanie Martínez, directora de Montblanc México. Este reconocimiento viene acompañado de un apoyo económico que ha de canalizarse a una fundación o institución artística de la elección del premiado, en este caso al Conservatorio. Tuvimos la oportunidad de hablar con Ale­jandro después que recibiera el galardón.

 

¿Qué proyectos artísticos te ilusiona apoyar en México?

El Festival Internacional de Cine de More­lia es uno de los escaparates más grandes para los nuevos realizadores de cine en nuestro país y es el proyecto artístico al que más me dedico. También el Tour de Cine Francés, que Cinépolis cofundó; Am­bulante, Gira de Documentales; el Festival Internacional de Música de Morelia y, por supuesto, el Conservatorio de las Rosas.

 

¿Consideras que es responsabilidad de las empresas exitosas apoyar el arte y la cultura?

Es una responsabilidad de las empresas exitosas ayudar a cualquier causa. En nuestro caso, el cine como expresión artís­tica es parte fundamental del actuar diario de Cinépolis y uno de los caminos que decidimos tomar; como ejemplo, nuestro programa Del Amor Nace la Vista, en el que ayudamos a gente de escasos recursos que sufre de catarata senil o congénita.

 

¿Qué te enorgullece del FICM?

Con más de 11 años de existencia ha logra­do reconocimiento internacional conser­vando la intimidad de un festival realizado en una ciudad colonial como Morelia. Como moreliano, es un gran orgullo que el FICM sea uno de los eventos que más de­rrama económica genera para el estado de Michoacán en lo que a turismo se refiere. Además, nuevos cineastas han comenzado formalmente su carrera presentando sus óperas primas en este festival, tanto en cortometraje como en largometraje de ficción y documental.

 

¿Algo que quieras agregar..?

Sólo aplaudir la labor de Fundación Montblanc. Me parece muy positivo que el reconocimiento que hacen al Mecenas del Año vaya unido al apoyo económico para una insti­tución de promoción artística, lo que contribu­ye a que su trabajo trascienda.

Cabe mencionar que no es el primer premio que le es concedido a Ramírez. También ha recibido la Legión de Honor que otorga el gobierno francés, durante la 67 edición del Festival de Cannes. Ha sido reconocido como una figura emblemática de una joven generación de empresarios mexicanos, pragmáticos y atrevidos, pero conscientes de su respon­sabilidad social. Es, sin duda, un hombre de firmes convicciones, profundamente ligadas a la cultura y sus valores.

montblanc

 

Siguientes artículos

Las enormes ventajas de los que se preparan…
Por

Las personas que están preparadas ante las eventualidades son las que tienen más ventajas. Te comento…  ...