Por José Edel Álvarez*

Las empresas mexicanas también tenemos cabida en el sector energético mexicano y éste es un importante camino para el desarrollo y el fortalecimiento de una cadena de valor que abre nuevas oportunidades a compañías de distintos tamaños y enfoques. Sin duda, la apertura del sector ha multiplicado las alternativas en lo referente a hidrocarburos y ha creado un nuevo mercado con gran potencial.

Durante décadas, la Constitución facultaba a la empresa estatal para realizar exploración, extracción y comercialización de hidrocarburos en el país, y el surgimiento de compañías, su profesionalización, crecimiento y consolidación dependían de sus planes y capacidad de inversión. Este modelo permitió que los proveedores nacionales desarrollaran experiencia, trajeran tecnología de punta y formaran personal altamente especializado. Estados como Veracruz, Tamaulipas y Campeche se consolidaron como semilleros de empresas dedicadas a complementar las obligaciones del Estado para mantener la producción petrolera nacional.

Ahora, tras los cambios constitucionales, estas empresas son aliadas estratégicas de los nuevos proyectos y de las petroleras que llegan al país, con lo que se abre un panorama amplio de crecimiento.

PUBLICIDAD

En julio de 2015 se realizó, por primera vez en nuestro país, una ronda de licitación, en la que empresas de diversos países se dieron cita para concursar por la adjudicación de contratos de producción compartida de 14 bloques. A este suceso le han seguido dos rondas más; sin embargo, esto solamente fue la primera parte del proceso.

Una de las premisas que los grandes corporativos petroleros siguen al pie de la letra es privilegiar el conocimiento del sitio donde realizarán trabajos exploratorios o de extracción, lo que significa grandes oportunidades para las empresas mexicanas que cuentan con experiencia previa.

Bien dicen que la práctica hace al maestro y, precisamente, es aquí donde radica la importancia del ecosistema existente desde hace años en el sector hidrocarburos. Nadie mejor que los proveedores que llevan décadas trabajando en esas zonas, para sumar su expertise en estas primeras fases de los proyectos. En los estados petroleros ya hay compañías con amplio conocimiento en la operación de plataformas y que ofrecen servicios de operación y optimización de campos petroleros.

Adicionalmente, la reforma a la Ley de hidrocarburos obliga al cumplimiento de un porcentaje de contenido nacional de los contratos que se firmen con proveedores (25% ahora y 35% a partir de 2025), con el objetivo de impulsar la conformación de cadenas productivas.

Estos contratos se enfocan en servicios, bienes, mano de obra, capacitación, infraestructura o tecnología, es decir, en todo aquello en lo que muchas empresas mexicanas ya tienen experiencia, dando al mismo tiempo espacio para el surgimiento de otras organizaciones, lo que se traduce en competencia, compromiso y, en algo aún más importante: transparencia.

Uno de los objetivos que se plantearon en el cambio constitucional fue el impulso a las economías locales y, en este sentido, las empresas proveedoras de productos y servicios para la industria de los hidrocarburos también jugamos un papel preponderante en este nuevo ecosistema, debido a que generamos empleos locales. Gran parte del personal que se emplea en el sector proviene de los municipios donde se encuentran los proyectos y sus alrededores, permitiendo la profesionalización de la mano de obra en esas zonas.

Asimismo, tanto en proyectos de campos tierra adentro, como en aguas someras y profundas, se demandan servicios como hospedaje, alimentos y transporte, entre otros, lo que detona la economía de escala y más desarrollo.

En suma, las empresas mexicanas que integran la cadena de valor del sector energético impulsan también una economía dinámica y pujante, lo que socializa los beneficios de la apertura. Nosotros también formamos parte de la creciente industria petrolera nacional.

*Director General de Grupo Empresarial Nuvoil.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cuida tu dinero antes de comprar el fin de año
Por

Comienzan las ventas prenavideñas con promociones y rebajas que van del 10% hasta el 70% de descuento, ¿cómo enfrentar e...